Spain is Pain #261: el puto Juarma (strikes back)

romance1

Romance Neanderthal (Juarma) Ultrarradio, 2016. Rústica, 64 págs. Color, 10€

Entre las tonto-discusiones que suelen aparecer en foros de todo tipo, virtuales y presenciales, está el debate eterno sobre que es cómic y lo que no lo es.  Otro que por innegable ya ha ido desapareciendo poco a poco pero que a través del primero surge de manera transversal e insondable: el cómic como arte. En estos años el debate ha pasado por la novela gráfica, el cómic como producto cultural, la recuperación de los viejos valores de mercado, el haber ganado públicos nuevos, el cómic como un producto para las masas… Esto ha venido de la mano de las editoriales, algunos críticos y sobre todo por parte de algunos autores que buscan el reconocimiento de la obra y de su trabajo, pero sobre todo de su forma de entender este arte.

No debemos entender el tener nombre y apellidos y dedicarse a un arte creativa para considerarnos autores, los rasgos autorales, aquellos que definen la concepción propia sobre un arte y sobre la representación del mismo han de ser inherentes a la estructuración de forma y fondo del relato. Hace algunos años me topé con las obras de uno de los autores más particulares del panorama nacional no solo por su obra si no por la manera que tiene que entender el concepto de autor. Juarma tiene todos los rasgos de un autor maldito, pero en realidad no es así, publica por impulso, a veces para la web otras para fanzines otras para publicaciones propias, lo mismo hace viñetas, posters que pequeñas historias y casi nunca relatos largos. Aunque lo más importante es su actitud, dibuja y escribe por impulso y vive apartado de todos los focos del panorama editorial nacional.

romance3

Romance Neanderthal es la última recopilación de trabajos cortos del autor de Deifontes, en el que insiste en dar una visión subjetiva de la vida en la que prescinde en la mayoría de ocasiones de un narrador omnisciente, es el propio Juarma transmutado en otros personajes o en el mismo. La visión  que tiene refleja lo patético del mundo contemporáneo. Sus microrrelatos son de carácter fragmentado en lo que la estructura poética preside todas y cada una de sus historias presentando a protagonistas corales que hablan de cada uno de nosotros sobre la situación social, la imposición tecnológica, las drogas, el amor, el sexo… Para Juarma las miserias nos definen mejor que las virtudes.

romance2

Pocos autores representan mejor el apocalipsis a cámara lenta contemporáneo, pero lo más interesante es el foco, la calle, los desahuciados socialmente… la representación de la humanidad a través de lo irremediable del caos domestico de extrarradio. Y el otro es la poesía como leit motiv formal del relato a través del cual profundiza en los temas, supuestamente más populares. Romance Neanderthal es otra maravillosa pieza de Juarma, una obra de un autor único en el sentido estricto de la palabra con un concepto muy personal del cómic como medio y como arte. Por otro lado lo social no como fin si no como medio para explicarse a el mismo, y de paso a nosotros.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #226: La ciudad es un estado de ánimo.

dentropolis

Dentrópolis (Marc M. Gustà y Bernat M. Gustà) Ultarradio, 2015. Rústica, 64 págs. B/N, 8 €

Los cómics que edita Ultrarradio son de todo menos fáciles a veces cuesta pillarles el punto, tanto a los títulos concretos como a la línea editorial. Textos anarrativos, preeminencia de la imagen, que en muchas ocasiones son solo ilustraciones. Y aun así a pesar de lo difícil que nos lo ponen, de saber que no son títulos populares, consiguen llamarnos la atención lo suficiente para volver una y otra vez. Y porque tienen una capacidad inquietante que se resume en: la selección de autores, de obras y pasión por lo raro.

Dentrópolis de Marc M. Gustà y Bernat M. Gustà es una titulo que recopila historias de este microuniverso paralelo aparecidas anteriormente en publicaciones como: Kovra y ¡Que suerte!. Es un texto narrativo, historietas cortas pero con un nexo argumental en dos narrativas diferenciadas pero que ayudan a construir una visión de universo bizarro pretendido en el que la estetización del cronotopo define los personajes que lo pueblan. Dentrópolis más que una ciudad es un estado de ánimo, bastante crispado de unos personajes planteados para vivir el momento sin muchas ansias de futuro y menos de pasado.

El primer tramo de historias esta protagonizado por el Elefante Rosa, Cara Revés y Puto Pato. El primero es un personaje lastimoso, el segundo un flipao de los ácidos y el último un broncas, a parte de un chulo, que solo busca gresca. El devenir los une sin mucha fortuna ya que a partir de ese momento no les suceden más que desgracias en la medida que ellos tratan de fastidiar al resto del mundo. El segundo tramo es un relato de carácter fantástico en el que el superhéroe 3 Puntos, acompañado por Charla Violenta y el perro Mutis viajan al paleolítico tras luchar contra un terrorista llamado el Hombre Temporal, la historia, todavía abierta apunta por un espacio en el que la violencia se desata en un entorno salvaje.

1437729953034

Las dos tramas se conjugan, 3 Puntos es el héroe de Dentrópolis en una ciudad en la que cabe todo. La obra en conjunto rebosa de una cosmovisión del mundo a través del cinismo, porque aunque a veces estas narrativas parecen abocadas a hacernos reír este no es el caso, tampoco es que quiera hacernos llorar o meditar, etc. Me recuerda al cómic underground en algunas pautas: la presencia del sexo, las drogas están ahí porque en el mundo real también está, y la violencia aparece en la misma medida. No hay nada que sea ni un fin ni un medio para conseguir algo, las historias avanzan como por casualidad, aunque ni las situaciones ni los personajes funcionen de esa manera.

A parte de todo eso el microuniverso planteado por Marc M. Gustà y Bernat M. Gustà es alucinógeno y con unos diseños divertidos que nos permiten acercarnos a la vida de unos seres miserables sin prejuicios, que por momentos me ha recordado a Dave Cooper. Huyen de cierta tendencia actual de hacer personajes adorables para explicar historias más o menos duras y más o menos hardcore.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Todo aquello que somos

amor y policia cover
Amor y policía (Juarma). Ultrarradio, 2014. Rústica. 164 págs. Color. 10 €

La épica es casi por definición la ausencia de cualquier tipo de comportamiento lógico o racional. Ninguno de nosotros somos héroes, y lo más cercano que hay al estereotipo del héroe son los fundamentalistas islámicos que recorren el infierno de lo que antes era parte de Siria e Irak. Esos bárbaros recorren sus dominios vestidos y equipados como guerreros míticos de finales del siglo XX, con sus rifles de asalto al hombro y el rostro cubierto con un pasamontañas. En cierto sentido son la última broma cósmica, el lugar donde surgió la civilización humana está ahora poblado por personas, no digo simios para no insultar a los simios, que se entretienen amputando los órganos sexuales a las mujeres o lanzando homosexuales desde las azoteas. Ellos son los héroes, son héroes porque son mártires, porque se enfrentan a un enemigo al que odian con toda su alma en una lucha en la que están dispuestos a morir, lanzándose al combate entre risas de éxtasis. Son héroes y son gilipollas.

No han entendido que la verdadera modernidad es el vacío, no el ya no saber que hay detrás de la puerta, sino negar la propia puerta. Ni siquiera estamos en ninguna parte, somos una contradicción estúpida, quizás tuvimos la opción de ser perfectos pero nos pasamos de frenada. Ellos, los integristas, han vuelto a la barbarie, a las violaciones y las decapitaciones públicas. Nosotros, aquí en Occidente, nos quedamos en mitad de la carretera, mirando fijamente las luces de ese camión, luces que nos ciegan, nos aterran y nos impiden movernos. Ante tal panorama lo más sencillo es mirar hacia otro lado, buscar nuestra propia barbarie o por una vez hacer algo, patalear. Esto es lo que hace Juarma en Amor y policía, un tratado filosófico que disfraza bajo un aparente humor unas máximas cristalinas y necesarias. No encontraremos en Amor y policía ni verdades incómodas ni moralinas, ni siquiera consejos bienpensantes. Simplemente hallaremos un espejo.

Tengo una caja de cartón con dibujos de pingüinos llena de fanzines y cómics de Juarma, un tesoro donde he visto evolucionar su trabajo desde el intento de humorista gráfico atado a la información, hasta la obra de un poeta desnudo lleno de acidez y ternura. Amor y policía es el culmen de dicho trabajo, donde la actualidad da paso a la verdad y la belleza. El volumen es pequeñito, tanto que prácticamente entra en el bolsillo interior de una chaqueta o chaquetón, lo que lo convierte en el objeto perfecto para que nos entierren con él, para que en el futuro los alienígenas o las ratas evolucionadas, lo que llegue antes, sepan lo que supuso vivir nuestros días. Y como todo texto definitorio de una sociedad, está lleno de sin sentidos, de un odio visceral hacia un poder en las alturas, una mano negra; hasta el amor más tierno y dulce. Algo comprensible, pues todos podemos odiar a Rajoy, ser conscientes de que la sociedad es una puta mierda, pero aún así mirar con ternura a nuestra pareja.

Elefante Juarma

Aunque nadie se lleve a engaño, la lectura de Amor y policía es divertida en el sentido de sentirte estúpido, en lo que Juarma es un experto. El divertimento está ahí porque Juarma domina el chiste como pocos, especialmente cuando se trata de una única viñeta como es el caso de Amor y policía, con una efectividad que debería convertir cada uno de los chistes en un meme instantáneo si no fuera porque los idiotas de Internet no iban a pillar la ironía. La estupidez también hace acto de presencia de forma decidida porque Juarma es capaz de detectar como pocos las contradicciones de nuestra sociedad, incluidas las del autor y el lector. A lo largo de la obra, Juarma hace un llamamiento continuo hacia una vuelta al campo, al salvajismo más sencillo, lo que parece la única respuesta lógica ante la sociedad que hemos creado. Para estar mirando a través de una ventana, mejor cruzar la ventana, subirnos a un árbol y rascarnos los huevos tranquilamente mientras nos comemos un plátano. ¿Qué alternativas tenemos? Sí el futuro no es más que una proyección llena de sufrimiento y calvicie, un auténtico valle de lágrimas.

Aunque al final, y posiblemente para hacer daño, Juarma deja un regusto positivo que parece colocado a regañadientes. Es cierto que la mayoría de las veces ese positivismo se circunscribe a lo más básico y hedonista, pero es algo lógico si tenemos en cuenta que lo más divertido y agradable de la vida es tan simple como alegre. Así que no puedes más que leer Amor y policía y asentir, asentir cuando no estás riendo, claro. Porque los hijos de puta van a seguir ahí fuera, así que primero armémonos con autoconocimiento y después enfrentémonos a la vida, que oye, va a seguir siendo igual de mierda, pero lo mismo entre tanto tonto encuentras algo que te gusta.

@bartofg
@lectorbicefalo