Spain is pain #205: El fantasma desmontado.

fant1

Fantasmas (VVAA) El verano del cohete, 2014. Rústica con sobrecubierta, 64 págs color. 20€

En el último lustro se ha constatado el nacimiento de una nueva ola de autores de cómic dentro del panorama nacional. A diferencia de otras épocas el abanico de géneros, estilos y de acercamiento el medio ha sido muy variado, cierto es que a nivel global se ha establecido una comunidad de creadores que lejos de las referencias o las limitaciones de lo publicado en cada país y los estilos impuestos comercialmente, transformaciones y transposiciones de estilo son más globales que locales. Internet ha jugado un gran papel en este trasvase de conocimientos, estilos y formas de abordar el conocimiento del medio.

Pero a pesar de que Internet es el gran soporte para el cómic, tanto por la libertad que ofrece como la difusión que otorga a las obras, los autores, lectores y editores de tebeos tenemos una vertiente fetichista que nos atrae hacia el cómic no solo como obra artística sino como objeto. Para que el libro sea un objeto de culto merece un cuidado que no todas las editoriales, sobre todo las grandes, no pueden ofrecer o quieren. De ahí que el último lustro sea también el de las pequeñas editoriales que ofrecen no solo la oportunidad al lector de llegar a los autores más marginales, radicales o locales. A parte de tener un cuidado extremo por hacernos llegar libros editados de manera exquisita. Podríamos decir que estas editoriales cumplen una máxima: the smaller the better. Da igual que solo lancen una decena de libros al año o tan solo un par, cada uno de estos estará editado de manera exquisita.

fant2

Creo que esa máxima se cumple a la perfección con El verano del cohete la pequeña editorial dirigida, o mejor dicho regentada, Mayte Alvarado y Borja González. Para muestra nos vale su última obra editorial: Fantasmas. Este texto es un metajuego en el que de entrada se rechaza la imagen arquetípica de los espectros dejando de lado lo infantil de lo icónico de las cadenas y las sabanas colgantes y la imagen del espíritu desgarrado que se ha quedado atrapado en este plano de existencia y no ha dado el paso a través del túnel de luz. Aquí el juego se inicia con las biografías de los autores, en pasado, con sus obras y especificando como murieron, ni de forma poética ni siquiera ideal para ser artistas.

Las historias ahondan en la vertiente humana del fantasma manteniendo el aspecto físico pero no la corporeidad. En “Regreso a casa” de Daniela Tieni los protagonistas juegan con el guardia de un museo y con las obras del mismo; “El fantasma y el cuervo” de Mayte Alvarado es sobre un fantasma femenino que ha de dar el paso final para abandonar nuestra realidad y de paso reivindica la espiritualidad de los animales; “El verano del rio” de José Luis Forte y Fermín Solis entra de lleno con los espíritus infantiles con un estilo naif que nos habla sobre la dificultad de abandonar las viejas costumbres; “1234” de Roman Muradov es un ejercicio sobre la descorporeización del del individuo, y quizás el relato más oscuro del volumen.  “Aniversario” de Rui Díaz y Irati Fernández es un bello relato sobre el amor tras la muerte; “Primeros días con Carmen” de Carla Besora  indaga sobre el proceso de percepción humana de entes de otras dimensiones; “La búsqueda” de Owen Gent sobre la soledad del espíritu tras fallecer y la dificultad de encontrar lazos con otros seres, el volumen se cierra con “Concierto de medianoche” de Borja Gonzalez en el que el autor fiel a su estilo nos muestra a una banda que toca en mitad del bosque para los espíritus de enamorados.

fant3

Fantasmas son una serie de obras que quizás de manera inconsciente realizan una pequeña investigación de supuestos post-mortem y que de paso se cargan todos los estereotipos. Muchas veces este tipo de relatos están llenos de lecturas moralistas, aquí no, en la mayoría de los casos nos encontramos con el goce de la post-vida con seres que simplemente han fallecido sin saber las causas, ni el cómo, ni si se lo han merecido o no. El color juega una faceta muy importante en todos los relatos, en general abogan por un abandono de los colores apagados y apuestan por colores vivos que realzan el valor humano del fantasma. En definitiva todo un regalo de los autores y los editores nos hacen a los lectores. Una obra bella por fuera y por dentro que no dejaremos de recomendar a nuestros mejores y más íntimos amigos. Sean fantasmas o no.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Dentro de los cuentos.

los turistas rui diaz portada

Los turistas (Rui Díaz y Ana Sender) El Verano del Cohete, 2013. Rústica con solapas, 15×20 cm. 112 pág. B/N 14€

Historias dentro de historias, cajas chinas y puestas en abismos; la utilización de espejos en los cuentos es algo tan viejo como las propias narraciones, pero a la vez algo tan moderno e inherente a las formas en las que en la actualidad entendemos tanto la creación y recepción de la ficción, tanto los relatos clásicos y populares como los contemporáneos. De manera que la hipertextualidad, la remezcla, la recontextualización y la oralidad secundaria serán los límites que acotan el terreno de los cuentos, o de aquellas historias que adoptan los aspectos formales de estos.

Esos parámetros pueden implicar cierto background cultural por parte del lector, aunque invirtiendo esa idea puede ser un punto de inicio para que los más jóvenes empiecen a investigar por su cuenta en esto de la narrativa. Lo cual implica casi de manera definitiva que estos relatos están orientados a un público mayoritariamente adulto aunque estos relatos estén escritos para todos los públicos. Esto da cierta ventaja al narrador, aunque quizás más bien sea una percepción que tenemos como lectores, permitiéndole hacer pasar calamidades a los niños que protagonizan estas historias, algo que la corrección política ha ido sesgando para peor la reescritura de estas historias.

En este vértice pasado/presente en el trato hacia la infancia y el tratamiento de los textos tanto en la recepción como la creación esta Los turistas (El verano del cohete, 2013) de Rui Díaz e ilustrado por Ana Sender, libro que cuyo primer párrafo finaliza con un enigmático: “Nadie podía llegar hasta nosotros y nosotros no podíamos llegar hasta nadie. Sin embargo, el Monstruo podía llegar a todas partes”

niños_lobo

Si bien con ese principio se plantea como un relato de género. A medida que va avanzando se va quitando de encima ciertos arquetipos de género aunque mantiene cierta estructura, por no hablar del espacio en el que se desarrolla la acción. Otro aspecto con el que rompe a través del terror es la utilización de la rutina como desencadenante de las acciones. Rutinas que se van perdiendo o reduciendo al tiempo que los chicos son atacados y van perdiendo posibilidades de sobrevivir.

En ese contexto aparecen los cuentos no solo para apaciguarlos, es la única arma que tiene el único adulto que aparece en el libro, sino que son una advertencia para los menores. Unos niños que en un principio que son reacios a rebelarse a la norma con tal de mantener un mínimo estatus de calidad de vida que poco a poco se convierte en paupérrimo.

Los Turistas es un buen relato de género, a la vez que una buena historia para los más jóvenes en el que se `pone de manifiesto el valor de los cuentos, aunque muchos  no lo consideraran como tal, en la literatura contemporánea. Un cuento, o no, que abre muchas puertas en cuanto al tratamiento de los géneros, el valor de la ficción en la sociedad y el uso de la infancia en estas. Un buen relato tanto para aquellos que son lectores curtidos, como para aquellos que están empezando.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo