Tomb of Terror Vol. 2 (Jason Crawley, Mike Hoffman y AA.VV.)

tomb 2 portada
Tomb of Terror 2 (Jason Crawley, Mike Hoffman y AA.VV.). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 220 págs. ByN. 22,95 €

Por suerte para todos los fans del horror, la iniciativa de la revista The Tomb of Terror sigue vigente más allá de sus orígenes, con lo que todos podemos disfrutar de estos macabros placeres iniciados por el guionista Jason Crawley y el dibujante Mike Hoffman, aunque este último no tiene problemas con realizar algún que otro trabajo de autor total, faceta que podemos disfrutar en obras como Madame Tarátula o Cuentos de Hoffman. Aunque en este segundo volumen, que recoge los números del 6 al 10 de Tomb of Terror, la plantilla de autores se dispara, y a pesar de que los dos padres de la criatura son los que siguen acaparando mayor número de páginas, se abre hueco para más talento terrorífico.

Lo mejor que se puede decir de Tomb of Terror 2 es que el nivel medio se mantiene de una forma más que notable, la calidad de las historias contenidas no pegan el común descenso que encontramos en iniciativas parecidas, que parece que tras un inicio lleno de esperanza todo pasa a ser un mero paseo sobre raíles para asistir una y otra vez al mismo chiste. Hecho que tampoco debe hacernos pensar que esta segunda tanda de historias haga de la innovación su mayor virtud, pues en gran medida nos encontraremos paseando por los mismos escenarios comunes del fantaterror y la sci-fi más imaginativa. Tomb of Terror casi puede entenderse como una historia de otro tiempo que ha sido arrancada de sus coordenadas temporales para llegar a nosotros en la actualidad, un elemento que sin duda activará la nostalgia de todo aquel que haya disfrutado durante su adolescencia de los cómics más macabros.

tomb 2 pag

Debido a esto, quizás se le podría exigir algo más a Jason Crawley y Mike Hoffman, pues al menos el segundo a demostrado con facilidad que es capaz de realizar homenajes a los grandes clásicos añadiendo una nueva capa de modernidad y originalidad. Tomb of Terror 2 es una lectura obligatoria para cualquier fan del terror, un goce adolescente sin límites, más este volumen donde extrañamente la carga erótica ha descendido drásticamente. Quizás la petición de algo más sea un mero capricho, ya que el mercado cuenta con renovadores más que suficientes del cómic de terror y la labor de la cabecera de Jason Crawley y Mike Hoffman cumple a la perfección su labor, entretener con esa deliciosa mezcla de terror y humor negro.

@bartofg
@lectorbicefalo

Tributo a los padres fundadores

cuentos-hoffman-low
Cuentos de Hoffman (Mike Hoffman). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 88 págs. ByN. 12,95 €

La semana pasada escribía un poco sobre el cómic Strange Tales de Steve Mannion, de cómo había intentado dar una visión personal a tres géneros de la cultura más popular, a veces no la más masiva, pero sí la que cuenta con una base tan entregada como desprestigiada por el resto de la sociedad. Mannion conseguía con una historia de fantasía, heredada de forma directa de Dungeons & Dragons y del Heavy Metal, un juego narrativo y conceptual que pasará por alto ante críticos que desprecian como ignoran una vertiente cultural construida a golpes por adolescentes eternos que convertían sus válvulas de escape en su vida, ya fueran cómics, películas de bajo presupuesto, juegos de rol o incluso bandas musicales. Ahora todo es un poco diferente, pero había un tiempo en el que te gustara La guerra de las galaxias no era guay o en el que se reían de ti por verte leer un libro, más si era gordo y la portada la había dibujado un mal discípulo de Frazetta.

Ante esto no puedo sentir más que una complicidad con Steve Mannion, ese extraño orgullo de compartir algo desde antes, de saber que yo podría cruzarme con él y guiñarle un ojo y los dos lo sabríamos. Algo que me ocurre igual con Mike Hoffman, dos autores que la editorial Tyrannosaurus Books me enfrenta en todo momento, como si tuviera que decir si quiero más a mamá o a papá. Por suerte, ambos autores mantienen los suficientes puntos en común como para saltar de uno a otro disfrutando al máximo y al mismo tiempo son más que suficientes las diferencias para que la lectura de ambos sea una experiencia tan única como para no dudar en ningún momento que me encuentro ante una historia de Hoffman o Mannion.

Aunque las coincidencias existen, como es la publicación de Cuentos de Hoffman, un recopilatorio que en cierto sentido recuerda a Strange Tales, aunque Hoffman en lugar de dar una visión personal sobre géneros de la cultura más nerd, lo que hace es centrarse en figuras pertenecientes a dicho submundo. En concreto, Mike Hoffman le dedica una historia al grupo Electric Frankenstein, otra a la actriz y musa Tura Satana, y por último dedica dos cuentos al anfitrión de películas de terror y sci-fi Zacherley. Estas tres narraciones son tres cruces de muy diversa índole con tres entidades que dan una idea de la profundidad y complejidad de esa cultura de consumo rápido y apasionado. Nos encontramos ante tres visiones, casi tres reconocimientos, a la cultura más popular de la segunda mitad del siglo XX en Estados Unidos, elementos que quizás no conozcamos en profundidad o de primera mano, pero que gracias a la magia de la globalización en parte sentimos como nuestros, conociéndoles no si a ellos si a sus hijos y primos.

cuentos hoffman pag

Electric Frankenstein es la primera historia de Cuentos de Hoffman, la primera que originó la obligación de la construcción de una antología. La historia nace inspirada por la banda de punk rock del mismo nombre, aunque realmente nos encontramos con una historia protagonizada por un monstruo de Frankenstein en la línea de los Munster y los Addams más televisivos. En realidad tenemos la típica trama de sit-com (cualquiera que haya intentado escribir una sit-com sabe que típica nunca es sinónimo de sencillo o fácil), pasada por el filtro del horror más camp. Frankie está agobiado por que su novia Elsa quiere tener un bebé, con lo que se verá obligado a pedir ayuda al Doctor, a quien tiene encerrado en las mazmorras del castillo. Hoffman hace con su criatura lo que quiere, convirtiéndole en un idiota de buen corazón que quiere solucionar sus problemas de la forma más rápida y sencilla, algo que casi nunca sale bien.

Para la segunda historia, Tura Satana, Mike Hoffman se une a la actriz del mismo nombre, aunque más que actriz quizás deba ser considerada una Vixen, una musa del cine camp, gracias principalmente a sus atributos físicos y su papel en Fast, Pussycat! Kill! Kill!, personaje que sin duda sirvió de inspiración para Madame Tarántula, otro personaje de Hoffman. En esta ocasión Mike Hoffman deja un poco de lado su característico sentido del humor, que une a partes iguales una muy mala baba con una ingenuidad peligrosa en sus personajes, para centrarse en una historia dura y directa, con una Tura Satana en mitad de una disputa por un estercolero en mitad del desierto norteamericano. Quizás lo más curioso de esta historia sea como la moralidad no existe en ningún momento y conceptos como el bien o el mal quedan limitados por el mero punto de vista. Si nos colocamos en el bando de Tura Satana y sus aliados, es por algo tan sencillo como que la historia está contada desde su perspectiva. En cierto que los personajes tienen razones para defender lo que defienden, pero no hay lógica más allá de la velocidad, un disparo aislado o un puñetazo en la boca del estómago.

Por último, Cuentos de Hoffman se cierra con dos historias protagonizadas por Zacherley, un popular anfitrión de un programa de películas de terror en Estados Unidos. Esta figura es inseparable del horror más popular en Norteamérica, con figuras tan conocidas como el Guardián de la cripta, de los cómics de la ECC; o el tío Creepy, de la revista de la Warren; sin olvidar los populares anfitriones televisos como Elvira. He de reconocer que desconocía a la figura de Zacherley antes de leer los cómics de Hoffman, pero lo cierto es que el autor sabe crear dos historias perfectas donde mezcla realidad y ficción, fusionando al presentador con su personaje, lo que da dos hilarantes capítulos del mejor Mike Hoffman, capaz de mezclar el humor más cotidiano y blanco con una crítica feroz y haciendo que el terror más macabro parezca funcionar a la perfección dentro de la realidad diaria.

@bartofg
@lectorbicefalo

Reflejos en el humo del futuro pasado

tarantula port
Madame Tarántula: Futurewest (Mike Hoffman). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 72 págs. ByN. 11,95 €

Absolutamente nadie en todo el mundo sabe como será el futuro, los grandes visionarios del siglo XX fueron incapaces de concebir como sería la vida a partir del año 2000, ya hemos comentado alguna vez que muchos esperaban que para estos días tuviéramos ciudades en la Luna y coches voladores, mientras que nadie sospechaba que llegaría algo conocido como un Smartphone. Así que quizás lo mejor sea volver la mirada atrás e imaginar nuevos contextos mezclando lo que ya ha sucedido, destruyendo el mundo sólo para reconstruirlo con las piezas que nos vayan interesando en cada momento, ya hablemos de hachas vikingas, dirigibles nazis o cuadrigas romanas. La cultura contemporánea se ha convertido en una especie de batidora donde la originalidad llega más por el orden y posición de los elementos que por la aparición de nuevas ideas.

Esto es lo que hace precisamente Mike Hoffman en su obra Madame Tarántula: Futurewest, una reconfiguración del Salvaje Oeste americano con elementos de la serie B más pulp hasta llegar al Nuevo Oeste, donde indios y vaqueros se mezclan con androides y mutantes. Ya habíamos hablado de Mike Hoffman en relación a su revista Tomb of Terror, creada junto al guionista Jason Crawley; una recuperación del espíritu más clásico de las publicaciones de Warren pero con un filtro más gamberro y menos políticamente correcto. Madame Tarántula también es un ejercicio nostálgico, aunque con la hibridación que ya hemos comentado, ya que su autor plantea un futuro donde tras una aparente edad dorada de la tecnología, diversos cataclismos ecológicos y bélicos han reconfigurado los restos de los días de glorias en un escenario que funciona a semejanza del viejo oeste. Este ejercicio no es nuevo, y vemos como otras sagas también han usado el futuro distópico para recrear épocas pasadas, casos como las novelas de Los juegos del hambre o los videojuegos Fallout, que a pesar de estar ambientadas en el futuro, recrean a su modo el Imperio Romano y la Norteamérica del baby boom de los pasados años 50.

Pero no es menos cierto que Mike Hoffman tampoco se toma muy en serio la cronología de su universo retrofuturista, no al menos en el sentido más matemático, pues en el artístico su implicación no podría ser mayor. En Madame Tarántula: Futurewest no encontraremos una saga épica en tres actos con su final apoteósico y liberador, más bien seremos espectadores del deambular de su protagonista por un escenario imposible donde todo responde a la fiebre de la imaginación, donde las emociones tienen más peso que la lógica. Mike Hoffman inventa un año 7011 muy particular con unas bases muy simples: en algún momento el centro de Norteamérica se inundó y el Nuevo Oeste es un páramo nuclear donde sólo los más valientes o estúpidos se atreven a entrar en busca de un codiciado nuevo mineral. Lo demás poco importa, pues cada nuevo dato o información no es más que la puerta para decenas de nuevos interrogantes, ya sea ese nuevo y ya extinto Nuevo Imperio Español o el hecho de que Madame Tarántula sea una mestiza, aunque no sepamos muy bien de qué.

tarantula pag

Madame Tarántula: Futurewest se debe de entender como un juego estético muy cercano a la improvisación, como una serie de ideas que bullían en la mente de Mike Hoffman y que ven su salida en volutas extrañas y hermosas que parecen no tener orden o concierto. Las historias cortas recopiladas en el volumen parecen no seguir ningún orden concreto ni llevar a ningún clímax donde encajen todas las piezas. En su lugar, acompañamos por un espacio árido y nuclear a una joven que trata simplemente de sobrevivir, sin preocuparse demasiado por las personas que le rodean, pues como defiende el propio Mike Hoffman en los extras al final del cómic, Madame Tarántula es más una villana del Nuevo Oeste que una heroína dispuesta a solucionar entuertos.

Por último no se puede pasar por alto el trabajo gráfico del propio Mike Hoffman, un arte que es imposible que no nos traiga a la mente el trabajo del mítico Frank Frazetta, del que el autor del cómic en cuestión bebe a grandes tragos. Por suerte, Mike Hoffman no se limita a ser una mala copia de Frazetta, y desde esa referencia construye un estilo propio lleno de puntos de unión, aunque con un gusto más notable por el cartoon más clásico. Este trabajo visual hace que Madame Tarántula: Futurewest sea un cómic que se disfruta tanto leyendo sus historias cortas como simplemente observando sus páginas, páginas llenas de una chica atractiva con capacidades más que de sobra para enfrentarse a cualquier peligro, así que es difícil imaginar qué más se podría pedir.

@bartofg
@lectorbicefalo

Las ganas del aprendiz y el talento del maestro

TOMB 1 portada 120px
Tomb of Terror (Jason Crawley, Mike Hoffman y AA.VV.). Tyrannosaurus Books, 2015. Rústica. 222 págs. ByN. 22,95 €

Una cosa que hay que tener claro con la madurez es que no necesariamente se debe entender como la suplantación de unos intereses por otros, es decir, en ningún momento se deben de dejar de hacer cierto tipo de cosas, o cultivar determinados intereses para que otros nuevos tomen su lugar. Más bien se debería hablar de una ampliación del gusto, nadie debería de dejar de disfrutar de los fuegos artificiales o y un cómic de superhéroes para en su lugar ver teatro brechtiano o leer a Tomas Moro. Como es lógico se suele empezar con el primer bloque, pero el mismo no debe de ser abandonado nunca, ya que se puede sentir retroalimentado de producciones más maduras. Tenemos un gran ejemplo en autores que han sabido reinventar a los personajes de DC y Marvel para que sin que dejen de resultar entretenidos nos cuenten algo más, haciendo compatible el puro entretenimiento escapista con reflexiones sociológicas, políticas o incluso metafísicas. Sin olvidar el peligro de supuestas creaciones superiores que revestidas de un halo de superioridad y maduración no son más que estupideces disfrazadas de ensayos filosóficos. ¿Alguien ha dicho Paulo Coelho?

Pues precisamente en las antípodas de cualquier estupidez absurdamente seria y adulta se encuentra Tomb of Terror, el ejercicio de sana diversión y profunda autoconsciencia que Jason Crawley y Mike Hoffman han perpetrado como un sentido homenaje a cabeceras clásicas como Tales from the crypt o Creepy, aunque negándose en todo momento a permanecer en el cálido terreno de la nostalgia, tomando una senda continuista y reformista donde el respeto a los mayores es totalmente compatible con la necesidad de dejar una impronta propia. Tomb of Terror surge como una iniciativa propia del guionista Jason Crawley y el dibujante, guionista esporádico, Mike Hoffman, que recuperan el formato revista de historietas para regalar a los lectores historias tan truculentas como humorísticas, sabiendo sondear ese espacio entre horror y humor que tantas buenas historias ha regalado. Por suerte, tenemos en España un primer tomo recopilatorio que recoge los cinco primeros números americanos de Tomb of Terror, cabecera que continúa publicándose regularmente en Estados Unidos.

El grueso de la publicación recae sobre los dos creadores, ya que Jason Crawley se encarga de escribir la mayoría de las historias, salvo algunas algunas en las que Mike Hoffman toma el papel de autor total. Además, en estos primeros cinco números contamos con la colaboración del guionista Scott Tipton, que adaptan una historia de Richard Matherson, y de los dibujantes Fernando Ignatius, Rock Baker, Jeff Austin, Jason Paulos, Maurizio Ercole, Scott Shriver, Fabrizio Fassio, Alessandro Borroni, Alessandro Ferrara y Marco Perugini. Sin duda, el trabajo de los artistas es notable, ya que aunque cada cual mantenga un estilo más o menos personal, no se puede negar que hay un regusto continuo a los dibujantes clásicos, desde la línea más simple de EC, deudora de la publicidad americana posterior a la Segunda Guerra Mundial, hasta el trabajo más recargado de Warren, heredera directa del resurgir gótico cercano al de la productora británica Hammer. Lo que si es notable, es el gusto por los monstruos horribles y las chicas bonitas, pues la sensualidad, llegando por poco a ser erotismo y para nada pornografía, está muy presente en las páginas de Tomb of Terror, demostrando claramente que es una creación para lectores maduros.

tomb muestra 4

Las historias por su parte presentan unos temas de lo más diversos, aunque nuevamente buscando inspiración en los clásicos, tanto en el terror más gótico de vampiros como en una ciencia-ficción con un cariz más monstruoso, todo sin olvidar los terrores urbanos y los asesinatos más truculentos. En el sentido narrativo, la mayoría de las historias siguen el paradigma clásico del chiste, mostrando unas premisas básicas que aumentan de nivel rápidamente hasta desembocar en una resolución sorprendente, algunas veces por inesperada y otras por truculenta. Ni Jason Crawley ni Mike Hoffman reinventan la historieta corta de terror, pero al menos la escriben con talento e interés. Relatos como La invasión de los gusanos escoria, En el mismo sentido o Dedos verdes o Fuera de conde, juegan con los mismos tópicos que hemos encontrado en el horror desde principios del siglo XX, pero adaptando el humor, la violencia y la sexualidad hasta nuestros días, consiguiendo que resulten disfrutables e interesantes hasta para el lector más versado, que sin duda sospechará el final de las mismas a mitad de su lectura.

En resumidas cuentas, el trabajo de Jason Crawley y Mike Hoffman Tomb of Terror es divertido y fresco, sin que esto necesite ser una excusa para respaldar su consumo. El tomo es un recopilatorio que en ningún momento esconde lo que es, historias de horror clásico para niños grandes, adultos que han crecido y que aunque miran con nostalgia las historietas del pasado, necesitan un producto nuevo, algo más acorde a sus tiempos y a su forma de ver la vida. Tomb of Terror gustará a cualquier fan del terror, que posiblemente tras terminar la lectura del primer volumen se desespere por tener en sus manos el siguiente editado en España.

@bartofg
@lectorbicefalo