Excusatio non petita…(2)

Ulli Lust - Como traté de ser buena persona-Cubierta.indd

Como trate de ser una buena persona (Ulli Lust). La Cúpula, 2019. Rústica, 372 págs. Bicolor, 31€

En muchas de las entradas de este blog se han glosado las bondades del cómic como un medio perfecto para los géneros autobiográficos. Desde el slice of life a la biografía pura y dura la narración grafica aporta una serie de recursos y elementos que favorecen este tipo de relatos. Desde la plasmación de la psique de los personajes a mostrar una relación no figurativa con el entorno y el contexto. Como ya se ha comentado en otras ocasiones, el peligro es caer en la propia hagiografía y en la justificación de los actos de los personajes, que al fin y al cabo no dejan de ser los propios autores.

Posiblemente ese sea el único defecto de este trabajo de Ulli Lust, el buscar justificar sus acciones y sus errores. Esta autobiografía, por otro lado impecable, nos presenta a la propia autora en su juventud. Una mujer joven que intenta progresar a nivel profesional en el mundo de la ilustración de cuentos para niños, con un crio que vive con su abuela y con una relación a dos bandas consensuada por todos. La autora se presenta como una persona independiente que en cierta medida es incapaz de asumir sus errores y no hace más que seguir para adelante en vez de tomar decisiones. Al fin y al cabo la autorrepresentación tiene eso, el poder imaginarse o reinventarse en la ficción tal cual a uno le interese. En ese sentido como lector he tenido la misma sensación que  en Pagando por ello de Chester Brown, una especie de gran excusa expuesta para el lector. En ocasiones encuentro que es una lectura más cercana a la justificación que a la narración de hechos.

Pero al igual que cuando hable de esa obra debemos de distinguir la forma del fondo. Como trate de ser una buena persona revela las grandes dotes de la autora para la narración. Es un texto impecable tanto en el planteamiento visual como en el discursivo. Ella misma se construye como un personaje interesante y caprichoso incapaz de abordar y cerrar ninguno de los frentes que tiene abierto. En primer lugar el trabajo, no prospera como artista y no quiere trabajar para mantener su situación económica. Por otro lado su hijo, vive con la abuela lejos de Viena pero no afronta la posibilidad de que vaya a vivir con ella.

Ulli-Lust-Como-trate-de-ser-buena-persona-tripa-15.jpg

Por último las relaciones sentimentales, en este caso la columna vertebral de la trama. Por un lado tiene a Georg un hombre más preocupado con el hecho de cagarla con las mujeres que en satisfacerlas a cualquier nivel, y por otro Kim, un hombre de origen nigeriano que vive de manera irregular en el país, que le proporciona todo el placer sexual que ella desea. Se trata de un triángulo amoroso consentido, pero a través del cual empezamos a ver unos cuantos tics sobre la representación de la inmigración en la Europa profunda. Empezando por lo que se ha denominado, por parte de las ideología neoliberales y conservadoras como buenismo. El aceptar intrínsecamente que todo el mundo es bueno y que está libre de “pecado” vs una idea de que todo lo foráneo es malo. El personaje y su entorno se suscriben bajo la primera idea y se representa al resto de la sociedad austriaca bajo el segundo paradigma.

En resumen, Como trate de ser una buena persona puede ser uno de las autobiografías más intensas de los últimos años, posiblemente por la intención de la autora de no distanciarse del personaje ficcionalizado de sí misma. Directa, cruda, y excesiva en los detalles, pero una obra impecable en la forma y con un contenido que abre debates muy interesantes.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is Pain #207: El Kovra es un animal salvaje

k6_1b_800

Kovra 6 (VV AA). Ediciones Valientes, 2015. Rústica.224 págs. B/N. 15 €

Muchas veces nos olvidamos que los fanzines deben ser como animales indomables en los que caben contenidos que o bien no tendrían lugar en otro tipo de publicaciones o que no están pensados para públicos demasiado amplios. A día de hoy nos encontramos con dos tipos de fanzines según el formato: aquellos hechos de a base de fotocopias y grapas, y los que están editados con mimo, y a veces con más gusto con el que lo hacen algunas editoriales profesionales. En la mayoría de ocasiones en la forma está el fondo y los fanzines de grapa juegan con esa estética formal y esta se transfiere al interior de sus páginas.

En el caso del Kovra se establece un juego entre forma y fondo. La forma es exquisita, una edición impecable que contiene un monstruo en su interior, los contenidos de esta publicación se sitúan entre aquello que supuestamente encontraríamos en los fanzines de grapa y los contenidos del fanzine más innovador. Desde  hace años esta publicación ha presentado la apertura del cómic como medio cubriendo un hueco esencial para que los nuevos valores se den a conocer, o de aquellos autores que hacen del cómic medio y fin, el cómic por el cómic, como forma de expresión y quizás sin la aspiración a poder vivir de este.

k6_6_800

El Kovra se presenta a bocajarro sin una editorial lo cual es perfecto para entrar sin saber que encontrarnos y recibir un bofetón en nuestras retinas. Los contenidos se dividen básicamente en dos bloques: de carácter narrativo y los anarrativos o experimentales; aunque la mayoría se mueven a medio camino de ambas tendencias. De la casi treintena de autores que participan en este número me han parecido los más destacables: Andrés Magán con una historia mínima absurda, pero rica en la línea de las aparecidas en Grisa Zono, Carlos Gonzalez Boy con unas micronarrativas basadas en la forma y la estética, el exceso en el trabajo de Diego Gerlach , Berliach con una historia sobre el rencor y la resignación, la suciedad en la historia de Abraham Díaz, lo esteta en Carles G.O’D, Martin López Lam una historia sobre la amistad y las consideraciones en torno a esta, Laura Höldein con una historia cruda, Amanda Baeza ahondado en lo experimental, Agnieszka Piksa que utiliza la fotografía como intervención en vez de ilustración y Ulli Lust con la que quizás sea la historia más narrativa de todas.

 k6_16_800

Posiblemente  lo más interesante aparte de los gustos personales, una de las ventajas de esta publicación es que cada lector puede hacer su lista de favoritos, es la capacidad de compilar diferentes tendencias y mostrar el panorama del cómic a nivel underground de hoy día. El Kovra es una representación de la viñeta como un medio sin fronteras, desprejuiciado que deja de lado las categorías y las clasificaciones, presentando una visión del mundo única e intratable. Sin Kovra no se entiende el panorama actual del cómic a nivel internacional, un imprescindible.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo