Credo. Rose Wilder Lane, la feminista libertaria (Peter Bagge)

Credo. Rose Wilder Lane, la feminista libertaria (Peter Bagge). Ediciones La Cúpula, 2020. Rústica, 116 págs. Color, 17,90€

Peter Bagge es uno de los pilares del cómic underground de los noventa y de principios de siglo XX y con el que muchos empezamos a leer ese otro cómic que estaba más allá del imperante comic-book de superhéroes y el manga que empezaba a ser un público mayoritario. Las aventuras de Buddy Bradley tenían un aroma a crónica que no se ha podido apreciar hasta que ha pasado un tiempo. Pero en aquel momento Bagge ya estaba haciendo una labor de recopilación en viñetas del mundo contemporáneo de cómo se vivía apartado de los grandes paradigmas sociales del capitalismo estadounidense.  Unos paradigmas sobre los que el propio autor investigaba a través de pequeñas biografías de los paters del liberalismo salvaje y del subjetivismo más puro.

Es decir, la historia no-secreta del nacimiento del actual espíritu del país de las barras y las estrella. La biografía de Rose Wilder Lane es uno de los mejores ejemplos de la formación espiritual de un país que reniega de cualquier opción de progreso social en busca de igualdad. Wilder Lane es una de las madres junto Ayn Rand e Isabel Paterson, del renacimiento del movimiento libertario de mediados del siglo XX. Un movimiento que aboga por la reducción al mínimo, o casi la abolición, del estado, al cual consideran un obstáculo pernicioso para el desarrollo personal de los individuos. De ahí surge la idea libertaria de que cada individuo debe enfrentarse por sí mismo a la sociedad independientemente de los privilegios adquiridos por el sistema o la desventajas con las que ese mismo sistema lastra a gran parte de la población.

Dejando de lado la crónica como valor de su obra de ficción, aquí opta por una biografía ficcionada en el registro propio del autor. Aunque el trazo de Bagge a veces da la sensación que el tratamiento es un tanto cómico eso no borra en ningún momento el proceso de investigación y documentación sobre el personaje diseccionado. La obra se abre con una exposición por parte del autor sobre los motivos que le llevan a emprender el proyecto. Lo interesante es ver cómo se aparta de la prototípica biografía en cómic en la que tan solo se narran los hechos importantes de la vida del personaje en cuestión. Bagge opta por dotar de una sicología al personaje que le ayuda a desarrollar los monólogos interiores de estos. Consciente de la imposibilidad de abordar una vida en el medio cómic, complementa con unas notas finales el documento para ampliar el conocimiento sobre  Rose Wilder Lane. Lectura recomendadísima tanto por el autor como por el personaje retratado.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Cecil y Jordan en Nueva York (Gabrielle Bell)

 

Cecil y Jordan en Nueva York (Gabrielle Bell). Ediciones La Cúpula, 2019. Rústica, 160 pags. Color y B/N, 15,50 €

Gabrielle Bell representa la perfección a personajes que podemos denominar como ensimismados en el hedonismo asocial. Seres más próximos a construirse como personajes que como personas. Lo que vulgarmente se conoce como postureo. Un postureo lánguido preñado de pretendida tristeza que hace a los personajes como especiales, falsamente sensibles y con una mirada elitista hacia su entorno. Aun así la autora muestra cierta complacencia hacia estos personajes, los mima, los quiere, no los pone en situaciones complicadas. Los problemas de estos son tan solo los del primer mundo.

Aunque posiblemente lo más atractivo de la obra de Bell no sean los personajes, que lo son por cómo están creados y como discurren por un contexto narrativo. Lo más interesante es la sensación que todos los personajes pueblan el mismo espacio ficcional, no tanto por los lugares en los que habitan los personajes si no por el estado de ánimo que estos transmiten a lo largo de sus relatos. Estos unifican el espacio narrativo de esta compilación de relatos cortos de Bell. Esa especie de languidez y tristeza que predomina el carácter de los personajes crea una sensación de imposibilidad vital de los mismos. Todos aspiran a algo que no saben si realmente quieren, los sueños, las metas y los deseos personales se convierten en una especie de leit motiv continuo acentuado por la imposibilidad de los mismos.

Estas aspiraciones se convierten en una sombra que acompaña a los personajes, los martiriza, no les deja avanzar y los convierte en esclavos de sí mismos. Esto unifica el espacio narrativo, los personajes no tiene que compartirlo pero si respirar el mismo aire en la construcción de los mismos. En ese sentido la autora dota de cierto aire personalista y de proximidad a los personajes y a las situaciones hace que el relato que une a todas las historias cortas que componen el volumen tenga un aire autobiográfico. Gabrielle Bell es en esas lides una de las autoras que mejor representa la desazón de una sociedad que decide vivir apartada de todo, y que se pierden en su propia construcción vital.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

El humano (Lucas Varela y Diego Agrimbau)

Lucas-Varela-y-Diego-Agrimbau-El-Humano-cubierta-555x710

El humano (Lucas Varela y  Diego Agrimbau). Ediciones La Cúpula, 2020. Rústica, 148 págs. Color, 19,50€

Las narrativas post-humanidad van haciéndose más populares mientras que aquellas que abordan el fin del mundo tal cual están tan asumidas que las podemos encontrar entre la producción de tv movies de plataformas como Netflix. Películas como After Earth, Oblivion, las dos sagas de El planeta de los simios, la reciente trilogía animada de Godzilla, nos plantean una visión de un ser humano que busca redención volviendo a un planeta Tierra que han destrozado en el que el rastro de las civilizaciones son cuestiones del pasado. Nos encontramos con una población animal que ha evolucionado y en algunos caso los propios humanos han cambiado. El pasado humano es un resto sin importancia en la memoria del planeta y el hombre vuelve con intenciones de conquistar y reconducir el orden del planeta.

El Humano de Lucas Varela y Diego Agrimbau trata sobre una expedición para investigar el devenir del planeta Tierra. Medio millón de años los humanos vuelven tras un periodo en el que consideran que el planeta se ha reseteado y en el que los humanos de cuño homo sapiens consideran que pueden empezar de nuevo. Y reiniciar a la humanidad. Tras este tiempo, un matrimonio de científicos, June y Robert, deciden volver al planeta para poner en marcha el proyecto. Pero la planificación falla y June desembarca 57 años antes que Robert. La acción se sitúa en el momento en que el equipo de Robert y sus androides llegan al planeta, sin embargo, la narración en vez de decantarse por el relato de conquista del humano decide focalizar en Alpha, una ginoide capaz de saltarse algunas de las leyes de la robótica. El enfoque de este personaje nos permite ver el acceso a la locura del humano cuando ve a su esposa fallecida. En el planeta no hay resto de humanos estos han evolucionado en diferentes especies, que Robert intenta controlar amparándose en su superioridad intelectual, pero ignorando que ya no es un planeta para los humanos.

Lucas-Varela-y-Diego-Agrimbau-El-Humano-tripa-29-555x710

El inevitable complejo de Dios que Robert sufre de inmediato le lleva a elaborar un plan, muy humano, para hacerse con el planeta. Dicho de otra manera, a pesar de estar fuera del planeta medio millón de años no se ha aprendido nada.
La reconquista del planeta empieza por un intervencionismo bélico, decide aplicar la ley del más fuerte con el resto de especies, y genético, deja embarazadas a tres hembras de una de las especies que ahora pueblan el planeta. En Qué difícil es ser dios de Arkadi y Borís Strugatski, se plantea un intervencionismo humano que impide que un planeta no pase de la Edad media terrestre sometiéndolo a la voluntad de unos humanos con complejo de dios. Robert, como representación de una parte de la humanidad, nos muestra ese sentimiento liberal que busca apropiarse de todo sin ningún tipo de límite moral o legislativo, pero también se convierte en el propio epitafio de la especie. Lucas Varela y  Diego Agrimbau apuestan por una obra compleja pero mostrada con una sencillez apabullante, trama y tema se conjugan a la perfección y el trazo del dibujo hace que el texto en su globalidad no sea tan crudo como pudiera aparecer en cualquier momento.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Balas perdidas Vol. 4: Días negros (David Lapham)

David Lapham - Balas perdidas 4- cubierta.indd

Balas perdidas Vol. 4: Días negros (David Lapham). La Cúpula, 2019. Rústica, 260 págs. B/N,  19,90 €

Uno de los paradigmas con los que mejor se puede explicar Balas perdidas de David Lapham es que todos los personajes pueden caer aun más bajo o que sus orígenes como personajes están localizados en un trauma producido a edades muy tempranas. El contexto histórico que fluye de mediados de los setenta a mediados de los noventa representa la catarsis de la sociedad americana y la violencia. En los setenta esta sale de los espacios marginales a espacios abiertos, going postal, lobos solitarios, asesinatos en masas y cualquiera puede ser el próximo protagonista de un noticiario. En términos posmodernos esa violencia es asumida por gran parte de la sociedad en la década de los noventa, es inherente a la cultura, y más en un momento que se proclaman diferentes apocalipsis al borde del año 2000.

El volumen Días negros nos sitúa en la antesala de la última década del siglo XX. Son los años ochenta en Los Ángeles donde un apocalipsis liberal y conservador llamado Ronald Reagan, estaba arrasando a los más desfavorecidos y dándoles alas a los que siempre han tenido menos escrúpulos a la hora de hacer dinero y acumular poder. En ese desértico panorama moral, que tan solo invita a vivir bajo la ley del más fuerte nos encontramos con los protagonistas de siempre, pero esta vez vamos a conocer la historia de Amy Racecar, sus orígenes y el porqué de su actitud un tanto hierática en el trato con otros personajes. Beth y Amy se refugian en Los Ángeles como hermanas, pero Amy en seguida empieza a hacer su vida. No va a clase, se pasa el día merodeando por la calle y no va al instituto lo que levanta las suspicacias de los vecinos y la policía. Empieza a hacer amistades furtivas, que van desde Bobby, un niño asustadizo, y  a un sospechoso tipo aspirante a artista, en general, que frecuenta locales donde va la juventud.

David-Lapham-Balas-perdidas-4-tripa-28-555x710

El artista no es más que un depredador sexual que secuestra a ambos personajes y la violencia que se ejerce sobre ellos es catártica. Amy se reconvierte y en esta última variación del personaje, la de una chica de pueblo desaparecida hace mucho tiempo. La insistencia del trauma como eje vertebrador de los personajes que constituyen este fresco del noir americano, en mayor o menor grado todos tienes un momento de caída que los marca intelectualmente, en ocasiones convirtiéndolos en personajes ridículos, emocionalmente tarados o con marcas físicas que los definirán el resto de su vida. Esta vez los protagonistas, acostumbrados a lidiar con la delincuencia, se encuentran en una lúgubre incertidumbre. Días negros es, por el momento, el ciclo narrativo más oscuro de Balas perdidas, hasta el punto que llega a sorprender al lector habitual del trabajo de Lapham. Balas perdidas es una de las grandes lecturas que definen el estado de la sociedad estadounidense de finales del s. XX. una crónica a la que se la hecho un vestido entallado a partir del relato negro y criminal. Siempre entretenido y siempre sorprendente. Ese es Lapham.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Pepino, Héroe de leyenda

Gigi D.G. Pepino, héroe de leyenda- Volumen 1 - Ciubierta.indd

Pepino Héroe de leyenda – Vol. 1 (Gigi D.G.). Brúfalo Léctor Ediciones y Ediciones La Cúpula, 2019. Rústica, 198 págs. Color, 17,90 €

Hace unos cuantos años había un amargo debate sobre como el cómic infantil había desaparecido de los quioscos, también se quejaban de que los nuevos autores olvidaban a los lectores más jóvenes o que no se promocionaba lo suficiente. Es evidente que el cómic ocupa otros espacios de venta, cada vez hay más creadores que buscan dar forma a textos para todo tipo de lectores y la promoción de cualquier producto del medio siempre nos parece pobre. O quizás no era nada de eso, sino que había que buscar cómo explicar historias a través del noveno arte para que vuelva a interesar a los nuevos públicos.

En todos estos cambios ha habido un cambio trascendental, el público femenino de todas las edades consume, de media, más cultura que los hombres. Por lo tanto no se puede seguir queriendo ganar lectores anclándonos a prototipos añejos, que a día de hoy nos valen para poder contextualizar épocas pasadas. Los personajes femeninos de ficción rompen su techo de cristal como protagonistas. Eso quizás es más importante en aquellas obras que se basan en arquetipos clásicos en los que introducir, en el caso que nos ocupa un joven príncipe que se ve obligado a salvar a su reino, pero él ni tiene ese interés que se le supone a los jóvenes príncipes que han de conquistar el corazón de sus súbditos. Ni los arrestos para solucionar los obstáculos del camino.

Gigi DG - Pepino, héroe de leyenda- Volumen 1 - tripa.indd

Gigi D.G. realiza un cambio de roles muy curioso, si bien el protagonista siempre suele ser el héroe aquí se convierte en el compañero de aventuras y su hermana se convierte en una heroína que está en proceso de formación como tal. A parte de ese pequeño juego de roles el libro se completa con fichas de personajes, viñetas off the record, un mapa, una historia ampliada y el proceso de creación. Eso pone de manifiesto la querencia del joven público lector por los universos narrativos sobre los que poder conocer y explorar. Pero también es una buena base para continuar las aventuras de los personajes si estos gozan de popularidad. Pero es el elemento gráfico el que le da empaque y el que puede hacerlo más atractivo para el público al que va destinado. Podemos denominarla de kawaii o más bien cuqui. Un registro visual en el que la paleta de colores se puede clasificar como dulzona, muy influenciada por la nueva ola de animación proveniente del Cartoon Network.

Pepino Héroe de leyenda es un cómic con un tárget de público muy claro, pero no nos olvidemos que el relato de aventuras, que en la actualidad goza de buena salud, tiene un público muy transversal en lo generacional que puede disfrutarlo como una lectura divertida, con un poquito de crítica a los cánones clásicos del género.

@miquelpg

@lectorbicefalo

El beso como campo de batalla

Ellen T. Crenshaw and Colleen AF Venable - El beso número 8 - c

El beso número 8 (Colleen Af Venable y Ellen T. Crenshaw). La Cúpula, 2019. Rústica, 324 págs. B/N, 19,90 €.

El beso número 8 es uno de los tebeos más jóvenes que he leído últimamente. Joven en el sentido vital y emocional, no quizás por el tema y la utilización del drama y el romance, sino cómo las autoras juegan con estos elementos para revitalizarlos de cara a un público más joven y predominantemente femenino. Las relaciones sentimentales y sexuales, los conflictos que esta sociedad tiene con los nuevos tipos de identidad, la intimidad interpersonal como una forma aprendida de amar y una sexualidad líquida rampante. Pero quizás el tema más relevante es como poco a poco la sociedad va superando ese enfrentamiento contra la rigidez de las formas y apariencias tanto en las familias como en las comunidades más próximas.

El punto de partida para mostrar una evolución en las formas es un status quo presentado en forma de una familia feliz que oculta a su hija Mads, la protagonista de este título, el pasado de su abuela. Dicha felicidad se sustenta en una ocultación, las fiestas para adolescentes, el padre con el que tiene hobbies comunes, misa los domingos, partidos de béisbol, etc. El prototipo de vida familiar anglosajona en el ya no tan nuevo continente. La calma se ve perturbada por la el deseo de conocer de una adolescente en plena efervescencia sexual.

El beso número 8 es el recorrido vital de Mads a través de los primeros besos de la adolescencia mucho más allá del acto físico; es la búsqueda de su propio yo con respecto a las personas que le rodean le descubre que el amor no viene predeterminado por el género, ni tan siquiera por una identidad de género sesgada sino por las relaciones que establezca con cada individuo. En este trayecto descubre que es capaz de enamorarse de hombres y mujeres. Pero la situación de Mads no es una reevaluación del pasado, y si una apuesta de futuro. Lo oculto en la vida familiar de la protagonista es el pasado de su abuela, nacida mujer pero que con el tiempo hace la transición para convertirse en hombre para convertirse en un abogado pionero en tratar temas de transexualidad.

Ellen-T.-Crenshaw-and-Colleen-AF-Venable-El-beso-numero-8-tripa-37

La idea es sencilla, pero muy bien planificado, y se resume en una historia de crecimiento personal que nos habla de evitar el dibujar y estereotipar las nuevas identidades como sucedió en el pasado. En cierta manera estereotipar es convertir al diferente en disidente y de ahí a su ocultación. Y eso se convierte en una puesta a cero constante de las luchas sociales. En ese sentido cabe destacar como la forma de reivindicarse como individuo ha cambiado con el tiempo, desde las masivas manifestaciones que pedían cambios legislativo y reales, a una pelea constante,  siguiendo la máxima de Donna Haraway, “el cuerpo es un campo de batalla”, en la que debemos de enfrentarnos a normas estandarizadoras y locos deseos de supuesta normalidad.

@miquelpg

@lectorbicefalo

Dolor y poliamor

El-don-Guillermo-Dame-un-beso-cubierta-web-555x710

Dame un beso (El don Guillermo). La Cúpula, 2019. Rústica, 204 págs. Bicolor, 19,90€

Tulsa en una de sus mejores canciones, Seguramente me lo merezco, en cierto momento cantaba “Ya sé que he debido de hacerme mayor, porque ya no creo en el amor, y algo más en el dolor”. Una tema sobre los amores de tira y afloja con un punto de nostalgia intentando recuperar el tiempo entre lo dado y lo recibido. Todo como un ensueño con algún que otro reproche hacia uno mismo y alguno que otro a esa pareja del pasado, aunque este no vaya a saber nada de este monologo.

El amor como una forma de nostalgia que camina entre el reproche y el desgarro emocional, vinculado a un pasado mítico en lo personal, es un gran tema, pero siempre ha sido narrado a través de duetos. Sin embargo, en este momento, ya metidos de lleno en este S. XXI, las relaciones se han convertido en liquidas, la pareja consolidada parece que se está quedando obsoleta entre los más jóvenes, y las parejas abiertas, los tríos, o el no tener una orientación sexual definida, hace que el paradigma de los amores desgarradores entre dos personas no estén en el centro de interés narrativo.

El don Guillermo apuesta por una formula poco habitual, pero muy fresca, en este tipo de relatos de amores a tres bandas. Por lo general siempre es una pareja heterosexual que se ve tentada, casi siempre por otra mujer. El autor francés acentúa la idea de una organización sexual más orgánica y relacionada con el momento personal de cada uno. En este caso los protagonistas son una pareja de hombres que viajan desde Francia a un pueblo costero español para encontrarse con su pasado y con Cristina. Esta aparece tras una noche de pasión en la playa y se encuentran a la mañana siguiente como si fuera una ensoñación a Cristina, una amiga del pasado.

El-Don-Guillermo-Dame-un-beso-tripa-15-555x710

La aparición de esta supone un acicate sexual para ambos, que va mucho más allá de la idea de orientación sexual y adentrándose en la idea de poliamor, centrado en el amor al individuo por encima de cualquier otra consideración Estos conviven en una casa abandonada con un chucho que sirve como mediador entre ese mundo que no sabemos si es onírico o real o no dejan de ser unas vacaciones. La fantasía o no, no solo se afianza con esa aparición si explicación. Sino en ese espacio que se mueve entre la imaginación y la realidad, una casa aislada por un cañizal y una baldosas que son el camino para llegar a esta.

Dame un beso confirma que el cambio de paradigma sexual de la nueva generación que consiste en abrir la idea de pareja a más de una y basado en vivir el momento. Sin embargo, los dos personajes protagonistas si están anclados a esa idea de relación a dos, pero mucho más basada en el dolor, en aprovechar el momento para echar en cara algo. El don Guillermo busca, y encuentra, la forma de articular un relato centrado en tres personajes, uno de ellos no sabemos si existente o no, que funciona como una fábula sobre las nuevas formas de abordar el amor, teniendo como punto de partida una relación más convencional basada en los tics propios de la pareja, pero con cierta idea de reconversión personal.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #364: los ochenta de otra manera

Rosa-Codina-y-Kiko-Amat-Rompepistas-Portada-web-555x710

Rompepistas (Rosa Codina, basado en la novela de Kiko Amat). La Cúpula, 2019. Rústica, 232 págs. Blanco y negro y color, 21,50€

Para los que nacimos a lo largo de la década de los setenta, recordar y reimaginar la década de los ochenta es casi una obligación, o más bien un derecho. Fueron años de crecimiento social en los que la diversidad social empezó a emerger y a consolidarse permitiendo que en los noventa hubiese una explosión cultural y social. Esta apología de los ochenta está abarcando todo tipo de ámbitos desde aquellos más comerciales y machacones que recuerdan el sistema educativo que cursamos, aquellos vídeos o memes que hacen una exaltación de ese periodo como mejor que el actual. Aunque también están aquellos textos que reflexionan sobre aquellos años que buscan explicarlos desde dentro, de cómo se generó la cultura adolescente desde dentro, sin ampararse en la cultura mainstream comercial. Como es el caso de Rompepistas, la novela de Kiko Amat.

Ese es el punto de partida de la adaptación que realiza Rosa Codina, un cómic en el que se respira esa cultura adolescente apartada de los focos de la televisión y que busca formas de expresión propias en un país que todavía respira cierta ranciedad. En el que los barrios de clase obrera todavía son una trampa que no dejan escapar a aquellos que nacen allí. Rompepistas es un chico de 17 años que vive en un pueblo que al igual que esos barrios deja de lado a aquellos que no cumplen la norma, es punk y su pandilla suelen ser los redskins del pueblo. Sus días pasan por ir a ensayar con su grupo punk compuesto por su colega Carnaval, su exnovia Clareana y el mismo, estar en los garitos con los amigos y hacer el destroy con alguna papelera y estatua. Es decir, una vida sin obligaciones, que no sin preocupaciones, pero sí de crecimiento personal en el que el protagonista debe de empezar a lidiar con las decisiones que toma dentro de la familia, las tropelías que hace con sus amigos o el hecho de haber dejado a Clareana de mala manera.

Rosa-Codina-y-Kiko-Amat-Rompepistas-tripa-33-555x710

Las tramas sobre las que se sustenta el argumento son tres, una menor, pero que sostiene la idea del futuro del personaje, que es la relación tormentosa de sus padres; el intentar recuperar a Clareana asumiendo su culpa y pidiendo perdón, y la que quizás de más fuerza al relato y lo estructura de forma más compacta, las rencillas entre las diferentes pandillas del pueblo. Eso nos lleva a otro punto dentro de este, la consolidación de las tribus urbanas basadas en el sustento y las diferencias culturales entre ellas.

Rosa Codina elabora un fresco muy interesante y con personalidad propia, eso sí, sin perder de vista el trabajo de Amat. Se trata de un equilibrio difícil cuando se trabaja con material ajeno con tanta personalidad como el de la novela. Como el libro va de recordar y añorar, ya sea de una manera u otra, a mí me ha parecido estar leyendo una de las muchas historietas publicadas en El Víbora. Este Rompepistas tiene ese sabor, a explicar las cosas de la calle, con un punto de narración en directo pero sin perder de vista que estar hablando del pasado. Muy recomendable para todos aquellos que recuerdan los ochenta de otra manera, o mejor dicho, a su manera.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #363: nosotros somos el rumor

Anabel-Colazo-No-mires-atras-Cubierta-web-555x710

No mires atrás (Anabel Colazo). La Cúpula, 2019. Rústica, 132 págs. Color, 16,50€

Miguel, el mago, El cristal imposible, Encuentros cercanos o No mires atrás tienen en común, no solo a la autora, sino la forma de abordar la narración. Cada obra de Anabel Colazo es una pequeña gran investigación sobre un tema concreto, en El cristal imposible se producía un debate entre la pragmática y la teoría a la hora de abordar un problema concreto, en Encuentro cercanos era el fenómeno ovni y las abducciones abordado con cierta distancia para poder narrar el tema con concreción y de manera plena. En No mires atrás, su último trabajo, despliega las mismas herramientas, pero de una forma más extensa, sobre el fenómeno de los creepypasta.

En esta ocasión Colazo despliega más elementos para abordar el fenómeno. Si al final del relato nos encontramos con un breve texto, bien documentado, sobre el fenómenos de los creepypasta, en el que se aborda no solo de manera explícita sino también analizando dicha práctica textual desde un punto reflexivo y cerrando el relato con una idea muy sencilla: el rumor somos nosotros. Somos los propios individuos los que autogeneramos las formas del miedo sobre nosotros mismos con cosas que no existen; de la misma manera que con estas intentamos imponer el miedo a otros. El creepypasta como fenómeno viral y de construcción coral no deja de ser como las antiguas leyendas urbanas que se contaban de boca en boca y a cada versión cada uno le añadía algo de cosecha propia, por lo que el fenómeno es mutable desde sus inicios. Pero la viralidad en la actualidad es textual, queda grabada, ya sea un comentario, una imagen, un vídeo, una imagen o un testimonio oral todo, y a partir de ahí empieza a construirse un relato que busca anidarse a la realidad como una variable más.

Anabel-Colazo-No-mires-atrás-Tripa-31-555x710

No mires atrás utiliza creepypastas muy conocidos para hablarnos como la sociedad, fuera de las redes vive con estas narrativas. Para ello Anabel Colazo crea una serie de personajes muy reconocibles en el contexto social contemporáneo; empezando por Blanca, una mujer que busca tener la cabeza ocupada para no pensar en el pasado; su amiga Sam, que vuelve al pueblo para darse cuenta que ya no tiene interés en la pasión de su vida, la música; Eric, que quiere entrar en el conservatorio a pesar de su carencia de talento, y Cookiefire, una youtuber de videojuegos con un gran número de seguidores. En cierta manera son un grupo de personas que viven al margen de todo en un pequeño pueblo en el que aparece una chica muerta. Antes de encontrar el cadáver con su amiga Sam ha tenido una serie de visiones sobre un ser fantasmal que la vigila y la atormenta.

Aunque pueda parecer un aspecto vital de la narración, lo es pero quizás a un nivel interno, se puede decir que la chica ha sido asesinada por otras dos chicas de su edad que creían en el creepypasta Don´t Look Back y buscaban cierto favor del ser espectral. La reflexión es aún mayor cuando nos enfrentamos al nivel absorción de estas ficciones por parte de los usuarios de estas páginas como epítome de una sociedad que se mueve cada vez más en lo literal y que abandona cada vez de manera más radical la metáfora y la ironia. Anabel Colazo firma, otra vez, un gran trabajo en el que como siempre el subtexto adquiere una gran importancia, casi más que la narración pura y dura; y como no, yo nunca me canso de recomendar su trabajo, y este menos.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Lo-Fi SF

Mosquito-y-Reggiani-30-Millones-Portada-555x710

30 Millones (Ángel Mosquito y Federico Reggiani). La Cúpula, 2019. Rústica, 144 págs. Bicolor, 17,90 €

El terreno de la ciencia ficción lo-fi suele ser muy agradecido. Trabajar con elementos del día a día para convertirlos en ajenos a lo cotidiano; los objetos adquieren una serie de valores y significados completamente ajenos a aquellos para los que fueron creados. Los vehículos, teléfonos, ordenadores o puertas pueden convertirse en un pasadizo que permite cambiar la condición y el espacio de los personajes que protagonizan el relato. En principio, a nivel de creación supone un alivio, no inventarse ni objetos, ni palabros, ni teorías pelegrinas para explicar funcionamientos extraños; por otro a nivel de lectura es un tipo de ciencia ficción que suele enganchar a un tipo de lector mucho más amplio por lo reconocible de los referentes.

30 Millones de Ángel Mosquito y Federico Reggiani opera en ese sentido, el lugar en el que se desarrolla parte del relato es la Argentina contemporánea en la que Daniel, un tipo del montón, que trabaja arreglando la instalación eléctrica de un viejo instituto descubre gracias a su camello de confianza que consumiendo cierta droga aparecen puertas que le conducen a diferentes espacios, y algunas de estas le llevan al pasado. Si, Daniel es un tipo normal, tan normal que da asco, cuando consigue llegar a los setenta a través de una puerta que se le aparece en los lavabos del instituto se encuentra con una parte de Argentina que lucha contra la opresión del estado. El interés de este no pasa en ningún momento por apoyar a aquellos que buscan una sociedad libre, a pesar de sus métodos, y decide utilizarlos con la información que tiene del presente para quedarse con el rescate de un secuestro. Para ello no dudará en utilizar a todo el mundo que se le cruce en su camino, incluida su familia.

Mosquito-y-Reggiani-30-millones-555x710

La idea de mostrar el pasado a través del presente siempre es muy utilitaria, pero en este caso la reflexión es doble, en más de una ocasión los personajes comentan que dicha década es como otro universo, en el que las personas trataban sin tanta mediación tecnológica; eso nos lleva a la segunda reflexión, el trato entre personas configura una relación diferente con el contexto político. En 30 Millones se nos muestra un pasado concienciado mientras que el presente está capitalizado por Daniel, un tipo que no es capaz de sentir mayor empatía que por sí mismo y al que el progreso social parece no importarle demasiado. Ángel Mosquito y Federico Reggiani nos ofrecen una obra que capitaliza lo mejor de la SF lo-fi, utilizando los mínimos recursos posibles para obtener el mejor de los resultados.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo