Gotham Central – Momentos decisivos (Ed Brubaker, Greg Rucka, Chuck Dixon, Judd Winick, Steve Lieber, Joe Giella, Dick Giordano, Brent Anderson, Paul Pope, Cliff Chiang y Graham Nolan)

gotham_central_momentos decisivosGotham Central – Momentos decisivos (Ed Brubaker, Greg Rucka, Chuck Dixon, Judd Winick, Steve Lieber, Joe Giella, Dick Giordano, Brent Anderson, Paul Pope, Cliff Chiang y Graham Nolan). ECC, 2016. Cartoné. 224 págs. Color. 22 €

 

Tras el cierre de la serie Gotham Central en el cuarto volumen recopilatorio, asistimos ahora a una especie de tomo especial que a pesar de presentarse como el quinto volumen de la serie realmente presenta historias anteriores fuera de dicha colección. La construcción de los universos superheróicos es compleja y a veces es complicado saber que pasó antes o después o si algo que pasó continúa formando parte del pasado del personaje o se ha eliminado completamente de su cronología. Por suerte, obras como Gotham Central permiten disfrutar sin más de una buena serie policiaca, lo que elimina preocupaciones sobre continuos temporales, aquí lo que tenemos es serie negra pura y dura. Es cierto que ninguna de las tres historias recopiladas en Momentos decisivos llega al espléndido y espectacular nivel de Gotham Central, pero es innegable que son buenas historias que se dejan leer y enriquecen el universo del hombre murciélago, quizás no su conocimiento enciclopédico pero si su carácter mitológico, que al final es lo importante, que somos lectores y no contables.

La miniserie de cinco números que da nombre al tomo, Momentos decisivos, nos muestra cinco momentos de la relación entre Batman y James Gordon, con mayor importancia para el policía que para el justiciero. Greg Rucka, Ed Brubaker y Chuck Dixon pretenden dar más profundidad a esta relación que casi podría definirse como amistad a lo largo de cinco puntos donde vemos lo mejor y lo peor de ambos personajes. Quizás quede algo descolgado el capítulo de Chuck Dixon protagonizado por la figura de Azrael, lo que por momentos abandona el cuento mitológico para caer en la mera crónica histórica del murciélago de Gotham. Pero es respetable el trabajo de los tres guionistas. Aunque si hay una historia que merezca ser recordada en Gotham Central: Momentos decisivos esta es Voces perdidas, la historia de Josie Mac, la agente de la ley creada por Judd Winick y Cliff Chiang, personaje que después pasaría a engrosar las filas de la Unidad de Crímenes Mayores en Gotham Central. Guionista y dibujante, crean una perfecta historia negra, tan dramática que termina siendo trágica y el final a pesar de ser positivo es totalmente insatisfactorio y tan amargo como rabioso.

Batman-TurningPoints05-15

El tomo se cierra con un número único escrito por Chuck Dixon y dibujado por Graham Nolan, quizás el más flojo del recopilatorio, pero con un sabor a clásico y un humor cáustico que lo convierten en el postre perfecto para el atracón que es Momentos decisivos. El último tomo no es Gotham Central, pero es una lectura complementaria que no sienta mal, un recorrido más en lo que significa Batman gracias a la visión que de él tienes las fuerzas de seguridad, esas mujeres y hombres que sin superpoderes se lanzan a mantener el orden y la ley en una ciudad devorada por la locura y la violencia.

Gotham Central 1: En el cumplimiento del deber

Gotham Central 2: Payasos y lunáticos

Gotham Central 3: De patrulla por el infierno

Gotham Central 4: Corrigan

Gotham Central 5: Momentos decisivos

Gotham Central 6: Agente herido

@bartofg
@lectorbicefalo

Gotham Central – Corrigan (Ed Brubaker, Greg Rucka, Kano, Stefano Gaudiano y Steve Lieber)

gotham_central_num4_corriganGotham Central – Corrigan (Ed Brubaker, Greg Rucka, Kano, Stefano Gaudiano y Steve Lieber). ECC, 2016. Cartoné. 224 págs. Color. 22 €

Las colecciones de cómics pueden terminar de dos formas: o como quieren sus autores o como quiere el público. La segunda opción es tan trágica como carente de dramatismo, pues se suele dar en ocasiones en las que una colección se plantea como inconclusa, eterna, y debe poner punto final torciendo el brazo ante el abandono de sus lectores, lo que deriva en un cierre debido a las bajas ventas. Por fortuna para los lectores de Gotham Central, sus guionistas Ed Brubaker y Greg Rucka pudieron dar carpetazo a su colección noir cuando ellos mismos decidieron,  o al menos sabiendo su final de antemano, consiguiendo que su fresco sobre el alma policial de Ciudad Gótica terminara según sus propios deseos.

Aunque hay que tener en cuenta dos hechos, por un lado, el final de Gotham Central, recogido en el cuarto volumen titulado Corrigan, se circunscribe antes del evento de DC conocido como 52, uno de esos eventos cósmicos llamados a cambiar totalmente el universo superhéroico de la editorial. Por otro lado, no se puede obviar que el final de Gotham Central es especialmente responsabilidad de Greg Rucka, ya que aunque anteriormente ambos guionistas se habían repartido los turnos de la Unidad de Crímenes Mayores para aunar fuerzas en las historias más remarcables, el final queda en manos de Greg Rucka, que se niega a hacer la más mínima concesión. Final para el que Kano y Steve Lieber toman el mando del plano artístico, sólo para demostrar que existen muchas formas de representar la oscuridad y la tristeza, todo con talento y personalidad propia dentro del estilo imperante de la colección.

Las influencias negras de Brubaker y Rucka están claras para cualquier lector, habitando los pantanos de ese realismo pesimista y criminal, pero si tuviera que elegir dos reflejos en la ciénaga, no podría más que ver cierta verosimilitud en el final de Gotham Central con el de la serie televisiva The Wire de David Simon y la novela Los nuevos centuriones de Joseph Wambaugh, porque si hay algo en los últimos números de Gotham Central es fatalismo y corrupción. Las dos historias más importantes del tomo: Robin muerto con guión de Brubaker y Rucka, y Corrigan II de Rucka, huyen no sólo del superhéroismo, aunque aparezcan los Jóvenes Titanes, sino incluso del detectivismo, aunque haya una trama de investigación. Los dos autores, y el segundo en particular, dejan de contar historias de policías para hablarnos de policías a través de sus historias, narraciones condenadas al fracaso y la desesperación, pues aunque se salven víctimas y tengamos héroes, seguirán siendo muchos los que sufran y terminen caídos o corrompidos, sin necesidad de recurrir a trajes de colores chillones.

tumblr_m4rxugRt1F1qdb3rio1_500

El viaje realizado por los lectores de Gotham Central es la búsqueda de un edén en el que no se cree, un viaje auspiciado por un falso mesías en la figura de Batman y unos apóstoles desencantados representados en los detectives de la UCM. La historia ha sido tan pura que se ha basado en la destilación del superhéroe, primero eliminando a Batman y luego a los propios villanos, para terminar con cuatro números finales donde Gotham se podría cambiar por Detroit o Sevilla, donde la trama podría cambiarse por la historia que cuenta cualquier policía que ha terminado siendo un amargado por negarse a ser un corrupto, ya sea Renee Montoya o un Guardia Civil que se negó a quedarse con droga incautada.

Gotham Central 1: En el cumplimiento del deber

Gotham Central 2: Payasos y lunáticos

Gotham Central 3: De patrulla por el infierno

Gotham Central 4: Corrigan

Gotham Central 5: Momentos decisivos

Gotham Central 6: Agente herido

@bartofg
@lectorbicefalo