Spain is Pain #290: días de sangre y delirios

galgos_page_1

Febrero para galgos (Peter Jojaio). Entrecómics Cómics, 2017. Rústica, 176 págs. Color, 18€

Desterremos la idea de que el paso de la infancia a la adolescencia como un momento lleno de contradicciones del que se sale más o menos bien parado, porque no es cierto. Es el momento de la vida en el que se generan más inseguridades y en el que socialmente se empiezan a estructurar los grupos de personas en los cuales los individuos van a tener que empezar a enfrentarse el mundo. Empiezan a surgir una serie de diatribas de yo contra el mundo o yo con el mundo, eso en parte viene generado por cierto tratamiento unitario de los niños durante la infancia mientras que en la pubertad de camino a la adolescencia la diferenciación suele ser el rasgo principal. No tener personalidad o ser demasiado diferente puede ser causa de la más amarga de las experiencias.

Ese es el punto de partida de Peter Jojaio en su Febrero para Galgos, su primer e inmenso trabajo largo. Dos amigos que asisten al mismo centro escolar tienen dos perspectivas de la vida diferentes, o más bien dos formas de enfrentarse  a esta. Por un lado uno de ellos sufre acoso escolar en el instituto con un alto grado de violencia por parte de los abusones. Por otro lado su compañero vive en un mundo personal que le ayuda a evadirse de la paupérrima situación emocional en la que vive: es ignorado por su madre lo cual le ayuda ser independiente pero ajeno a la realidad humana. Este es capaz de infringir un grado de violencia mayor que los acosadores a causa del grado de desconexión que sufre con la realidad.

Si bien esa pubertad desgajada de la realidad recuerda a la que sufren los niños de El fin de la inocencia (2006) de Michael Cuesta, en la que el realizador estadounidense introduce un tercer factor: el del sexo a edades tempranas. En el trabajo de Jojaio los otros dos valores son la muerte y la ya mencionada violencia están presentes desde el inicio del relato. El autor opta por enfocar esta última de manera descarnada y cruda, pero mostrada desde el punto de vista de un adolescente. Siendo esta amoral y sin sentido, esta no le supone a los personajes ningún tipo de dilema y la ven con cierta desazón: acción reacción, las agresiones se convierten en un medio de expresión para los seres que pueblan esta ficción. En la dinámica de este personaje entra el acosado, defendido por el primero. A ambos les une una gran desafección por parte de sus familiares hacia a ellos, esto los desvincula del mundo, los sitúa en otro plano frente a las relaciones interpersonales y la percepción de la violencia.

galgos_page_2

Los dos escenifican un círculo de agresiones hacia los acosadores en el que el amigo protector hace realidad todos sus delirios sangrientos. Ahí el autor nos describe otro plano de existencia de este personaje para ello se sirve de un cambio de registro en lo visual y en lo discursivo. No solo mediante interludios, cambios de estilo visual sino también con la inserción de segmentos de un falso programa de animación, y lo que es más curioso, humanizar a algunos de los animales que aparecen en escena dotándoles de la palabra. A pesar de dicha antropomorfización que dota a los animales no solo de inteligencia sino de también de sentimientos, ni así la conciencia del protagonista violento se apaga, aún más, es donde este aplaca sus primeros ataques de violencia.

Febrero para Galgos es algo más que una grata sorpresa, a nivel formal maneja diferentes niveles estéticos que van de lo minimalista hasta cierto barroquismo en los delirios violentos del personaje. A nivel discursivo aplica esos planos para narrarnos un relato un tanto áspero de dos personajes anónimos. Dicha estrategia nos ayuda a mirar un tanto desde fuera el relato, no intimar con los dos protagonistas, ya que conocer el nombre es el primer acto para establecer una relación social. A pesar de esa distancia no podemos dejar de estremecernos ante un planteamiento tan crudo esbozado desde un trazo tan limpio. Peter Jojaio se marca una obra importante, muy importante, que se abre con una portada que nos invita a entrar a transitar ese camino de barro bordeado entre árboles muertos, pero con alguien atisbando desde la oscuridad; posiblemente seamos nosotros a punto de presenciar las crueldades de la vida que le esperan a estos dos adolescentes.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is Pain #268: frustración.

picnic1

Picnic Saturnal (Peter Jojaio). Apa-Apa Cómics, 2016. Grapa, 32 págs. Color, 6 €.

Dos son los roles principales a través de los cuales se construyen las jerarquías (reduciendo mucho y atribuyéndome un conocimiento de sociología de chichinabo): los que deciden y aquellos sobre los que se toman dichas decisiones. Esto lleva a una situación de frustración tanto los que están arriba como para los de abajo. Pero ¿Quién hace las elecciones? y ¿Cómo son esas personas seleccionadas? En un principio cuestiones de sangre, clase social y el enchufismo suelen ser los motivos por los cuales se escoge a las persones que eligen, algo que esconde cierta idea clasista por la que se cree que las clases pudientes están más preparadas para gobernar, en realidad nada más alejado de la realidad.

La clave está en los puestos intermedios a veces obtenidos por meritocracia, raras veces, y en el resto de casos por más de los mismo. El encargado, o el “encargaucho”, según se mire, tiene una gran semejanza al negro de la casa de las antiguas plantaciones sudistas, este quería más la mansión del esclavista que el mismo. Casi siempre todo deviene en incompetencia, decepción y caos.

De esto último trata el último trabajo de Peter Jojaio de una patética lucha por el poder de decidir, pero con cierta indiferencia por parte de los que han de recibir las ordenes. El relatos centra en un reducidísimo grupo de scouts compuesto por cinco miembros que se han perdido en mitad de la montaña, dos de ellos, los más adultos llevan la voz de mando pero uno de ellos, el más inepto parece ser el encargado. El segundo de abordo pasa por completo de sus indicaciones, y los niños no tienen ni la menor intención de seguirle la comba.

picnic2

Se plantean en este pequeño cuento cuestiones de forma bastante interesantes, principalmente el planteamiento de los actos. El autor decide pegar un corte al principio y otro al final para asentar en el lector cierto desconcierto. No sabemos de donde proviene el conflicto entre los dos monitores, el de estos con los niños ni como han llegado a una zona tan inhóspita de la montaña. Tampoco existe una resolución clara, las dos tramas quedan por completo en el aire.

Jojaio se centra en el nudo de la acción donde la frustración se hace presente dese del minuto uno, desde limpiarse el culo con una piedra a ser incapaces de alimentar a los niños de los cuales son responsables. El “líder” del grupo vive obsesionado con su estatus no ve más allá de dicho parapeto, como el protagonista de El último (F.W. Murnau, 1924) que vivía por y para su uniforme de portero de hotel. En ambos casos despojarse del artefacto en forma de vestimenta supone una pérdida completa de papeles. Picnic Saturnal se centra en la ineptitud de un mundo que cada vez es menos capaz de centrarse en los problemas reales y si en los accesorios.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

 

Spain is Pain #207: El Kovra es un animal salvaje

k6_1b_800

Kovra 6 (VV AA). Ediciones Valientes, 2015. Rústica.224 págs. B/N. 15 €

Muchas veces nos olvidamos que los fanzines deben ser como animales indomables en los que caben contenidos que o bien no tendrían lugar en otro tipo de publicaciones o que no están pensados para públicos demasiado amplios. A día de hoy nos encontramos con dos tipos de fanzines según el formato: aquellos hechos de a base de fotocopias y grapas, y los que están editados con mimo, y a veces con más gusto con el que lo hacen algunas editoriales profesionales. En la mayoría de ocasiones en la forma está el fondo y los fanzines de grapa juegan con esa estética formal y esta se transfiere al interior de sus páginas.

En el caso del Kovra se establece un juego entre forma y fondo. La forma es exquisita, una edición impecable que contiene un monstruo en su interior, los contenidos de esta publicación se sitúan entre aquello que supuestamente encontraríamos en los fanzines de grapa y los contenidos del fanzine más innovador. Desde  hace años esta publicación ha presentado la apertura del cómic como medio cubriendo un hueco esencial para que los nuevos valores se den a conocer, o de aquellos autores que hacen del cómic medio y fin, el cómic por el cómic, como forma de expresión y quizás sin la aspiración a poder vivir de este.

k6_6_800

El Kovra se presenta a bocajarro sin una editorial lo cual es perfecto para entrar sin saber que encontrarnos y recibir un bofetón en nuestras retinas. Los contenidos se dividen básicamente en dos bloques: de carácter narrativo y los anarrativos o experimentales; aunque la mayoría se mueven a medio camino de ambas tendencias. De la casi treintena de autores que participan en este número me han parecido los más destacables: Andrés Magán con una historia mínima absurda, pero rica en la línea de las aparecidas en Grisa Zono, Carlos Gonzalez Boy con unas micronarrativas basadas en la forma y la estética, el exceso en el trabajo de Diego Gerlach , Berliach con una historia sobre el rencor y la resignación, la suciedad en la historia de Abraham Díaz, lo esteta en Carles G.O’D, Martin López Lam una historia sobre la amistad y las consideraciones en torno a esta, Laura Höldein con una historia cruda, Amanda Baeza ahondado en lo experimental, Agnieszka Piksa que utiliza la fotografía como intervención en vez de ilustración y Ulli Lust con la que quizás sea la historia más narrativa de todas.

 k6_16_800

Posiblemente  lo más interesante aparte de los gustos personales, una de las ventajas de esta publicación es que cada lector puede hacer su lista de favoritos, es la capacidad de compilar diferentes tendencias y mostrar el panorama del cómic a nivel underground de hoy día. El Kovra es una representación de la viñeta como un medio sin fronteras, desprejuiciado que deja de lado las categorías y las clasificaciones, presentando una visión del mundo única e intratable. Sin Kovra no se entiende el panorama actual del cómic a nivel internacional, un imprescindible.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo