Leñadora busca lectora (y lectores)

leñadoras12

Leñadoras. Un plan terrible (Noelle Stevenson, Shannon Watters, Carolyn Nowak, Maarta Laiho) Sapristi, 2017. Rústica, 200 págs. Color, 19,90 €

Actualmente estamos ante un proceso en el que la cultura debe de ser analizada desde el punto de vista al que están destinadas las obras. Evidentemente esto ha existido de una manera clara y meridiana desde hace décadas, pero la cultura de nicho contemporánea nos indica que esa fragmentación de la audiencia va a ser cada vez mayor y que los productos culturales o de entretenimiento generalistas apuntan cada vez a una mayor anomia que aquellos destinados a públicos concretos. En todo esto, a día de hoy, los productos culturales que más están creciendo es aquel destinado a mujeres de entre 12 y 25 años. Las mujeres jóvenes consumen más cualquier producto cultural que el resto de segmentos. Y eso la industrias culturales han sabido verlo a la perfección.

Quizás el segmento más goloso es el de nuevas lectoras por lo que tiene de conformación de una futura audiencia lectora, en el caso que nos ocupa. Los buenos cómics destinados a esta parte de la audiencia es una inversión de futuro para las editoriales que depende de los títulos publicados hoy. Pero ¿Cómo deberían ser esos textos?¿Qué aspectos deberían incluir? El principal rasgo que los define es la no existencia de una narrativa en el que la acción de las mujeres protagonistas dependan de la intervención de un hombre o esté relacionado por estos. Por ello la mujer debe ser el centro del relato, resolver los problemas por si misma o rodeada de otras mujeres, y mostrar una variedad en la estereotipia femenina fuera de los cánones convencionales y conservadores. Es decir, apostar por nuevos puntos de partida que reflejen los cambios sufridos por la sociedad en el último medio siglo, pero sin perder de vista los artilugios otorgados por los géneros narrativos.

leñadoras13

Leñadoras de Noelle Stevenson y Shannon Watters cumple esas pautas y van mucho más allá. Las mujeres adultas mostradas en esta obra son autónomas y capaces de enseñar a las nuevas generaciones, no son perfectas, cometen errores, pero no dudan en reconocerlo delante del grupo y tratar de solucionarlo. En este trabajo cabe todo: nuevas relaciones entre mujeres apartadas de la estereotipia que las define como competidoras, relaciones de amistad que van más allá del canon de la aventura. Pero sobre todo un respeto por la aventura como género narrativo del que gozan muy pocas obras en la actualidad. La frescura con la que se aborda este relato en función del género me recuerda a la de Haggard, salvando todo tipo de distancias y cuestiones de representación social de aquel momento histórico, en la que todo resulta conocido pero nuevo, definiendo un equilibrio muy difícil de defender pero que estas autoras hacen a la perfección.

En esta segunda entrega empezamos a profundizar en el pasado de Jen  y la mujer oso, eso implica mujeres con un pasado que las ha convertido en lo que son en el presente del relato. No existen hombres en la conformación de la psique de las protagonistas. Pero Leñadoras tiene otro aspecto positivo, a pesar de tener un público definido a la perfección es capaz de encandilar a lectores de otras edades, yo mismo. Es un cómic disfrutable como pocos en el que la fantasía, la aventura y la reivindicación de género se dan la mano sin resultar una obra cerrada a un target completo. Así pues tenemos una de las obras de referencia del momento dentro del comic de entretenimiento pero que no se queda solo en la cáscara del género narrativo ni en la de representación de la mujer, no vale con solo poner mujeres como protagonistas, con una amplia representación de las mismas. Una delicia para lectores jóvenes y una grata lectura para adultos.

P.D.- ¿Para cuándo la tercera entrega?

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Fantasy Camp

lumberjanes1

Leñadoras (Noelle Stevenson, Grace Ellis, Brooke Allen y Shannon Watters). Sapristi Cómic, 2016. Rústica, 190 págs. Color, 19,90 €

Parece que el cómic destinado a lectores más jóvenes está refloreciendo, no es que hayan desparecido nunca de las estanterías, pero hay una serie de títulos que parece que están revitalizando el mercado a base de nuevas propuestas. Uno de los títulos que ha abierto brecha para ese target de lectores es BattleBoy de Paul Pope y el spin-off en dos tomos dedicado a Aurora West de Paul Pope, David Rubín y JT Petty, o Leñadoras, que es el título que nos ocupa hoy. Aunque no hay que dejar de lado las adaptaciones de series de animación como es el caso de Hora de aventuras, Steven Universe o Historias corrientes, o reboots como el caso de Archie de Mark Waid y Fiona Staples, Jem and The Holograms de Ross Campbell y Kelly Thompson, sin olvidarnos de la revisión que Brandon Montclare, Amy Reeder Hadley y Natacha Bustos hacen de Moon Girl and Devil Dinosaur.

El contexto para desarrollar este tipo de proyectos parece el adecuado, y más teniendo en cuenta al tipo de público al que va destinado, joven y sin prejuicios que permite casi cualquier cosa que llame a su atención. La innovación en el relato pasa por romper con ciertas estructuras de la página, un diseño de personajes atrevido y una utilización desprejuiciada de los colores. Todo vale para atraer a nuevos lectores entre la gente más joven. Algunos de ellos, como este Leñadoras, se están convirtiendo en referentes no solo para aquellos a los que van destinados, sino que también son leídos  y disfrutados por lectores adultos, entre los que me incluyo.

Leñadoras es un título perfecto para formar nuevos lectores de cómic, incluso a aquellos que rechazan cualquier tipo de subordinación cronológica al que se ven sometidos cualquier tipo de cómics del mainstream, principalmente de superhéroes, en los que muchas veces es difícil incorporarse al universo ficcional. En esa independencia cronológica no se sacrifica la continuidad del relato, los ocho números americanos que componen este primer volumen componen un arco argumental que cierra a la perfección en la última entrega.

lumberjanes2

 

Por otro lado, las creadoras reconfiguran un universo fantástico en el que tiene cabida todo, principalmente lo más interesante de esta propuesta: las protagonistas. Son todas mujeres de todas las edades, aunque las principales son unas adolescentes cuya principal misión en la vida es romper las reglas impuestas por la directora del campamento (aunque ella no tiene mucho aprecio por las mismas). Será Jen, la monitora de estas, la que tendrá que intentar hacer respetar dichas reglas. Pero la localización deja de ser un espacio idílico en el que las chicas viven plácidamente; en el bosque que rodea el campamento podemos encontrar zorros de 3 ojos, yetis, dinosaurios o grutas que llevan a lugares fantásticos. Jo, April, Mal, Molly y Ripley forman parte de un grupo peculiar, todas y cada una de ellas no son solo anárquicas sino que se mueven en una esfera relacional abierta en la que algunas de ellas muestran un afecto que va más allá de la mera amistad. Todo ello mostrado con la mayor naturalidad y sin forzar la situación.

Noelle Stevenson, Grace Ellis, Brooke Allen y Shannon Watters crean con Leñadoras un espacio en el que la mitología se mezcla con dinámicas narrativas más contemporáneas, vinculadas a las estéticas de la animación contemporánea, para ofrecer un título para todas las edades, pero no por ello complaciente y facilón. Estamos, principalmente, con una obra divertida que toma a sus lectoras en serio, principalmente a aquellas a los que va destinada, en la que gran parte de la importancia del relato reside en la gran variedad de personajes femeninos no-dependientes de una réplica masculina, lo cual implica una reconfiguración de la heroicidad en los relatos. Leñadoras nos recuerda a aquellos títulos que durante los 80 y los 90 estaban destinados a un público juvenil, sin resultar ñoño y alejado de toda nostalgia ochentera, ni falta que le hace, para enamorarnos de unos personajes muy carismáticos que no son conscientes de los peligros en cualquiera de las realidades que habitan.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo