Spain is Pain #336: Juegos de identidad

il_fullxfull.1412931887_58jy

El lago (Mayte Alvarado). Spiderland/Snake, 2017. Grapa, 24 págs. B/N, 10€

El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde de Robert Louis Stevenson, Vértigo de Alfred Hitchcock o la recientemente estrenada Quién te cantará de Carlos Vermut, indagan en diferentes vertientes de la construcción binaria de la personalidad. Si bien la primigenia obra de Stevenson nos habla de esa idea de la complementariedad del bien y del mal tanto las obras de Hitchcock como Vermut se trata de investigaciones sobre la personalidad como una elaboración que tiene que ver más con las expectativas creada sobre uno mismo o sobre otra persona.

En El lago Mayte Alvarado nos habla de esos juegos de identidad en un relato breve en el que muestra sus virtudes como narradora y dibujante. Pero aquí el espacio juega un papel importante, un lago al anochecer. Las aguas nocturnas están asociadas a los flujos de transformación y al poder mostrar las otras caras del yo, pero también está asociado en semiótica como un espacio femenino de cambio. Aquí el lago es un lugar de revelación interior y desdoblamiento de la persona. La protagonista entra con cierto recelo a un lago en el que se nos muestra la fiereza de la naturaleza peces devorándose unos a otros. Una vez ella entra dentro del lago nada a través de unas algas y una se quiere asemejar a ella.

LAGO_06

El conflicto se establece cuando la copia, o lo que suponemos como tal intenta hacerse con la vida de la humana. ¿Naturaleza versus humanos? O simplemente cambio interior disfrazado con cierto toque de sci-fi terror en un viaje subacuático en el que las formas dispersas de las algas toman formas de la anatomía humana. El juego de contrastes forma/fondo y entre la protagonista y su pretendida copia, la ausencia de diálogos y acotaciones textuales hace que todo el peso recaiga en lo visual. Lo cual le permite jugar a la autora con los claroscuros, los tonos grises, pero sobre todo con el blanco y negro. Al igual que la obra anterior de la autora se trata más de un trabajo de sugerir que de mostrar y narrar, de imaginar a los espacios y a los personajes que de describirlos. Lo que viene a ser sumergirse en el relato y rebuscar por ahí hasta que cada uno encuentre su respuesta.

 @Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is pain #232: Presencia.

E-191

E-19 (Mayte Alvarado) El verano del Cohete, 2015. Rústica, 72 págs..Color, 19€

La obra de Mayte Alvarado es eminentemente femenina, o dicho de otra forma, tiene a la mujer en el centro de sus narrativas. Pero no en un sentido único y aislado sin referencias de otro tipo. Son mujeres en mundos masculinos, así que a pesar de ser ellas las protagonistas, son los hombres los que dominan, construyen y regulan dichos mundos. En Livianas (2012) el relato se desarrolla en una ciudad donde las mujeres volaban y los hombre para evitarlo las encierran en jaulas; en Miss Marjorie (2013) unas manos masculinas, el hombre reducido a sus extremidades superiores, manipulan a una protagonista encerrada en su mundo.

En E-19 el relato de lo femenino es completamente diferente. La mujer solo aparece en su esencia y en el recuerdo del protagonista. Este primer cómic de Mayte Alvarado está protagonizado que vive solo en una especie de jardín del Edén en el cual cultiva sus propios alimentos, tiene su hogar pero echa de menos la compañía de alguien, concretamente su pareja, existente o imaginada. Para ello construye una androide no tanto para sustituirla sino porque su presencia parece, hasta cierto punto, calmarle la soledad. Pero el robot, la forma, no es ni mucho menos la esencia de la mujer. La androide parece tener, al menos, en su estructura exterior todos los atributos femeninos, pero no deja de ser una construcción elaborada desde una perspectiva masculina. Él le regala una flor, acto de galantería clásico, pero cuando la androide aprecia la belleza de la mariposa empieza una transformación frustrada por no habérsele incluido los atributos interiores, inherentes a lo femenino, que le ayuden a reimaginarse a sí misma. El hombre no es capaz de crear algo femenino con sus propias manos, sino una imagen de lo que él cree en que consiste la mujer.

E-192

Sin embargo E-19 bordea el relato de lo humano desde dos puntos de vista con dos referentes muy claros. El primero Adán y Eva, el primer hombre y la primera mujer sobre la Tierra según el Antiguo Testamento, aunque a diferencia de ser el propio Dios el que crea la mujer a partir de una costilla de Adán, es decir definiendo a la mujer a partir del hombre, aquí es él, en ese jardín del Edén en forma de granja, que con su imaginación y conocimiento, una especie de costilla metafórica, construye una mujer ideal, al menos en forma.

El segundo referente es Frankenstein que describe la voluntad humana por crear vida y moldearla al antojo del hacedor. A pesar de que el protagonista no esconde ningún fin oculto para su androide. La elaboración de la misma es en si misma una idea perversa. Así pues, E-19 a pesar de sus formas amables esconde  el fondo un cómic crudo con gran capacidad para sintetizar un gran número de conceptos y referentes en un discurso único y personal que encaja con el resto del universo imaginado de una autora con los pies en la tierra.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is pain #205: El fantasma desmontado.

fant1

Fantasmas (VVAA) El verano del cohete, 2014. Rústica con sobrecubierta, 64 págs color. 20€

En el último lustro se ha constatado el nacimiento de una nueva ola de autores de cómic dentro del panorama nacional. A diferencia de otras épocas el abanico de géneros, estilos y de acercamiento el medio ha sido muy variado, cierto es que a nivel global se ha establecido una comunidad de creadores que lejos de las referencias o las limitaciones de lo publicado en cada país y los estilos impuestos comercialmente, transformaciones y transposiciones de estilo son más globales que locales. Internet ha jugado un gran papel en este trasvase de conocimientos, estilos y formas de abordar el conocimiento del medio.

Pero a pesar de que Internet es el gran soporte para el cómic, tanto por la libertad que ofrece como la difusión que otorga a las obras, los autores, lectores y editores de tebeos tenemos una vertiente fetichista que nos atrae hacia el cómic no solo como obra artística sino como objeto. Para que el libro sea un objeto de culto merece un cuidado que no todas las editoriales, sobre todo las grandes, no pueden ofrecer o quieren. De ahí que el último lustro sea también el de las pequeñas editoriales que ofrecen no solo la oportunidad al lector de llegar a los autores más marginales, radicales o locales. A parte de tener un cuidado extremo por hacernos llegar libros editados de manera exquisita. Podríamos decir que estas editoriales cumplen una máxima: the smaller the better. Da igual que solo lancen una decena de libros al año o tan solo un par, cada uno de estos estará editado de manera exquisita.

fant2

Creo que esa máxima se cumple a la perfección con El verano del cohete la pequeña editorial dirigida, o mejor dicho regentada, Mayte Alvarado y Borja González. Para muestra nos vale su última obra editorial: Fantasmas. Este texto es un metajuego en el que de entrada se rechaza la imagen arquetípica de los espectros dejando de lado lo infantil de lo icónico de las cadenas y las sabanas colgantes y la imagen del espíritu desgarrado que se ha quedado atrapado en este plano de existencia y no ha dado el paso a través del túnel de luz. Aquí el juego se inicia con las biografías de los autores, en pasado, con sus obras y especificando como murieron, ni de forma poética ni siquiera ideal para ser artistas.

Las historias ahondan en la vertiente humana del fantasma manteniendo el aspecto físico pero no la corporeidad. En “Regreso a casa” de Daniela Tieni los protagonistas juegan con el guardia de un museo y con las obras del mismo; “El fantasma y el cuervo” de Mayte Alvarado es sobre un fantasma femenino que ha de dar el paso final para abandonar nuestra realidad y de paso reivindica la espiritualidad de los animales; “El verano del rio” de José Luis Forte y Fermín Solis entra de lleno con los espíritus infantiles con un estilo naif que nos habla sobre la dificultad de abandonar las viejas costumbres; “1234” de Roman Muradov es un ejercicio sobre la descorporeización del del individuo, y quizás el relato más oscuro del volumen.  “Aniversario” de Rui Díaz y Irati Fernández es un bello relato sobre el amor tras la muerte; “Primeros días con Carmen” de Carla Besora  indaga sobre el proceso de percepción humana de entes de otras dimensiones; “La búsqueda” de Owen Gent sobre la soledad del espíritu tras fallecer y la dificultad de encontrar lazos con otros seres, el volumen se cierra con “Concierto de medianoche” de Borja Gonzalez en el que el autor fiel a su estilo nos muestra a una banda que toca en mitad del bosque para los espíritus de enamorados.

fant3

Fantasmas son una serie de obras que quizás de manera inconsciente realizan una pequeña investigación de supuestos post-mortem y que de paso se cargan todos los estereotipos. Muchas veces este tipo de relatos están llenos de lecturas moralistas, aquí no, en la mayoría de los casos nos encontramos con el goce de la post-vida con seres que simplemente han fallecido sin saber las causas, ni el cómo, ni si se lo han merecido o no. El color juega una faceta muy importante en todos los relatos, en general abogan por un abandono de los colores apagados y apuestan por colores vivos que realzan el valor humano del fantasma. En definitiva todo un regalo de los autores y los editores nos hacen a los lectores. Una obra bella por fuera y por dentro que no dejaremos de recomendar a nuestros mejores y más íntimos amigos. Sean fantasmas o no.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo