Lo mundano

splendor1

American Splendor. Los cómics de Bob y Harv (Harvey Pekar y Robert Crumb). La Cúpula, 2018. Rústica, 108 págs. B/N y Color, 17, 50€

Al artista siempre le ha rodeado un aura de unicidad por el que muchas veces la audiencia le supone cierta idea, ya no de superioridad ni santidad, por la que se le atribuye ciertos rasgos de ser una personas cuyas dotes le otorgan unos rasgos que lo alejan de lo convencional. El artista casi nunca es representado como un tipo corriente que se levanta por la mañana va a hacer su trabajo y cuando tiene un rato libre se dedica a su labor artística. En el ámbito del cómic suele ser más raro encontrar ese endiosamiento, aunque en algunos casos existe, pero tampoco se suele mostrar el ejemplo contrario pero hay autores que buscan o representan esa vertiente del artista que lo es por vocación pero que mantiene su modus vivendi, un ejemplo muy claro dentro de nuestras fronteras seria el autor andaluz Juarma; fuera, uno de los autores que nos ocupa hoy, Harvey Pekar.

Pekar, a pesar de que suene muy trillado, es un narrador de lo mundano del día a día del propio guionista, que es él mismo, o  mediante un trasunto suyo. Cuenta sus tribulaciones diarias, que van desde su obsesión por el coleccionismo de discos de jazz a sus ganas de poder vivir de escribir guiones de cómic que otros dibujarán. En ese último recorrido vemos a un tipo obsesivo que roza lo pesado, siempre buscando a alguien que lleve a imágenes sus palabras, pero que sobre todo nos habla de una sociedad que nada tiene que ver con el de aquellas personas relacionadas con la cultura de manera profesional, la fantasía o las metáforas. Lo que nos explica Pekar es la vida, su propia vida y la de aquellos que le rodean.

Crumb y Pekar - American Splendor - tripa-imprenta.indd

Creo que tres de los relatos cortos que componen este volumen ilustrado por Crumb definen a la perfección ese tránsito que va de esa vulgaridad disfrazada de normalidad a través de la rutina diaria que pretende reflejar Pekar. En “Freddy Visits for the Weekend” el autor cuenta como intenta evitar a un amigo suyo que solo busca gorronear a todas sus amistades. Todo contado en un discurso directo sin ambigüedades como si estuviéramos sentados con él en la mesa cuando suena el timbre y Harvey no dice que es su colega que viene a cenar por la cara. Los personajes/personas son conscientes de que posiblemente el guionista vaya a representar la escena en su próxima publicación, pero no cejan en su actitud ni actúan de forma deliberada para ser escritos de otra manera. Su obsesión por el mundo editorial y de la mayor o menor repercusión de su obra se ve plasmada en “American Splendor Assaults the Media”; un soliloquio en el que nos explica su peripecia con los editores del Village Voice en la cual saca su vertiente más psicótica y paranoica. Pero es en “Hypothetical Quandary” se muestra esa doble vertiente de lo mundano y las expectativas de Pekar, medita sobre el cambio que supondría ser reconocido por su trabajo mientras va a comprar unos panecillos recién hechos, el olor a pan recién hechos le supone un golpe de realidad que le pone de nuevo los pies en la tierra.

Este volumen que recopilan las colaboraciones entre Harvey Pekar y Robert Crumb en las que nos encontramos un relato de lo minúsculo de aquello que en principio no tienen importancia. Todo protagonizado por seres anónimos, amigos del guionista, parejas, comerciantes, compañeros de trabajo, etc. Un catálogo de lo mundano y lo rutinario que de la mano de estos dos autores lo convierten en una enciclopedia del día a día y de la sociedad en la que vivimos. Para Pekar no hace falta narrar las grandes historias sino hablar de sí mismo y sus disquisiciones y de paso de su entorno que en muchas ocasiones se parecerá al nuestro.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Crumb. Persona y personaje.

crumb

Crumb. Entrevistas y cómics (Robert Crumb, Patrick Rosenkratz y Gary Groth) Gallo Nero, 2014. Rústica, 352 págs. 24 €

Biografías y autobiografías se publican muchas, muchísimas, pero realmente interesantes pocas. Estas suelen estar siempre filtradas por la oficialidad del texto o tener el visto bueno de la persona sobre la que versa el volumen, o de sus descendientes. De lo que no se publica mucho o casi nada son libros de entrevistas. La entrevista como género es mucho más curioso, este se refrenda a sí mismo y en oposición al relato biográfico. Mientras que el segundo es conducido por una única persona y lleva el camino decidido por este, la entrevista es un pequeño enfrentamiento dialectico en el que el entrevistador busca indagar, en la mayoría de ocasiones, imponer una visión, en algunas ocasiones o escarbar en la vida y obra del entrevistado. De este último género las más interesantes son aquellas que van a la deriva en la que el entrevistador navega y debe ir retomando la ruta marcada desde un principio.

A excepción de la primera, que es un monologo, el resto de entrevistas que aparecen en R. Crumb. Entrevistas y cómics son de ese tipo. En las que el entrevistador no solo conoce en profundidad al autor si no sus opiniones al respecto de la sociedad estadounidense. Quizás el reto en este tipo de entrevistas sea el ponerse delante de un autor que cuyo principal tema sea, por acción u omisión, él mismo. La obra de Crumb es un reflejo de: sus opiniones, su visión del mundo, su vida, prejuicios, defectos, etc. El grueso de la las entrevistas que componen este volumen, 5 en total, nos aproximan todavía más al Crumb persona y personaje que al análisis sesudo y para conocedores de su obra.

Si bien la primera entrevista data de 1984 es más bien un monólogo en respuesta a unas preguntas hechas por escrito por parte de Patrick Rosenkratz en el que Crumb responde a una serie de preguntas de corrido, sin intervención y sin posibilidad de acotar; en ocasiones centrándose en lo anecdótico de su obra. La más jugosa de todas es la segunda entrevista (publicada en The Comics Journal en 1988) llevada a cabo por Gary Groth. Aquí que el entrevistador planea un recorrido biográfico del autor que nos lleva desde su infancia pasando por sus experiencias con las drogas, aspectos laborales, la música, problemas judiciales, etc. Las tres entrevistas que siguen están mucho más focalizadas, la primera gira en torno a las acusaciones de misoginia sobre su obra (G. Groth para The Comics Journal, 1991), otra, también efectuada por G. Groth para The Comics Journal (1993) en la que Crumb habla de forma crítica sobre la diferencia del modus vivendi entre Estados Unidos y Europa, y para cerrar el volumen otra entrevista temática, en este caso sobre el documental que Terry Zwigoff hizo sobre Crumb (G. Groth para The Comics Journal, 1995). El libro se complementa con extractos de algunos comics e ilustraciones que ejemplifican lo analizado en las entrevistas.

Este volumen no es un texto destinado exclusivamente para lectores acérrimos del escritor norteamericano, es una gran lectura independientemente del conocimiento que se tenga del genio del underground. Es más, puede ser un gran prólogo para contextualizar el completo de la obra de Crumb. Quizás este libro sea mucho más interesante que un biografía o una autobiografía. Gary Groth, autor de cuatro de las cinco entrevistas que componen el volumen, habla lo justo para reconducir a Crumb para que ni el autor ni el personaje se vayan por derivas ajenas al interés que tienen estos textos. Una joyita para nuestras bibliotecas.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo