Spain is Pain #287: Quinquis y yonkis

modelo1

Makoki. Fuga en la modelo (Miguel Gallardo y Juanito Mediavilla). La Cúpula, 2017. Rústica, 80 págs. B/N, 12,50€

El final de la década de los setenta y principio de los ochenta prometía a la población española un reseteo a todos los niveles: político, social, económico, etc. Pero una de las cosas que surgiría de ese periodo es un cambio en el paradigma mitológico popular, si durante unos cuarenta años el orden, el militar, lo adecuado y lo correcto definían, o al menos eso se intentaba imponer, a partir de ese momento los delincuentes pasan a primera plana de los medios comunicación, protagonizan películas y se les dedican canciones. Tras tantos años de ocultamiento la España de los barrios de extrarradio constituyen una mina para todos aquellos que desean reflejar la decadencia de un país en producciones de ficción.

Dos grandes títulos mantienen vivo el espíritu de aquel momento en el que se pone de manifiesto que los héroes construidos para la mayoría de la población no son válidos. Los deshauciados y los que de manera voluntaria han decidido salirse del sistema encuentran en la trilogía de Perros callejeros de José Antonio de la Loma y en Makoki unos referentes de una época cambiante. Si bien en el primer caso el realizador opta por el relato de redención social, polarizando el discurso y siendo maniqueo por ensalzar la delincuencia juvenil a través de mostrar a una sociedad que se desentiende de estas persona; por otro lado la creación de Gallardo y Mediavilla apunta a otras derivas.

modelo2

Si en Fuga en la modelo se utilizan los mismos elementos discursivos que en las cintas de de la Loma, un grupo de personas que se han montado su vida en la periferia del sistema, unos representantes del estado que no cumplen con la ley o se exceden con este y una sociedad completamente ausente, ajena a todo y a la que realmente no le importa lo que suceda al mundo. Aquí vemos como Emo, Cuco y el Niñato se bajan al moro a comprar hachis para llevarla hasta la Barcelona de los ochenta. Si bien les resulta fácil adquirir la sustancia estupefaciente el camino de vuelta constituye el verdadero relato, las dificultades y las peripecias de este grupo son el grueso del mismo; este road cómic muestra a la perfección el momento cambiante representado. Como trasfondo el penoso sistema penitenciario español protagonista gracias a delincuentes como El Vaquilla por su fuga.

Las aventuras de Makoki siguen teniendo a pesar de los años, los temas y la forma de tratados una gran frescura. Me gustaría destacar el valor historiográfico de los mismos no solo como historia del cómic español sino por la puesta en escena que disponen Gallardo y Mediavilla. Se trata en definitiva una gran crónica de los ochenta, la otra crónica, alejada de la de sucesos y más vinculada con un nuevo devenir social derivado de la represión de más de cuatro décadas. A eso hay que sumarle lo imprescindible de este volumen como obra  de ficción y como una de las más representativas del cómic underground patrio.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #218:Dos vidas en tres tiempos.

maria1

Maria y yo (María Gallardo y Miguel Gallardo) Astiberri, 2007 Cartoné 64 págs. Color, 12€

maria2

María y yo (Félix Fernández de Castro) Bausan Films y Pelis Chulas, 2010. 80 mins.

maria3

María cumple 20 años (María Gallardo y Miguel Gallardo) Astiberri, 2015 Cartoné 64 págs. Color, 12€

Parece que las personas han decidido perder la dignidad por aparecer en programas de televisión desde los reality casposos como GH y, la ya directamente carroña televisiva, Hombres mujeres y viceversa, pasando por cientos de Youtubers sin imaginación. Parece que la mediocridad se ha apoderado en la representación del ser humano convirtiéndolos en masas grises que solo desean vivir de hacer bolos por cutre-discotecas y poco más. Son representaciones artificiales, articuladas por guionistas, realizadores y presentadores que actúan a modo de dictadores que tratan de marcar la pauta de pensamiento en torno a esos seres que han decidido ser carne de cañón televisivo. Pero ¿es la vida así de triste y cutre?

Todo en favor de crear una experiencia de normalidad, las personas que aparecen en esos carroña-shows son exactamente iguales a los que están viendo la televisión en ese momento, y viceversa. Por lo que esa tan ansiada `normalidad´ que desea gran parte de la sociedad está asegurada. Pero, donde esta aquella tendencia, aquella idea que decía que todos somos especiales, que cada uno de nosotros podemos aportar algo al mundo que nos hace únicos. Evidentemente esa generación que gasta kilos en lacas y espuma fijadora se han perdido por el camino de esa ansiada estereotipia que busca formar parte del colectivo, y lo que es perderse en el no destacar, ser del montón.

“No quiero que a María la traten como a un niño normal sino como a una reina” dice Miguel Gallardo en el documental Maria y Yo de Félix Fernández de Castro, a colación de la formación educativa pero traspasando las fronteras de esta. Las paredes que separan el trato con las personas, los docentes, los padres, y todas las personas que nos encontramos en nuestra vida es lo que nos hace como somos cada uno de nosotros, otra cosa es que algunos deseen sumergirse en una aborrecible y grisácea normalidad, y otras sean “(I’m) unique just like everyone else” como María.

maria4

Estos fragmentos de vida que tanto Miguel como María, y Felix como un observador activo, nos han decidido regalar están destinados a mostrarnos la unicidad del ser humano frente a una masa amorfa que se mueve en la base de la pirámide de Maslow. En el primer libro María y Yo, Gallardo nos pilla por sorpresa con un estilo mucho más natural al que nos tiene habituado, fresco y espontaneo, un dibujo realizado por la necesidad de comunicarse con su hija nos desvela el relato del día a día que nos revela ha de ser siempre el mismo prefijado sin salirse de una estructura marca, pero decididamente emocionante para aquellos que leemos y conocemos por primera vez la existencia de María. El relato en primera persona, casi instantáneo, pasas página y esperas encontrarte a Miguel dibujando la siguiente página contándonos lo que está pasando en ese momento.

Sin embargo, en el álbum a pesar de que la centralidad de María y Miguel, iba a decir como personajes, se vislumbra esa masa grisácea de la que se ha hablado antes. Es en el documental donde se explota esa visión del mundo que se nos hace intuir en la obra en papel. Félix apuesta por la doble articulación para hablarnos del resto del mundo a través de María, May y Miguel, y de lo absurdamente predecible que es, para ello el director dota de centralidad a la piscina lugar donde convergen esos dos espacios de concepción del individuo. El documental se abre con escenas de la piscina del resort en el que un montón de turistas tumbados al sol no hacen nada mientras el monitor de fitness marca el ritmo de un ejercicio de fondo, sin embargo, ese espacio descrito como no lugar, es reescrito más adelante como un lugar poético en el que el autor de cómics y su hija juegan y se lo pasan bien, donde se ve el cariño y la dedicación del padre por la hija.

maria5 maria6

Pero en María cumple 20 años todo cambia de registro, el tono, el estilo y las formas de contarnos sus vidas. Si en el primer trabajo Gallardo se decide por el diario instantáneo, de plasmar aquello que sucede en ese momento. En esta última obra los parámetros son diferentes, una obra más consciente como tal, más planificada en el que el discurso del comic al uso es más utilizado que el título anterior, las ilustraciones son más utilitarias a la obra que en el caso anterior, quizás sea una obra más convencional que María y yo, pero no una obra convencional. En este segundo título María ha dejado de ser una niña y ya existe una conciencia de futuro de que pasará el día de mañana, a diferencia del relato anterior, más volcado en otros valores como la ilusión y la esperanza, aquí se nos muestra, quizás, la parte más complicada de toda la situación, los tics, los problemas diarios, y sobre todo la incertidumbre por el futuro de María.

maria7

Estas tres obras nos muestran lo importante del valor de la unicidad en las personas independientemente de los condicionantes existentes y que cada uno de nosotros somos imprescindibles para el resto, ya no tanto para ser especiales sino para ser nosotros mismos. Maria y yo es un relato en tres tiempos que nos muestra la importancia de los valores afectivos de las personas que nos rodean y de lo relevante de la creación de universos personales para nosotros y para los que nos rodean. Una obra en tres tiempos que no necesita ser leida/vista en orden cronológico en la que, al menos en las obras en papel, Gallardo plasma una realidad personal, sin morbo, casi sin espacios en lo que lo único que adquiere valor es el vínculo entre personas. Y respondiendo a la pregunta inicial ¿es la vida así de triste y cutre?, y tras haber visto y leído estas obras, la respuesta es no.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo