Dibujando, dibujando…

VVDD-tienda-blog (1)

Viajes dibujados (VVAA). Altaïr Magazine/Norma Editorial, 2018. Cartoné, 192 págs. Color, 25 €.

Con el tiempo el cómic de no ficción se ha ido abriendo camino en nuestras estanterías. El noveno arte que partía casi desde sus inicios como un medio abocado casi en exclusiva a la ficción, a relatar desde hechos fantásticos, cómicos o a modo de crítica política desde la caricatura. Sin embargo, el cómic siempre ha tenido esa movilidad para desplazarse por diferentes terrenos de la narración saltando de género en género de la ficción hasta llegar a los ensayos, la obra documental, los diarios personales y por fin la traslación de los cuadernos de viaje entroncando y utilizando el rico lenguaje del tebeo. Y como no, no podíamos olvidarnos del periodismo en viñetas. Ya cada vez son más voces nos dicen que el idioma de las viñetas es uno de los más flexibles y más inclusivos a la hora de abordar cualquier tipo de nueva tendencia narrativa y de asimilar otras previas.

Viajes dibujados tiene un título engañoso, reduccionista. Parece que nos vamos a encontrar un volumen solo centrado en esos cuadernos de viajes llevados a las viñetas cuando es algo más. Bueno, bastante más, el volumen en cuestión publicado como un especial de la revista Altaïr no se limita a hacer una mera recopilación de autores que se dedican a estas formas de contar, sino que nos lleva mucho más allá. La propuesta de este especial es una reivindicación del arte de explicar con imágenes y para ello no duda en juntar a algunos de los mejores autores del género y de un excelso prólogo de Jorge Carrión donde hace un resumen ontológico de la relación entre viajar, el periodismo y el dibujo de viaje.

Viajes-dibujados-20-21

Los autores escogidos para esta vuelta al mundo no convencional son: Zeina Abirached, Peter Kuper, Sarah Glidden, Olivier Kugler, Barrack Rima y Christophe Dabitch, Marcos Prior y Eloy F. Porta, Amanda Mijangos, Susanna Martín, Pere Joan y Agustín F. Mallo, Ramón Esono y Pere Ortín, Tyto Alba y Gabi Martínez, Aude Picault, Carla Berrocal y Martha Gellhorn, Mario Trigo y Xavier Aldekoa. Lejos del preciosismo estético como base primordial que marca la pauta de las obras dedicadas a representar el viaje como una forma de ver el mundo. Aquí nos vamos a encontrar el viaje como una opción más personal; el trayecto es mucho más íntimo lo cual permite al artista aproximarse a otras realidades con formatos más experimentales. Aquí los datos tienen que ser veraces, pegados a la realidad, algo que en realidad ayuda a ficcionar pero sobre todo en cuestiones de forma permite experimentar, la inclusión de gráficos, mapas, o testimonios permiten reestructurar la página sin las limitaciones de la parrilla de viñetas.

Viajes-dibujados-100-101

Viajes dibujados es mucho más que lo que el título anuncia es toda una experiencia lectora, tanto para aquellos asiduos al género como para aquellos que quieren hacer una primera aproximación al mismo. Pero es ante todo una lección de todo lo que el cómic puede dar de sí; se aleja tanto del cómic experimental como aquel que está abonado al canon narrativo pero que se alimenta de lo mejor de esos dos mundos. Aunque lo más reseñable es el conjunto como idea de obra que pretende ser, ante todo seria, pero que no defraudará en ningún momento a los lectores de cómic más avezados que siempre buscan encontrar algo nuevo en el mundo de las viñetas y que no se conforman con cualquier cosa. En todo caso una lectura a descubrir altamente recomendable por lo bien planteado de la propuesta y muy disfrutable como lectura y lección de cómic.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #237: Álbum familiar.

tantewussi1

Tante Wussi (Katrin Bacher y Tyto Alba) Astiberri, 2015. Cartoné, 120 págs.Color, 16€

Más allá del slice of life está están los relatos familiares que a través de la experiencia vital de una familia, normalmente narrado por un solo personaje, nos ayudan a entender las circunstancias vitales de dicho núcleo familiar en un determinado contexto histórico. Estos álbumes nacen de lo íntimo pero no de lo privado, lo primero sumerge al lector en el relato, haciéndonos cómplice del mismo, buscando sensaciones parejas en nuestras relaciones familiares. Lo privado aleja, nos habla de lo interno, de la anécdota y de la broma privada.

Tante Wussi es en ese sentido un relato un tanto particular que juega con dos matices diferentes pero completamente integrados, por un lado el momento histórico: el ascenso del nazismo en Alemania y la Guerra Civil en España. Por otro la vida de la protagonista, Tante Wussi,  a partir de un hecho de trasfondo: la decisión del padre de ir a vivir a Mallorca. Este aparece al principio del relato pero en determinado momento de su vida y arrastra a toda su familia, es una decisión ajena a las políticas raciales del Tercer Reich y que convierte a la isla y al mismo padre en dos elemento perennes en el imaginario del relato.

tantewussi2

El periplo de Tante esta sesgado por las ausencias, principalmente las familiares, desde el padre que se queda en la isla española, el recorrido tras la vuelta a Alemania se convierte en un recorrido de pérdidas, algunas de las cuales se convertirán en reencuentros. Porque esta historia de Bacher y Alba trata de eso, del reencuentro, ambos resuelven a través de lo emocional sin ir al detalle o saltar a lo morboso. Si Primo Levi en Si esto es un hombre y La tregua decidía hablar de manera cruda de su experiencia, Bacher decide trasladarlos al espacio de lo familiar, que a pesar de todas las atrocidades cometidas esta continua unida a pesar de las desapariciones y las audiencias.

Llama la atención como pone en relieve las políticas raciales hacia los judíos de España a lo largo de su historia y concretamente durante el periodo del franquismo en el que este coincidió con el nazismo. Se pone acento en la crudeza de las mismas con la misión de hacernos saber de qué estas también existieron. Tante Wussi logra traernos un relato personal y familiar y que lo hagamos propio, del valor de la historia, pero sobre todo de como la microhistoria, de los pequeños relatos en el impacto global de la macrohistoria. No se trata de un relato moral ni de buenos y malos, eso ya lo sabemos de sobra, gira en torno a lo humano y al valor de la memoria.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is pain #189: La vida de las santas.

lacasaazul1

La casa azul (Tyto Alba) Astiberri, 2014. Cartoné, 17 x 24 cm Color, 64 págs. 14 €

Releer la vida de una persona a través de la de otra es una forma de abordar las biografías que permite “saltarse” la estructura cronológica que tienen este tipo de relatos. Llega un momento en que los recuerdos que uno tiene de sus seres más cercanos, amigos, etc. se agolpan de tal manera que distanciarlos temporalmente suele ser difícil, eso da la posibilidad al narrador de crear un relato vinculado a las emociones basadas en los momentos, independientemente de que estos no se correspondan a una secuencia lineal de los hechos.

De manera que la persona que explica la vida de la otra no deja de ser un demiurgo. En la gran mayoría de ocasiones ese dios creador es el autor de la obra o la obra en sí misma. En La casa azul nos encontramos con una intermediaria de lujo, pero con una función va mucho más allá de eso, se trata de Chavela Vargas la cantante mexicana de origen costarricense. Aunque nos hable de una tercera persona Frida Kalhlo, ella no deja de ser una protagonista interesada en crear un relato en el que la veracidad de la narración y el orden de los hechos, a pesar de estar ahí, es lo menos importante.

Chavela Vargas era una cantante que con su forma de cantar era capaz de transmitir todo el dolor de la vida, rasgo que Tyto Alba ha sabido recoger en esta historia. En cierta manera el autor catalán se transmuta en Chavela para explicarnos una historia sobre el acto de amar ciegamente, pero sobre todo el de perdonar, en la que el dolor, físico y emocional, se conjugan para mostrarnos el origen de la creación artística de Frida Kahlo.

casa azul2

El vehículo utilizado por Alba es el mismo, o un trasunto de sí mismo, en forma de turista que quiere entrar la casa museo de Frida Kahlo pero que precisamente se encuentra cerrada. A cambio obtendrá algo mejor un relato en primera persona de alguien que la conoció, ahí es donde entra en juego Chavela. Ella pondrá en valor lo importante de la microhistoria, aunque sea de grandes personajes de la humanidad, por encima del dato y de la visión pseudo-holistica que procuran, o más bien intentan proporcionar la gran mayoría de los museos dedicados a personajes concretos. Por otro lado el visitante procura acotar la historia, darle una correspondencia histórica e intentar vanamente integrar lo vivido por la cantante dentro de su conocimiento personal, que a la vez es universal y muchas veces plano.

La casa azul  es un homenaje a las formas de explicar la historia buscando dejar lo anecdótico de lado para montar una obra que mantiene un equilibrio perfecto en la creación de espacios narrativos creados a través de la experiencia de los personajes que nos los explican. Para ello se apoya en cuatro pilares: la realidad, la irrealidad, un poco de realismo mágico y el filtro de lo onírico-etílico. Los últimos elementos nos hacen fantasear con un personaje que va mucho más allá de lo humano en la concepción y en la percepción del mundo, de su mundo. Un espacio creado a través de un dolor cuya misión última es la de una mártir de la creación artística.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo