Spain is Pain #239: El último aragonés vivo. La amenaza robótica (David Terrer, Carlos Azagra y Encarna Revuelta) /Esto vende (Sergio Bleda)

Se va cerrando el año y las grandes editoriales publican a los pesos pesados de sus escuderías. Pero también existen pequeñas editoriales que aprovechan la recta final del año, quizás la más fuerte para sacar al mercado sus títulos. Un ejemplo de lo aparecido en los últimos meses son la nueva entrega de El último aragonés vivo de David Terrer, Carlos Azagra y Encarna Revuelta que lleva por título La amenaza robótica publicada por GP Ediciones y por otro lado Esto vende de Sergio Bleda, publicada por Grafíto Editorial.

el-ultimo-aragones-vivo-la-amenaza-robotica1

El último aragonés vivo. La amenaza robótica (David Terrer, Carlos Azagra y Encarna Revuelta) GP Ediciones, 2015. Rústica, 104 págs. Color, 12€.

La creación de David Terrer vuelve en una nueva aventura de carácter fantástico en el que el protagonista, el único aragonés que queda en la tierra, sigue su andadura como superviviente en una tierra árida. La idea que recorre La amenaza robótica no dista mucho de lo planteado anteriormente una reivindicación delos valores asociados a los estereotipos de lo aragonés que incide en la diferenciación cultural de esta región. La historia continúa en un punto en el que el protagonista se encuentra con una agente secreta estadounidense que intenta destruir un robot gigante programado para destruir la tierra aragonesa. Para intentar salvar la situación pueden recuperar a cuatro personajes históricos que ayudarán al protagonista a resolver la situación. Se trata de un trabajo eminentemente cómico plagado de chistes sobre la el hecho de ser aragonés.

esto vende1

Esto vende (Sergio Bleda) Grafito Editorial, 2015. Rústica, 104 págs. B/N y Color, 16€

En el caso de la obra creada por Sergio Bleda es una recopilación de trabajos cortos de este autor. El periodo que abarca desde 1991 hasta nuestros días, en el que se recoge el amplio abanico de registro que tiene el autor valenciano. No solo eso sino la evolución gráfica del mismo en el que destaca la querencia de este por los relatos de corte fantástico como lo demuestran las piezas cortas creadas en torno a El Baile del vampiro  o los relatos eróticos como Sexy city. Lo bueno de este tipo de antologías sobre un mismo autor es que se recogen trabajos a lo que con él tiempo se tiene poco acceso y que permiten ver como con el tiempo este construye sus personajes, no solo en lo estético sino también y que en el fondo es una reflexión sobre el hecho de hacer comics .Obra imprescindible para los fans de Sergio Bleda.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is pain #190: Spain is wet.

P-Sergio-Bleda-La-novia-y-la-ladrona-forro-RECORREGIDO

La novia y la ladróna (Sergio Bleda y Rakel) La Cúpula, 2014. Cartoné. 80 págs. Bitóno. 14,50 €

Video kill the radio star, Internet mató al porno como transgénero narrativo, y el porno de Internet (ya como género) mato la nueva carne. Tres afirmaciones en las que no todo el mundo estará de acuerdo pero que percibo de esta manera. Partamos de la segunda; tanto en los cómics como en el cine lo erótico y lo pornográfico no era un leit motiv en sí mismo sino algo que determinaba una forma de explicar las historias, es decir: podrían ser de acción, comedía, dramas o históricas en las que todas las interacciones entre personas de diferente sexo acababan teniendo relaciones sexuales, por lo general de carácter lúdico; o dicho de otra manera sexo convencional en el que predominaba cierta idea de la dominancia masculina y cierta voracidad sexual oculta de la mujer.

De esas preconcepciones de lo sexual explícito en las narrativas gira en torno a estas gran parte del cine porno desde los setenta hasta la llegada masiva de internet a los hogares, o dicho de otra manera, hasta el momento en que Internet decide fagocitar y reclamar todos los contenidos para sí mismo. Así que el porno se convierte en algo de consumo inmediato basado en la brevedad y queda en la mínima expresión, algo que se construye solo sobre el gag sexual dejando de lado la construcción de una historia, aunque sea mínima, y reduciendo está al vestuario de las actrices, que a través de eso y un poco de atrezzo intentan recurrir a los lugares comunes de este transgénero, que una vez convertido en gag, en una escena puramente sexual,  ya despojada de todo lo accesorio se convierte en un género recurriendo única y exclusivamente a su fin: el sexo.

En los cómics por su condición narrativa, visual y de construcción de ambientes, el porno sigue siendo un transgénero, es decir, algo que está ahí pero que necesita apoyarse en un género puro para poder construir su discurso “sexual”. Aquí, como en el cine, Internet ha supuesto un acicate en cierto sentido negativo y por otro lado positivo. En el primer caso por la desaparición de revistas de los quioscos y por otro por el incremento de esos contenidos en la red escudados en el consumo privado y solitario al que están destinados.

interior-novialadrona

Ya hace unos cuantos años que Kiss Comix ya no está entre nosotros, de esta publicación salieron una buena cantera de autores que empezaban en este arte. Creo que podemos considerar los años noventa como la mejor época de esta publicación, por calidad de contenidos, de los autores y por la popularidad alcanzada por la revista. Es cierto que gran parte de las entregas, a pesar de estar concentradas en la inmediatez de la historia autoconclusiva casi todas tenían un personaje central al que seguíamos aventura tras aventura y en algunos casos teníamos una historia que se iba elaborando poco a poco, número tras número.

A medio camino de esas dos tendencias estaba La novia y la ladrona de Sergio Bleda y Rakel, publicada en la revista allá por 1994, la historia de una chica a punto de casarse que quiere desvirgarse con su novio de toda la vida pero este prefiere casarse antes, hasta que llega una ladrona de fortunas y le descubre a la novia lo que es el sexo y la aventura. Robo, sexo y engaño define este título destinado a hablarnos de sexo desprejuiciado y aventuras centrándose en algunos gags clásicos como entrañables: como el del repartidor de pizzas en vez del repartidor del butano de toda la vida. Por otro lado está Hot Rockets, publicada en Kiss Comix en 1998, donde un equipo de futbol americano femenino decide jugársela al presidente del club por ser un déspota. En esta segunda historia la narración es más lineal y menos basada en el gag, las escenas sexuales fluyen mucho más que la anterior.

Estas dos historias recogen mucho del momento creativo de los noventa en cuanto a comic erótico se refiere: mucha frescura, ganas de pasárselo bien y de narrar historias bien construidas. También ponen de relieve algo que fue como una especie de ola que hubo en su momento y luego parece que se diluyo: la llegada de guionistas mujeres a un tipo de historias de las cuales parecían escabullirse. La Cúpula recoge estas dos historias como parte de su colección actual de Kiss Comix, una estupenda  oportunidad para nostálgicos de la revista, nuevos lectores, y sobre todo para aquellos devotos de este género/transgénero, ustedes eligen.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is pain #179: “Eres entrañable freak”.

putokrio1

PutoKrío (Jorge Riera y VVAA). Edicions De Ponent, 2014. Rústica con solapas. 23 x 26,6 cm. 192 páginas. B/N. 22 €

Hace unos cuantos años cuando todavía tenia tiempo, y ninguna responsabilidad, solía ir de salón en salón de cómic por toda España. En una ocasión, creo que era uno de los primeros Expocómic, estaba esperando en una cola para que me firmaran algo o simplemente deambulando cuando de pronto me encontré a Jorge Riera, creo que era cuando todavía dirigía Kabuki y si no por ahí andaba la cosa. Me acerque a él y le pregunte algunas cosas sobre la revista, que había pasado con la polémica televisiva de la revista, hablamos de mujeres y eso que se me ocurrió pedirle una firmita, le di mi libreta destinada para esas cosas y ni corto ni perezoso dibujo un monigote, un símbolo de Batman y un enorme pene con la siguiente dedicatoria: “eres entrañable freak”. La hoja en cuestión todavía la guardo, no se donde pero por ahí debe de andar.

Pues eso, a Jorge Riera lo sigo desde la época de Kabuki, la polémica revista sobre manga y anime cuyo giro hacia la subcultura oriental les granjeo el desprecio de gran parte del mundillo (sea lo que sea o quienes sean) del incipiente fenómeno manga en nuestro país, y ahí es en mi modesta opinión donde comienza las aventuras de PutoKrio, el alter ego de Jorge, con las crónicas de los viajes al salón del cómic de Barcelona, las fiestas de presentación, etc. Y es que si algo caracteriza a este hombre es por hablar siempre en primera persona con total sinceridad que no objetividad, porque ahí esta la gracia de PutoKrio.

Después de unos cuantos años y de seguir de manera intermitente su trabajo me reencuentro con este personaje/autor, uno no sabe donde empieza y acaba cada uno de estos dos roles, con un biopic que podríamos definir como coral egocentrista. Él guioniza todas las historias y estas son dibujadas por una selección de los mejores autores del país. Pero a la hora de definir el genero me cuesta, se que es una autobiografía pero también es un suicidio social en toda regla hablar de uno mismo de esa manera, con tanta sinceridad y sin guardarse nada. De manera en vez de llamarlo biopic lo definiremos como harakiri creo que es la manera más justa de definir esta obra, al menos desde el punto de vista del guionista.

Otra duda que me surge como lector es como leer este trabajo, básicamente tengo dos opciones: o me lo tomo en serio o como un mockumentary del autor sobre si mismo. La primera opción, y hablando estrictamente de autobiografías, es un ejercicio crítico escrito sin desparpajo y sin importarle realmente quien lo pueda leer o que puedan pensar cuando estén delante de este cómic no deja de ser un harakiri. Desde este punto de vista ante una crónica cruda del pasado de Jorge Riera en la que este aborda sin ningún tipo de remordimiento los aspectos más polémicos de su vida.

Imprimir

 Pero ¿y si todo lo que nos cuenta es mentira? Aun siendo así que nos importa me parece la aproximación más interesante: Jorge Riera dibujando un pasado a su medida como un grand guignol: macabro y poético, en la que describe una caída a los infiernos de la que parece que no acaba de salir o en la que se mantiene ahí con relativa calma. En esa construcción referencial de su pasado juega en gran parte el conocimiento que el resto tenemos de él y en gran medida en reconocerse en ese espejo que son sus amigos y sus lectores/espectadores/seguidores.

 Para mi PutoKrio es un juego metatextual bastante bien explotado no solo por la utilización de su alter ego visto por diferentes autores, sino por el riesgo tomado por el autor en la recta final del relato en la que abandona la batuta de director y pide a algunos autores que al parecer solo conoce a través de las redes sociales, o al menos eso es lo que parece, que hablen de su relación con Jorge. En resumen, el volumen es en su totalidad una puesta en abismo, una apuesta por el vértigo que supone describirse así mismo. Jorge Riera es a la vez Jimmy Stewart y Kim Novak en Vértigo de Alfred Hitchcock; un ser que quiere moldearse así mismo como si él mismo fuera una tercera persona.

 Quizás todo esto suene superlativo, pero conociendo la trayectoria de Jorge puede parecer que en primera instancia nos vayamos a encontrar con otro tipo de texto más del montón; sin embargo, y a medida que van pasando las páginas uno se da cuenta que más que una narración ególatra estamos ante un pequeño experimento que se ha saldado con bastante buena nota y que abre la puerta a continuaciones en las que el guionista reescriba un pasado a su medida.

P.D.- Los autores que han colaborado en esta obra junto con Jorge Riera son: Sequeiros, Juaco Vizuete, Enric Rebollo, Javier Peinado, Natacha Bustos, Pablo Vigo, Cristóbal Fortúnez, Pablo Rios, Carla Berrocal, Miguel Ángel Martín, Francisco Redondo, Miguel Porto, Borja Gonz´alez Hoyos, Dario Adanti, Mortimer, Félix Ruiz, JAB, Alberto Gonz´alez, Eugenio Merino, Jordi Costa, Joaquin Aldeguer, Álex Mendibil, Mauro Entrialgo, Néstor F., Álvaro Ortiz, María Rubio, Felipe H. NAvarro y Sergio Bleda. Con prologo de Oscar Aibar y Hernan Migoya al epitafio (ambos entrando en el juego del biopic.)

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo