Pasado/Presente

Salud1

¡Salud! (Philippe Thirault y Nadar). Astiberri, 2018. Cartoné, 120 págs. Color, 19 €

En la sinopsis de ¡Salud! se sitúa la acción en “España, 1975. Franco agoniza, pero su régimen todavía es feroz”. Las noticias que vemos en televisión, casi lo contradicen, el dictador sigue presente en nuestras vidas, no solo con los nostálgicos, adeptos al régimen, ciertos sectores de la iglesia y el ejército. Hay una base social, de personas que no ostentan ningún cargo, ni pertenecen a ningún estamento que se manifiestan en favor de Franco y en contra de la exhumación. A eso hay que sumarle partidos que se aproximan peligrosamente a los rasgos ideológicos de la dictadura, por acción u omisión; tertulianos de programas de prensa rosa con altas cuotas de audiencia defendiéndolo o medios de “información” volcados en ese ideario ultramontano.

Volviendo con el trabajo de Philippe Thirault y Nadar, y teniendo en cuenta lo comentado anteriormente podemos decir que la agonía de Franco sigue, lo que no sabemos si para él o su ideología o para los ciudadanos. ¡Salud! parte de una idea muy interesante, un extranjero, un francés concretamente, viene a la España de mediados de los años setenta, cuando se supone que el régimen está en sus últimos estertores y se cree que en la calle hay cierto hálito de libertad y que en la calle existe cierta apertura. Antoine el protagonista llega a nuestro país para montar un negocio de restauración, pero pronto se va a dar cuenta que los conceptos de libertad son muy diferentes desde donde el viene a donde llega.

Salud_2

La idea de libertad aplicada a la España de ese momento se traduce como paz social, una falsa paz a una estructura social impuesta. Dicha paz social consiste en que nadie se mete donde no le llaman sino quiere tener ningún tipo de problema. Principalmente en cuestiones políticas, acciones policiales, incluso religiosas. Antoine se enfrenta a un muro cuando ve que no puede hablar de lo que quiere, algo natural en su país, pero anormal en esa España, incluso podríamos plantear si eso sucede a día de hoy. El estigma de la paz social, de no hablar de según qué temas, en este caso la Ley de Memoria Histórica, se considera una herejía que hace peligrar el atado y bien atado. Pero Antoine tampoco es un santo, si, tiene, por decirlo de alguna manera cierta conciencia política, más autoconcebida que real. Pero maltrata a su mujer, es ególatra y un tanto déspota. Dicho de otra manera, el individuo contra el sistema siempre saldrá perdiendo.

El relato profundiza en la opresión oculta aquella asumida por toda la población y que posiblemente no sea reconocida por estos como tal. Una presión que se convierte en medio, cualquiera puede ser de la secreta, agente de policía o un simple ciudadano que cree que está haciendo lo correcto. Estos últimos nos da el nivel de asimilación de lo impuesto por la dictadura. El relato brilla en lo narrativo por la concisión para explicar la situación de un país y la de una persona frente a este. Pero Philippe Thirault sabe darle profundidad al personaje y dosificar el contexto histórico en su justa medida, aunque quizás eso sea más interesante para el lector foráneo que el español. Por su lado Nadar, que en este caso se ocupa del aspecto gráfico, se distancia de su estilo de dibujo habitual profundizando en un dibujo que nos recuerda a la década de los setenta, tanto en el trazo como en el uso de colores. En definitiva, ¡Salud!  es una obra que hablando del pasado habla más de nuestro presente, fluida entretenida, y que siempre necesitara ser releída.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is pain #234: España es el dolor.

elmundoatuspies

El mundo a tus pies (Nadar) Astiberri, 2015. Cartoné, 224 págs. Color, 21€.

Pocas veces, sino la única, una obra aparecida en los cuatro años que llevo realizando reseñas/críticas de cómic español se acota al nombre de la sección. España es el dolor o en palabras de Nadar: El mundo a tus pies. Esta obra resume en poco más de doscientas páginas lo acontecido socialmente en este país en los últimos cinco años, pero con el trabajo como vértice que articula las tres historias narradas. El paro y la precariedad laboral es el fantasma que merodea a todos los protagonistas, es también el motivo por el cual todos ellos tienen que introducir cambios radicales en su vida, desde dejar de lado relaciones sentimentales a reestructurar las relaciones sociales y familiares. Los tres relatos constituyen tres formas de como los más jóvenes están sobreviviendo a dichas situaciones.

En “Cansado pero bien” trata de lo que cierta ministra lumbreras denomino como movilidad exterior. Un chico con la carrera de ingeniería acepta una oferta de trabajo en Estonia. Eso repercute de manera negativa en su entorno más cercano y de manera más próxima a su pareja, el trabajo se pone por encima de su relación personal con la posibilidad de romper. Aunque no solo de eso este capítulo trata sobre los huecos y los vacíos, la medida de todo es como como se desintegran los grupos de amigos y las comunidades. “Brillo compacto” es un relato sobre una rendición, David vive con su madre, que se gana la vida como trabajadora de la limpieza, y su abuelo afectado de alzheimer. Este dejo hace mucho de buscar trabajo de manera activa, de hecho apunta a que participó en las movilizaciones del 15-M aquellas con las que muchos creímos que se iban a hacer caer unos cuantos muros pero que a la larga ha provocado que los poderes asienten más el sistema. David vive en un entorno difícil, tanto el trabajo de la madre como la situación del abuelo hacen que se tenga que dejar de lado sus principios prostituyéndose a una mujer mayor que ha hecho fortuna con negocios inmobiliarios. En cierto punto rechaza seguir vendiéndose a ella, pero finalmente se ve absorbido por el sistema para seguir ejerciendo la misma profesión, sin futuro alguno.

nadar2

La pieza que cierra este tríptico sobre las repercusiones de la situación laboral es “Una piedra en el camino”, la más redonda de las tres, trata de una pareja en la que ella trabaja en un call center vendido seguros, la alienación máxima en el ámbito laboral contemporáneo: no saber lo que vendes a personas que ni siquiera les ves la cara. A pesar de que tanto ella como su pareja tienen trabajo no llegan a final de mes. Tienen formación, han querido hacer las cosas de manera correcta, pero nada sale como planean. Miran a su alrededor y ven que aquellas personas que han utilizado atajos son los que consiguen lo que desean, incluso en lo material. Tiene este capítulo uno de los momentos más catárticos de la ficción contemporánea cuando a la protagonista le echa en cara a sus padres, no a terceros, ni a políticos ni a ningún tercer actor, la responsabilidad de la situación actual. Ellos son el cáncer que han permitido con gran autocomplacencia la situación actual, menospreciando las problemáticas actuales y siendo indulgentes con las corruptelas de andar por casa.

El mundo a tus pies se aleja del artificio del cine social español, llevado siempre a cabo por niños de casas bien, profundizando en las consecuencias de la situación actual, a veces con esperanza y otras con resignación. Aunque todo apunta que las cosas van a seguir igual, Nadar acierta en escribir una crónica de nuestros tiempos sin querer hacerlo, por ello trasciende mucho más allá de los casos particulares. Si en Papel estrujado la estructura narrativa tenía el peso específico de lo medido para dar lugar a un relato redondo, aquí el coraje, la rabia y la impotencia son la tinta con la que se elabora estas tres historias que explican la de miles de ciudadanos de nuestro país. Para ello se aleja de las (putas) cifras, porque no hay nada menos objetivo que una cifra económica, de la mentira de la macro economía y entra en las casas de las protagonistas nos acerca a ellos sin practicar falsas introspecciones ni monólogos grandilocuentes. Todo ello con un solo motivo dar lugar a un trabajo que escuece al rato de ser leído y que a medida que pasan las horas va doliendo más y más, porque si, porqué España es el dolor.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo