La mítica Palomar

Beto Hernandez - Nuevas historias del Viejo Palomar - cubierta.i

Nuevas historias del viejo Palomar (Beto Hernandez). La Cúpula, 2018. Rústica, 112 págs. B/N, 12,50 €

El viejo Palomar es, sin ningún tipo de dudas, una de las localizaciones imprescindibles del cómic contemporáneo. Es un espacio no utilitario como suele suceder en muchos cómics de superhéroes en los cuales son los nuevos Hércules los que escriben la historia de la ciudad en la que acometen sus acciones y con estas escriben la ciudad de las calles. Palomar es un espacio que se mueve entre el misticismo popular y el costumbrismo latino en el cual los personajes son una consecuencia de la tierra misma y de la convergencia de esta con los personajes que la habitan.

Cada entrega de la crónica de Palomar que Beto Hernandez nos relata son una serie de relatos que abundan en la idea de un Palomar mítico capaz de amalgamar ese costumbrismo que se traslada en las relaciones entre los diferentes personajes, y como estos son capaces de absorber nuevas situaciones por extrañas que sean. Uno de los rasgos definitorios de esta población ficticia es que se trata de un matriarcado son las mujeres las que gestionan las cuestiones que abordan a esta sociedad. Pero no es lo único que hace que esta localización lo convierta en mítico; en tiempos en los que la hipertecnología conecta todos los lugares del mundo en Palomar ni siquiera hay teléfono como símbolo de la ciencia, si esto no tiene cabida, las explicaciones de tipo místico se abren camino entre sus habitantes.

interior-nuevo-palomar

Beto Hernandez apuesta por una gran narrativa en la que poco a poco va añadiendo eventos, introduciendo personajes o explicando su pasado o analizar la personalidad de los habitantes de toda la vida. En este volumen se relatan las primeras aventuras de Tonantzin, la infancia de Gato, se profundiza en la vida de Luba y otros personajes. El autor se sirve de ir insertando mircrorrelatos a la macronarrativa para hacer crecer a los personajes, no para crear una cronología cerrada, como suele suceder con los superhéroes, sino un contexto que tiene más que ver con una idea de ambiente narrativo en el que los personajes son una esencia que crece en el imaginario del lector, que los reconoce como propios y que con el tiempo le cuesta creer que se trata de seres ficcionales y no reales.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios