Spain is Pain #351: De primero de Iker Jiménez

PORTADA BOTELLON VERDE-500x500

Botellón verde lima, rosa codeína (Klari Moreno). Apa-Apa Cómics, 2019. Grapa, 24 págs. Tres tintas, 6 €.

Un hecho paranormal, una situación fuera de lo normal, efecto secundario de la codeína o simplemente la apreciación de un fenómeno que pasa por lo meramente subjetivo. Ese es el gran misterio que debe de resolver el lector de la última obra de Klari Moreno a diferencia de los personajes que pueblan este trabajo, que deben de buscar a través de cierta lógica lo que le ha sucedido a una de sus protagonistas. El misterio es una luz verde que envuelve todo y de la que no se sabe la procedencia. La idea no es tanto saber que o como, sino los procesos de comunicación de aquellos fenómenos que salen de nuestro entendimiento. El lector no asiste al hecho tal cual, en directo, sino a la narración que la protagonista, la que ha sido testigo de la situación, hace a una amiga con la que emprende un pequeño viaje por la casa de la primera intentando saber el porqué de todo.

Sin embargo, el planteamiento del relato pasa más por lo conceptual y lo estético que por lo meramente narrativo. En primer lugar, la autora plantea cierta subjetividad del lector dentro del relato, no es tanto que se nos cuente lo que está sucediendo como que estemos allí en primera persona como un invitado de piedra que ni pincha ni corta pero que es testigo de todo el proceso de investigación. En segundo lugar, lo estético como planteamiento de esa idea del lector como parte de la obra parte del título, identificando elementos visuales con colores, una psicología de los colores particular que nos permite avanzar que parte del dibujo pertenece a la realidad, a un efecto secundario o a la mera subjetividad. Y en tercer lugar la narratividad como una pequeña ruta dramática que sirve para conjugar las dos ideas anteriores.

BOTELLON VERDE LIMA-13-500x500

Klari Moreno sigue en esa investigación de la forma sobre la página en blanco, quizás no como un reto sino como una forma de entender la narración gráfica. Pero también con la idea de jugar con el espacio como un lugar que el lector debe de recorrer, situarse y posicionarse dentro de la historia como parte de ella o leerla desde fuera como si no tuviese nada que ver él. También se cuestiona el anclaje del texto con la imagen. Si por un lado podemos leer el texto sin pararnos en la imagen y entender lo que sucede; por otro la imagen, en ocasiones inexplicable como un fenómeno paranormal, nos permite intuir la objetividad inherente al texto gracias a la concreción de la palabra. Como siempre, esta autora nos ofrece algo más que una lectura, lo suyo es regalarnos una experiencia que cada lector debe apreciar en su medida. Pero como todas las experiencias son personales, subjetivas, y en la mayoría de ocasiones tan solo hay que disfrutarlas.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is Pain #295: el blanco y la línea

klari1

Ya será (Klari Moreno). Libros de Autoengaño, 2017. Rústica, 96 págs. B/N y color, 15€

Existen mil tópicos de lo que implica la página en blanca para todo tipo de creadores. Esta se  convierte en el principio y el final de todo acto creativo de ahí que esta se mantenga como icono de la imposibilidad de desarrollar una idea. Pero podemos plantear una idea totalmente contraria y convertir la página en blanco en un escenario invisible como un bosque frondoso que es tan espeso que no nos deja ver más allá de ese blanco. Así algo que en principio tan maldito como una gran oportunidad para el desarrollo de unas narrativas muy concretas más bien basadas en la experimentación.

Creo que ninguno de los que nos dedicamos a escribir sobre cómic por amor al arte somos capaces de definir la obra de Klari Moreno: por un lado se basa en la investigación de la forma, que a veces puede dar la sensación de ser críptica, pero que en realidad procura una apertura del texto para el lector. Este debe de decidir el que y el cómo, la estructura es los suficientemente abierta y sugerente como para navegar por una serie de propuestas que hace la autora; que en cierta manera nos reta a indagar no solo en la forma y en lo que nos está contando. En esa grieta que se genera el lector debe encontrar su lectura y su espacio.

Ya será es una recopilación del trabajo anterior de Klari Moreno, algunos de sus trabajos eran inencontrables. Esto nos permite ver una evolución tanto en el dibujo como en la evolución de las estructuras planteadas, quizás en este último apartado es donde la autora se siente más fuerte desarrollando narrativas basadas en relaciones espaciales y variaciones en cuanto a la forma de las figuras representadas. La carencia de viñetas en la mayoría de su obra es uno de los puntos fuertes, así evita la jerarquización en la lectura. Tan solo en “Leto y Moneta” con guion de El Torres y “Canina” el relato final, que nos recuerda Gabriel Corberá, apunta a poner el relato por delante de la forma.

Klari Moreno es de esa generación de creadoras vinculadas al noveno arte que provienen de Bellas Artes que han encontrado en el cómic una forma de expresión libre y única en el cual todo es posible. Ya será nos sirve como punto de partida para empezar a leer a esta autora, también es una manera de llegar, o al menos intentarlo, a una forma de narrar basada en la línea y en la manera en la que esta se desarrolla hasta dar lugar a la creación de espacios referenciales. Tal y como sucede en “Origen, nudo y origen” en el que unas líneas cinéticas dibujan el paisaje que finalmente se convierte en un pájaro. El arte de Moreno es atractivo e inesperado cada lectura abre nuevas puertas, nuevos significado, creando textos que navegan tanto en el área de la autora como en la del lector.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #283: ¡Tengo Rabo!

teen-wolf

Teen Wolf (VVAA). Fosfatina y Tik Tok, 2016. Cartoné, 116 págs. Color, 23 €

¿La nostalgia ochentera ha vuelto para quedarse? Pues no lo sé, pero parece, pero en ocasiones y por momentos pienso que ese acto de rememorar el pasado, ya sea como adolescente o niño, tiene un efecto colateral, rebatir y destruir los pocos rasgos de posmodernidad que quedan en la cultura popular contemporánea. La nostalgia de este tipo consiste en focalizar en un objeto considerado de culto para volcar toda la experiencia personal sobre este. Se trata de cosas (físicas, conceptuales, ideas, etc) que tienen el poder de ser intermediarios entre el espectador y en este caso una década. A parte de eso existe cierto revisionismo cultural que poco tiene que ver con la nostalgia y si más con las formas artísticas populares, ahí están como ejemplo grupos de música como El último vecino o series como Stranger Things.

El caso de Teen Wolf (Rod Daniel, 1985) es el de la típica película de Hollywood para adolescentes sin mayor pretensión que entretener a ciertos sectores de la audiencia. Es un cine que se convierte en obra de culto con el paso de los años y por la vinculación sentimental de los espectadores hacia este. Dicha experiencia se traslada al volumen que nos ocupa en la entrada de hoy Teen Wolf publicado por Fosfatina en el que nos encontramos con las autoras más representativos del cómic nacional contemporáneo. Este libro tiene varios puntos de partida; el primero es la nostalgia que en este caso consiste en reconocer y reutilizar aquellos elementos del texto primario, revisarlos y reconvertirlos bajo la experiencia personal propia. El segundo punto es el de una transposición pragmática que pasa por actualizar el texto y hacer que el protagonista pasa de ser un hombre a una mujer. O mejor dicho, tantas mujeres como autoras reescriben a través de sus propias visiones este icono del cine ochentero.

teen-wolf-2

Los relatos se circunscriben dentro de los relatos de aceptación e inadaptación a la condición lupina pero principalmente por llevar al ámbito de lo humano un personaje idealizado, si por un lado Scott Howard, era un personaje banal en el cual se concentraban todos los topos de la adolescencia, la inseguridad, los primeros amores y la popularidad en el insti, a lo cual se le sumaba el reconocimiento por ser un hombre lobo; por otro las autoras que componen este volumen colectivo exploran no solo a ese personaje concreto sino todas las opciones del mismo con todos los matices posibles.

En Teen Wolf cada uno de los relatos focaliza en un aspecto concreto, en un matiz que ayuda a torcer el sentido de la obra original nos reencontramos, quizás, con nosotros mismos y con una forma de entender una década, desde el presente, sin nostalgias peyorativas hacia lo contemporáneo y la forma de entender las formas culturales actuales, a través de diferentes estéticas, formas y contenidos que se reescriben en cuentos breves que parten de un lugar común concreto.

Las autoras que componen este volumen son: María Herreros, Inma Lorente, María Ramos, Laura Castelló, Inés Casarejos, Powerpaola, Mirena Ossorno, Tana Oshima, Los Bravú, Miriam Persand, Roberta Vázquez, Mireia Pérez, Anabel Colazo, Klari Moreno, Ada Díez, Ana Galvañ, Alixe Lobato, Lilines Tximinika, Óscar Chíviri y Carmen Segovia.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo