Spain is Pain #201: Lo mejor de 2014.

Se acaba el año, empieza uno nuevo y para no perder la costumbre, ya por tercer año consecutivo, publico la lista de lo mejor del año a nivel estatal. Se trata de una lista subjetiva,  quizás más de sensaciones y de valores. Creo que he escogido los títulos listados a continuación por los valores narrativos, estéticos y discursivos en los que los autores se han apoyado para elaborar su relato; y en las sensaciones que me han provocado cada título. Esta lista como cualquier otra es puramente subjetiva. Como por lo general no me gustan las listas de 10 este año he escogido 12, porque 12 son las campanadas y las uvas que nos separan un año de otro. Pues eso, ahí va la lista:

Culto1

  1. Culto Charles de José Ja Ja Ja (Fulgencio Pimentel)

La primera posición es para el trabajo de José Ja Ja Ja. Su obra nos habla de un descubrimiento que empieza por la edición en intonso (quiero pensar que no soy el único tonto que escribí a Berni para decirle que mi volumen estaba defectuoso 😉 ) que nos remite a aquellos textos inéditos que han estado ocultos durante mucho tiempo y aparecen ante nosotros vírgenes, por abrir, en un lenguaje visual críptico que nos obliga a repasar las páginas una y otra vez. Una obra difícil pero gratificante que va en contra las visiones ultracanónicas y preconcebidas del cómic. 2014 no hubiese sido lo mismo sin Culto Charles.

lasmeninas1

  1. Las meninas de Santiago García y Javier Olivares (Astiberri)

Frente al primer título que compone esta lista podríamos  considerar la obra de Santiago García y Javier Olivares como clásica. Pero no nos engañemos, Las meninas es uno de esos títulos que seguiremos releyendo una y otra vez por la cantidad de capas discursivas que los autores han aplicado y  que no hace más que revalorizar, más si cabe, la figura de Velázquez y poner un granito de arena más en el valor del cómic como medio para explicar la historia de un país. Firme candidato para el Premio Nacional del Cómic.

ikea3

  1. Ikea Dream Makers de Cristian Robles (DeHavilland)

Una de las sorpresas de la temporada, Ikea Dream Makers es el cómic que nadie esperaba encontrarse este año y el autor se ha plantado ahí con una gran solvencia narrativa y estética. Pero sobre todo por la capacidad de elaborar un discurso que nos habla del lado más cruel del capitalismo sin recurrir a lo más patético del relato social. Imprescindible.

scary

  1. Trabajo de clase/Nuevos Románticos de Ana Galvañ y Marc Torices (Apa-Apa Cómics)

Dos relatos centrados en la extrañeza de la adolescencia, y lo difícil que es crecer en una sociedad completamente alienada. Ana Galvañ y Marc Torices nos proponen un viaje alucinógeno al centro de la adolescencia, al terror que producen esos años de llenos de dudas y miedo. Así son las dos historias que componen el Miedo Issue, dos joyitas que no han de pasar desapercibidas.

versus-700x392

  1. VERSUS de Luis Bustos ( Entrecomics Comics)

El último combate de Tom King no es un combate normal, contra un adversario; no es un simple intercambio de golpes; sino que  es contra el tiempo y su vida. Esta cuenta atrás es narrada brillantemente por Luis Bustos, en un relato del que todos sabemos el final, pero nadie conoce el transcurso. Versus es una apología de la estética aplicada al deporte, una obra intensa que explica la fuerza de este deporte a través de unos lápices que no tiemblan a la hora de utilizar cualquier recurso y mostrar el sufrimiento del protagonista. Soberbia, dura e intensa, una obra para devorar que va directamente a la retina.

dltlps_cover

  1. DLTLPS de Gabriel Corbera (Space Face Books)

La vida como un bucle, hacer del momento clave algo infinito del que no se sale. EL punto fuerte de DLTLPS es la creación de unos personajes muy icónicos que no evolucionan en un escenario que no para de plantearle una serie de obstáculos, que en realidad les debería hacer crecer como personajes. El relato es un reto constante al lector por plantear una aventura infinita de la que solo vemos un fragmento, de la que solo podemos percibir la esencia de lo ahí narrado.

fsp_por

  1. F$P #1 de Irra y Dabi (Autoedición)

Estos dos tipos son los autores sevillanos, que si todo va como tiene que ir, van a dar mucho que hablar. El pasado noviembre se autoeditaron dos obras F $ P y A. Las dos me encantaron, pero si me tengo que quedar con una escojo la primera. Se trata de un texto adrenalítico que se desarrolla en una Sevilla sumergida en el Iberpunk con fuerzas demoniacas de por medio. El conjunto me recuerda a la primera vez que leí Akira de Katsuhiro Otomo, no digo más. Siganles la pista por las redes sociales.

Kiosco 1

  1. Kiosco de Juan Berrio (Dibbuks)

Otro canto a la vida en la ciudad del autor vallisoletano. Este trabajo planteado con sencillez nos planta la historia de una persona, un ser humano desde que se levanta hasta que se acuesta. Su puesto de trabajo es una atalaya desde la que puede vislumbrar todo lo que sucede en la ciudad. Lejos de ser una obra voyeur, como fue su anterior Cuaderno de frases encontradas, se trata de una obra que fabricada, creada desde cero pero que guarda ese aspecto de crónica social que tiene los últimos trabajos del autor. Juan Berrio es uno de los imprescindibles del cómic español.

putokrio1

  1. PutoKrío de Jorge Riera y VVAA (Edicions de Ponent)

Los que conocen a Jorge Riera dicen que es un tipo peculiar: genial, borrachuzo, pesado, encantador, bipolar, etc. No sé si es cierto pero en PutoKrío nos lo deja muy clara en su muy verdadera, aunque quizás no tanto, biografía. Esta obra es un gran juego metabiográfico en el que el personaje de ficción se apodera de la falsa vida real del guionista. Todo empieza como una broma pero el juego de Riera se encuentra a medio camino entre el found footage y el mockumentary se salda con resultados más que satisfactorios.

Inercia 1

  1. Inercia de Antonio Hitos (Salamandra Graphic)

Posiblemente el trabajo más anunciado y esperado del año. Antonio Hitos debuta con una obra sobre lo humano y lo divino, con una crítica brutal a esto último. Para matar ese ápice de la trascendencia de la vida y lo humano utiliza el puñal de la ciencia. Todo en un entorno urbanita, deshumanizado con unos edificios y contextos que prescinden de las personas. Un título impecable en el aspecto gráfico que sorprenderá a muchos por su solvencia narrativa. Un cómic que necesita releerse unas cuantas veces para captar las metáforas y el uso narrativo del color.

polo_sur

  1. El Polo Sur de Alexis Nolla (Apa-Apa Cómics)

En este trabajo Alexis Nolla dota al fracaso con una estética casi naif a unos seres voluntariosos que saben que no van a conseguir lo que se han propuesto, y a pesar de ello siguen para adelante. El autor nos plantea una obra sobre el viaje, el trayecto supone lo más importante de la narración, el fin no existe, sino una continua secuencia de idas y venidas que retratan el carácter de unos personajes cuyo mayor logro ha sido pervivir a pesar de no lograr sus metas.

futbol1

  1. Fútbol. La novela gráfica de Santiago García y Pablo Ríos (Astiberri)

Vamos a ser sinceros, pensaba que Futbol iba a ser el comic que menos me iba a gustar este año. Me encanta el estilo de Pablo pero no lo acababa de ver. Pero tonto de mí, Futbol es un texto que ha sido capaz de alejarse de todos los tópicos del deporte rey (topicazo por excelencia) sin perder la esencia de lo que hace que este deporte sea socialmente tan aceptado. Gusta a los más forofos y enganchará a aquellos que descubran la faceta humana del deporte. Porque de eso va esta obra de la dimensión que adquieren cuando se pone por medio una pelota. Eso y que el trabajo de Pablo, y el de Santiago, es la p*ll* (perdonen)

 

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

 

Anuncios

Spain is pain #187: Aber wir Modernen.

lasmeninas1

Las meninas (Santiago García y Javier Olivares) Astiberri, 2014. Cartoné 18,46 x 26 cm. Color 192 páginas.18 euros.

La obra de Velázquez es por definición inevitable, cuando uno estudia la historia del arte siempre hay artistas que van y vienen, otros que dependiendo de los teóricos y críticos que estén en boga en ese momento adquieren mayor o menor valor. Sin embargo, Velázquez es inevitable, ni sale ni entra, siempre está ahí y siempre estará ahí. Existe una línea muy clara entre el arte pictórico actual que nos lleva a través de Picasso, hacia Goya y de ahí a Velázquez. Velázquez como ese gran moderno que engloba todo lo que vino después.

El sevillano a pesar de ser el pintor de cámara de la casa real también fue el aposentador real,  uno de los muchos cargos que ocupo dentro de la casa del rey, labor que le ocupaba cada vez más tiempo. Encarnando no solo la idea del artista como profesión adquirida a través de la maestría sino a través de la vocación. Aunque Velázquez cobraba por su trabajo artístico sí que existía en esa dicotomía una rotunda afirmación: el artista lo es a pesar de no vivir de sus ingresos como tal, aunque sería lo deseable. Situación en la que están muchos artistas hoy día y si miramos al ámbito del cómic esta situación se acentúa todavía más.

De Velázquez conocemos su obra pero ¿qué sucede con él? La persona, el genio, aquel que a día de hoy es el más importante de los pintores españoles. Ese es el misterio que tratan de resolver Santiago García y Javier Olivares en Las meninas, saber quién era ese pintor que a día de hoy ha alcanzado el estatus de mito. Adoptando la forma de una puesta en abismo, o dicho de otra manera, a modo de cajas chinas; se nos narra una historia que contiene a otra pero que todas tienen como centro neurálgico a Las meninas, la que es sin ningún tipo de dudas su trabajo más reconocido tanto a nivel popular como por los entendidos en arte. Y es que la obra de García y Olivares copia en cierto sentido la estructura de un cuadro que encierra otros muchos, cuyo nivel de composición va más allá de la mera representación de los personajes que aparecen en escena.

las-meninas_03

Siguiendo esas pautas la obra editada por Astiberri despliega una serie de recursos que no son capaces de dejar indiferente a nadie: en primer lugar el mencionado anteriormente, la centralidad temática de la obra del pintor y luego del pintor. A partir de ahí reverberan una serie de ecos que se reflejan en artistas posteriores como: Foucault, Dalí, Goya o Picasso. Que revelan no solo la importancia de la obra en cuestión sino la necesidad de poner en valor y de manifiesto los referentes muchísimo más allá de la mera copia u homenaje.

Pero los ecos no se disparan hacia el presente sino también hacia el pasado mostrando la grandeza del maestro, aprendiendo y recurriendo de artistas anteriores a él. A continuación le sigue otro tipo de dispersión narrativa, está en torno al pintor, su vida y las personas y personajes que le rodearon en todo momento. El mensaje está claro no se puede entender a una figura a la altura de Velázquez sin conocer su contexto, el genio nace del momento del que vive, no aislado ni elucubrando a espaldas del mundo. Todo, sin embargo, marcado con el inconfundible estilo de Javier Olivares, aunque es mucho mejor decir con los estilos de Javier Olivares, porque el artista madrileño es capaz de dotar a cada uno de los espacios temporales y temáticos de una personalidad propia con un cambio de estilo que se adapta perfectamente al registro elegido por Santiago García.

las-meninas_01

Las meninas de Velázquez es una de las obras más importantes de la humanidad, la de Santiago García y Javier Olivares, va a ser como mínimo una de las más importantes del año porque aparte de lo desplegado narrativa y estéticamente confiere valor al cómic como transmisor de cultura, (no como cultura que ya lo es) y aunque sea un poco pretencioso, porque a veces hay que serlo, ponerse como uno de esos ecos que reverberan de la obra original, del texto primario, debiéndole todo y a la vez nada. Para mí el mejor trabajo de Santiago García como guionista y el más personal de Javier Olivares, las gotas de sudor que salen de Velázquez en las primeras páginas del libro no son otras que las del dibujante de esta obra.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo