Spain is Pain #241: Lo mejor de 2015.

Se ha acabado 2015 y empiezan las listas de lo mejor: música, cine, literatura,… y como no las de cómic también. Como bien es sabido esta sección está dedicada exclusivamente al cómic español. Este año como en anteriores he sido incapaz de hacer una lista de los 10 mejores, por eliminación me he quedado con 12 títulos que considero imprescindibles para entender el año tebeístico español. Y recordad, las listas son subjetivas y nunca a gusto de todos.

1.- La casa de Paco Roca (Astiberri)

lacasa1

Para mí la mejor obra de Paco Roca, y el mejor título de este año, hasta el momento. En esta el que el pulso autoral se une al personal para crear una obra emocionante sobre personas, familias, y las emociones que se construyen alrededor de una casa.

2.- ¡Oh diabólica ficción! de Max (La Cúpula)

diabolica

Cada obra de Max sigue siendo una sorpresa a pesar de la longeva, y afortunada, de su obra. Su último trabajo gira en torno a la idea de creación encarnando en una urraca el origen de la cultura humana. Estética breve al servicio del intelecto que tiene como protagonista a la cultura.

3.- Necrópolis de Marcos Prior (Astiberri)

necropolis

Al igual que sus trabajos anteriores Marcos Prior opta por el análisis político y social. En este caso una ciudad en proceso de cambio, en el que brillantemente el autor hace protagonista al lector que presencia la carrera electoral de los candidatos a la alcaldía y los testimonios de ciudadanos anónimos. Necrópolis cae como una losa sobre nuestras consciencias. Leanlo.

4.- Llavaneres de Arnau Sanz (Edicions de Ponent)

llavaneres1

Arnau Sanz nos regala en esta ocasión un relato sobre el recuerdo, la familia y la importancia de los espacios; pero sobre todo del tiempo. Llavaneres es una obra sobre el pasado aquel que fue real, y aquel que muchas veces, sin saberlo, imaginamos y que lo incluimos en nuestra línea temporal.

5.- Soufflé de Cristian Robles (La Cúpula)

souffle1

Soufflé retoma la idea de representación de una sociedad alienada de sus instintos naturales que se mueve por una artificialidad de en los hábitos y costumbres, de la incapacidad de ser una comunidad más allá de la superficie, pero repitiendo la fórmula de su obra anterior, sin moraleja ni falsos relatos sociales. Fascinante en lo estético.

6.- ¡Garcia! de Santiago García y Luis Bustos (Astiberri)

garcia1

Un puñetazo en la cara. Eso es lo que es el último trabajo de García y Bustos, una obra destinada a remover tripas entremezclando el thriller político y el relato de acción, pero que sin duda está cargado de muy mala leche en cuanto a la representación de nuestro país se refiere. Un reflejo de España aquí y ahora.

7.- Hit emocional de Juanjo Sáez (Sexto piso)

hit1

Nadie como Juanjo Sáez habla de su vida y nos hace sentir como parte de ella. En este título utiliza una herramienta infalible: la música. A través de esta hila una estructura narrativa vinculada a las experiencias personales, que a medida que pasan las páginas nos van pareciendo más y más nuestras.

8.- El paraíso perdido de Pablo Auladell (Sexto piso)

paraiso1

El paraíso perdido de John Milton es una obra compleja de ahí que el valor de esta adaptación/reescritura de Pablo Auladell sea tan interesante. Se trata de un libro bello que establece vínculos con algunos momentos de la historia del arte y en el que podemos ver la evolución del artista.

9.- Quartznaut de Álex Red (DeHavilland)

Quartz1

Un padre y una hija entra en una tienda muy especial en la que un perro entra en trance cuando escucha rock progresivo. Álex Red esboza la excusa perfecta para diseñar micromundos fantásticos en una obra divertida que hay que leer con los ojos, y la mente, muy abierta. Estética arrebatadora.

10.- Heartbeat de María Llovet (Norma Editorial)

heartbeat

La especialidad de la autora catalana es crear obras llenas de texturas y capas narrativas con múltiples referencias a la mitología y al arte en general. Esta vez el punto de partida son unos falsos adolescentes que juegan con la vida y la muerte, quitándola o dejándosela quitar. Una obra magnifica de una de mis autoras favoritas.

11.- Murcia de Magius (Entrecomics cómics)

murcia_Page_1

Magius reinterpreta el universo provincial murciano, los tejemanejes políticos, las liturgias religiosas, etc. En la que la perversión del concepto de rito nos permite explorar que hay detrás de costumbres que con el tiempo se han convertido en rutina.

12.- Las aventuras de Joselito de José Pablo García (Reino de Cordelia)

Joselito1

José Pablo García hace un homenaje pop en el sentido más amplio de la palabra con Joselito, uno de los iconos de la cultura popular española más reconocidos en todo el mundo. Pero no se queda en la superficie del homenaje sino los estilos gráficos son otro homenaje al cómic como arte en sí mismo. Una obra fantástica.

 @Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is Pain #238: Spain is bleeding

garcia1

¡García! – Vol.1. (Santiago García y Luis Bustos) Astiberri, 2015. Rústica, 192 págs. B/N, 15€.

Cierto es que las derechas de este país viven, quieren vivir y quieren que vivamos en una especie de realidad alternativa en la que el presente social y las necesidades de las de los diferentes grupos sociales están disfrazados de caprichos que buscan destruir España. España como un concepto difícil de acotar, como cualquier nacionalidad, pero que aquí se insiste a asociar a una serie de valores con los que cada vez más ciudadanos se sienten menos identificados. Un país en el que las ansias de cambios beneficiosos para el global de la población, vengan de donde vengan, son vistos como algo negativo.

Quizás con un poco de malicia he reservado ¡García! de Santiago García y Luis Bustos, con una breve pero divertida colaboración de Manel Fontdevila, para estos días de campaña electoral. Momentos en los que salen a relucir aquellos aspectos más abstractos de los conceptos nacionales de nuestro país. García es un héroe de la posguerra una especie de superhombre que combatía aquellos males ficticios que acuciaban a España de los cuales el dictador no se cansaba de advertirnos. Sí, me refiero a aquella  seudomitología del mal judeomasónica que nuestro protagonista se ocupó de mantener a raya hasta que en un momento de la historia se lo traga la tierra.

Garcia2

Finalmente aparece en el presente, a pocos días de unas elecciones nacionales en la que la candidata a la presidencia de los liberales ha sido secuestrada, presuntamente por un grupo terrorista de ultraizquierda. García llega desubicado y es reutilizado por el servicio secreto español regido por Jaimito su antiguo sidekick. Esto nos ofrece una imagen muy simbólica y potente de lo latente de como los poderes que se anclaron durante la dictadura siguen teniendo el timón del rumbo que tiene que tomar este país, pero también para mostrar la diferencia entre musculo y cerebro. García a pesar de representar los valores de un régimen antediluviano y rabioso no es más que un icono de la pulcritud y de la rectitud impuesta de cara al exterior durante el régimen como reflejo de esa España vanamente pretendida.

Lo que en un principio parece un thriller de acción, con unas escenas de peleas brillantemente coreografiadas por Bustos, es en realidad un thriller político social de la España actual protagonizado no solo por García, sino por Antonia una mujer joven que trabaja en prácticas en un periódico de izquierdas y que empieza a establecer relaciones con su pasado familiar y con la prensa más conservadora. El despliegue narrativo es amplio García, el guionista, dibuja, a través de la doble articulación, una obra muy ambiciosa disfrazada de cómic de acción pero que narra este terrible apocalipsis que estamos viviendo a cámara lenta y de cómo y porque nos cuesta tanto salir de este pozo político en el que nos hallamos. Por su lado Bustos muestra una doble vertiente en la que puede ser tan dulce como brutal pasando por tonos más realistas. Lo dicho quedan unos días para votar, lean ¡García! y reflexionen.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #201: Lo mejor de 2014.

Se acaba el año, empieza uno nuevo y para no perder la costumbre, ya por tercer año consecutivo, publico la lista de lo mejor del año a nivel estatal. Se trata de una lista subjetiva,  quizás más de sensaciones y de valores. Creo que he escogido los títulos listados a continuación por los valores narrativos, estéticos y discursivos en los que los autores se han apoyado para elaborar su relato; y en las sensaciones que me han provocado cada título. Esta lista como cualquier otra es puramente subjetiva. Como por lo general no me gustan las listas de 10 este año he escogido 12, porque 12 son las campanadas y las uvas que nos separan un año de otro. Pues eso, ahí va la lista:

Culto1

  1. Culto Charles de José Ja Ja Ja (Fulgencio Pimentel)

La primera posición es para el trabajo de José Ja Ja Ja. Su obra nos habla de un descubrimiento que empieza por la edición en intonso (quiero pensar que no soy el único tonto que escribí a Berni para decirle que mi volumen estaba defectuoso 😉 ) que nos remite a aquellos textos inéditos que han estado ocultos durante mucho tiempo y aparecen ante nosotros vírgenes, por abrir, en un lenguaje visual críptico que nos obliga a repasar las páginas una y otra vez. Una obra difícil pero gratificante que va en contra las visiones ultracanónicas y preconcebidas del cómic. 2014 no hubiese sido lo mismo sin Culto Charles.

lasmeninas1

  1. Las meninas de Santiago García y Javier Olivares (Astiberri)

Frente al primer título que compone esta lista podríamos  considerar la obra de Santiago García y Javier Olivares como clásica. Pero no nos engañemos, Las meninas es uno de esos títulos que seguiremos releyendo una y otra vez por la cantidad de capas discursivas que los autores han aplicado y  que no hace más que revalorizar, más si cabe, la figura de Velázquez y poner un granito de arena más en el valor del cómic como medio para explicar la historia de un país. Firme candidato para el Premio Nacional del Cómic.

ikea3

  1. Ikea Dream Makers de Cristian Robles (DeHavilland)

Una de las sorpresas de la temporada, Ikea Dream Makers es el cómic que nadie esperaba encontrarse este año y el autor se ha plantado ahí con una gran solvencia narrativa y estética. Pero sobre todo por la capacidad de elaborar un discurso que nos habla del lado más cruel del capitalismo sin recurrir a lo más patético del relato social. Imprescindible.

scary

  1. Trabajo de clase/Nuevos Románticos de Ana Galvañ y Marc Torices (Apa-Apa Cómics)

Dos relatos centrados en la extrañeza de la adolescencia, y lo difícil que es crecer en una sociedad completamente alienada. Ana Galvañ y Marc Torices nos proponen un viaje alucinógeno al centro de la adolescencia, al terror que producen esos años de llenos de dudas y miedo. Así son las dos historias que componen el Miedo Issue, dos joyitas que no han de pasar desapercibidas.

versus-700x392

  1. VERSUS de Luis Bustos ( Entrecomics Comics)

El último combate de Tom King no es un combate normal, contra un adversario; no es un simple intercambio de golpes; sino que  es contra el tiempo y su vida. Esta cuenta atrás es narrada brillantemente por Luis Bustos, en un relato del que todos sabemos el final, pero nadie conoce el transcurso. Versus es una apología de la estética aplicada al deporte, una obra intensa que explica la fuerza de este deporte a través de unos lápices que no tiemblan a la hora de utilizar cualquier recurso y mostrar el sufrimiento del protagonista. Soberbia, dura e intensa, una obra para devorar que va directamente a la retina.

dltlps_cover

  1. DLTLPS de Gabriel Corbera (Space Face Books)

La vida como un bucle, hacer del momento clave algo infinito del que no se sale. EL punto fuerte de DLTLPS es la creación de unos personajes muy icónicos que no evolucionan en un escenario que no para de plantearle una serie de obstáculos, que en realidad les debería hacer crecer como personajes. El relato es un reto constante al lector por plantear una aventura infinita de la que solo vemos un fragmento, de la que solo podemos percibir la esencia de lo ahí narrado.

fsp_por

  1. F$P #1 de Irra y Dabi (Autoedición)

Estos dos tipos son los autores sevillanos, que si todo va como tiene que ir, van a dar mucho que hablar. El pasado noviembre se autoeditaron dos obras F $ P y A. Las dos me encantaron, pero si me tengo que quedar con una escojo la primera. Se trata de un texto adrenalítico que se desarrolla en una Sevilla sumergida en el Iberpunk con fuerzas demoniacas de por medio. El conjunto me recuerda a la primera vez que leí Akira de Katsuhiro Otomo, no digo más. Siganles la pista por las redes sociales.

Kiosco 1

  1. Kiosco de Juan Berrio (Dibbuks)

Otro canto a la vida en la ciudad del autor vallisoletano. Este trabajo planteado con sencillez nos planta la historia de una persona, un ser humano desde que se levanta hasta que se acuesta. Su puesto de trabajo es una atalaya desde la que puede vislumbrar todo lo que sucede en la ciudad. Lejos de ser una obra voyeur, como fue su anterior Cuaderno de frases encontradas, se trata de una obra que fabricada, creada desde cero pero que guarda ese aspecto de crónica social que tiene los últimos trabajos del autor. Juan Berrio es uno de los imprescindibles del cómic español.

putokrio1

  1. PutoKrío de Jorge Riera y VVAA (Edicions de Ponent)

Los que conocen a Jorge Riera dicen que es un tipo peculiar: genial, borrachuzo, pesado, encantador, bipolar, etc. No sé si es cierto pero en PutoKrío nos lo deja muy clara en su muy verdadera, aunque quizás no tanto, biografía. Esta obra es un gran juego metabiográfico en el que el personaje de ficción se apodera de la falsa vida real del guionista. Todo empieza como una broma pero el juego de Riera se encuentra a medio camino entre el found footage y el mockumentary se salda con resultados más que satisfactorios.

Inercia 1

  1. Inercia de Antonio Hitos (Salamandra Graphic)

Posiblemente el trabajo más anunciado y esperado del año. Antonio Hitos debuta con una obra sobre lo humano y lo divino, con una crítica brutal a esto último. Para matar ese ápice de la trascendencia de la vida y lo humano utiliza el puñal de la ciencia. Todo en un entorno urbanita, deshumanizado con unos edificios y contextos que prescinden de las personas. Un título impecable en el aspecto gráfico que sorprenderá a muchos por su solvencia narrativa. Un cómic que necesita releerse unas cuantas veces para captar las metáforas y el uso narrativo del color.

polo_sur

  1. El Polo Sur de Alexis Nolla (Apa-Apa Cómics)

En este trabajo Alexis Nolla dota al fracaso con una estética casi naif a unos seres voluntariosos que saben que no van a conseguir lo que se han propuesto, y a pesar de ello siguen para adelante. El autor nos plantea una obra sobre el viaje, el trayecto supone lo más importante de la narración, el fin no existe, sino una continua secuencia de idas y venidas que retratan el carácter de unos personajes cuyo mayor logro ha sido pervivir a pesar de no lograr sus metas.

futbol1

  1. Fútbol. La novela gráfica de Santiago García y Pablo Ríos (Astiberri)

Vamos a ser sinceros, pensaba que Futbol iba a ser el comic que menos me iba a gustar este año. Me encanta el estilo de Pablo pero no lo acababa de ver. Pero tonto de mí, Futbol es un texto que ha sido capaz de alejarse de todos los tópicos del deporte rey (topicazo por excelencia) sin perder la esencia de lo que hace que este deporte sea socialmente tan aceptado. Gusta a los más forofos y enganchará a aquellos que descubran la faceta humana del deporte. Porque de eso va esta obra de la dimensión que adquieren cuando se pone por medio una pelota. Eso y que el trabajo de Pablo, y el de Santiago, es la p*ll* (perdonen)

 

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

 

Spain is Pain #186: Reacción y acción.

cover-h

Orgullo y satisfacción nº 1 (VVAA). Orgullo y satisfacción SL (2014). Cómic digital (PDF/CBR). Color. 103 págs. 1,5 € (como mínimo)

Podría decirse que vivimos, en los social, un periodo bastante estándar en el que el statu quo se mantiene de manera, porque no decirlo, bastante insana. Con esa idea de trasfondo se nos vende, en cierta manera, a través de diferentes aspectos que todo ha cambiado, se nos invita a percibir una evolución continua y revolucionaria; pero a cada pequeño paso que damos lejos de distanciarnos de ese centro gravitatorio de la mediocridad que se nos propone, nos acerca más todavía.

Si nos remitimos al ámbito de la política la cosa es todavía peor, nos movemos en la misma órbita que hace cuarenta años por lo que cualquier propuesta política “innovadora” antes o después deberá gravitar en torno a unos ecosistemas estructuralmente viciados. Ha tenido que llegar una crisis desintegradora, social y económicamente hablando para darnos cuenta de que las funciones de los políticos en este país se reducen básicamente a dos: timar y protegerse a ellos mismos, independientemente del signo político al que estén aglutinado, ya no digo al signo político que defienden porque todos sabemos que no es así.

Dentro de esa comodidad ideológica promovida por el establishment la idea de lo crítico hacia las estructuras estatales ha quedado a lo largo de las décadas completamente diluida, al menos a un nivel mainstream. Los blogs, la nueva escena de publicaciones de izquierdas han supuesto un buen acicate político pero con poca repercusión al menos a nivel social y político. Todo hasta la llegada de Mongolia, la revista satírica que como retranca final reserva las diez últimas páginas a informes reales sobre los quehaceres de la clase dominante.

Pero ¿y qué pasaba con El Jueves? Sé que a día de hoy con todo lo acontecido es muy fácil cargar con la revista satírica de referencia en este país, la última superviviente de la larga tradición de revistas dedicadas a la crítica social. El jueves está ahí sin más con poca posibilidad de reacción, me refiero a la revista como un ente. En cierta manera ya se nos había instalado en la cabeza la idea de que la publicación en cuestión era un ente que acogía a una serie de autores que más o menos comulgaban con la revista en cuestión, como un todo. Hasta que un día de junio un tipo decide jubilarse y dejarle su puesto de trabajo a su hijo, si hubiese sido un campesino, un pescadero o un zapatero, no hubiera pasado absolutamente nada. Sin embargo, el tipo en cuestión era el rey (en minúscula a propósito) de España, fue uno de esos momentos que los astrólogos denominan conjunción de astros, sin embargo; en este caso fue de la prensa y los medios generalistas, todos a una sin un resquicio de duda sin quiebra cantaban las alabanzas del viejo monarca y loas al nuevo (algo más o menos parecido a lo que hemos visto estos días con respecto a la muerte de Botín).

oys2

Bueno, una quiebra si, realmente una doble quiebra, la famosa portada de El Jueves y la dimisión en masa de muchos de los autores más representativos de la cabecera. Tras todo eso como reacción nace Orgullo y satisfacción donde los autores que han abandonado la revista dan su muy especial bienvenida al nuevo monarca. Un trabajo que nace de una rabia premeditada y que descubre a la gran mayoría de los lectores de El Jueves que la revista en cuestión no es un ente aglutinador. Las renuncias de los autores a través de Twitter, Facebook o los blogs personales los personaliza nos hacen sentir la impotencia de la situación y su condiciones de trabajadores del medio. De ahí nacía ese especial de la publicación digital.

Si esa fue la reacción, la publicación del primer número regular de Orgullo y satisfacción nace de la acción premeditada de crear una publicación con un serio espíritu crítico en la que los autores solo tienen que rendir cuenta con ellos mismos. Seguramente no sea la primera iniciativa de este tipo, solo hay que recordar Tio Vivo, pero en este caso la particularidad de la situación social y económica del país, de la notoriedad de los autores que componen la plantilla de esta cabecera, y de una clara y sana voluntad de tocar los huevos. Sobre todo esto último.

Pero me quedan un par de dudas ¿habrá trasvase de lectores de El Jueves a Orgullo y satisfacción? ¿El lector objetivo es él mismo? Tras la lectura del último número, que en realidad es el número uno, me da la sensación de que hay diferencias en el trato de las temáticas que podría hacer que no hubiera cierto trasvase, pero que buscando un tipo de lector nuevo no se quiera perder a los antiguos lectores. También el formato digital es un buen acicate para ese tipo de usuario de tabletas que busca centralizar todos sus usos culturales en ese soporte. En definitiva, Orgullo y satisfacción es una necesaria reacción al mainstream informativo, esperemos que con el tiempo no se acomoden.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo