Promethea. Libro 3 (Alan Moore y J.H. Williams III)

promethea_vol3

Promethea. Libro 3 (Alan Moore y J.H. Williams III). ECC, 2016. Cartoné, 336 págs. Color, 31,50€

El último tomo de integral que recopila las aventuras de Promethea nos encontramos con una vertiente un tanto diferente del personaje, es la misma pero de ella surgen una serie de conflictos personales que afectan al resto de la humanidad. Promethea se esboza a través de estas páginas como un personaje utópico dentro de las concepciones superheroicas, mostrado desde las raíces de sus orígenes mitológicos hasta los fines para los que esta fue “desarrollada”. Sophie Bangs es un personaje complejo, que en esencia adquiere un rol que no desea pero para el que nació.

La primera parada de esta tercera entrega pasa por solucionar la dualidad de una Promethea en un mismo momento; por un lado la que está unida a Sophie tras regresar de su viaje astral y la que ha poseído a Stace, la amiga íntima de la protagonista, y que ocupa el lugar de las primera mientras han desaparecido de este plano de realidad. Moore superpone un texto sobre la dualidad en las creencias teológicas para poder explorar ese doble perfil de Promethea y la posibilidad de su existencia sin tener que recurrir a complicados artilugios de la ciencia ficción menos creíble. Tras un juicio dirigido por el propio rey Salomón apunta a la preeminencia de la Promethea de Sophie por encima de la de Stace.

promethea7

Pero lejos de ser un punto y final o de convertirse un inicio de las aventuras “regulares” de este personajes, el siguiente paso que da el guionista es incluirlo en el universo de ABC comics ampliando el pasado de Promethea dando pie a un pasado en esta realidad, en este volumen se da a entender que ella formaba parte, anteriormente, del grupo de superhéroes liderado por Tom Strong conocido como Los mejores de america.Sphie/Promethea es perseguida por el FBI por ser sospechosa de la desaparición de unos niños, sin embargo en un torpe intento por parte de Strong por protegerla, ella se alza en cólera y amenaza a la humanidad con el fin de los tiempos. Aun con todo la amenaza lejos de ser apocalíptica se convierte en un reinicio de la humanidad. La aventura de este personaje finaliza con el espectacular número 32 en el que se ponen en paralelo tres narrativas discursivas, por un lado el de los astral, por otro el de la ciencia y por otro el de cierta percepción filosófica sobre las realidades en las que habitamos a diferentes niveles.

Promethea sigue siendo a muchos niveles un título ejemplar, pero también complejo, hay que sentarse a leerlo con todas las consecuencias, esto es, perderse una y otra vez por los vericuetos introducidos por Moore. El querer unir diferentes aspectos de la vida en un relato superheroico, además de la complejidad introducida por el autor es un intento de introducir texturas que lejos de pasar desapercibidas, solo a la vista de los lectores más interesados en estos temas, están todas en primer plano abarrotando el sistema comunicativo que es la página. Siempre es una buena oportunidad para releer, siempre con tranquilidad, este título, que sigue siendo uno de los más notables de principios de siglo.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Promethea. Libro 2 (Alan Moore y J.H. Williams III)

promethea_vol1-2

Promethea. Libro 2 (Alan Moore y J.H. Williams III). ECC, 2016. Cartoné, 336 págs. Color, 31,50 €

En la entrada que dedicada al primer volumen de Promethea se hablaba de la maestría a la hora de crear un universo embebido basado en una estructura histórica ficticia. El trabajo de Moore consiste, en esta obra, en explorar, o más bien investigar, sobre los mundos posibles, que en el caso que nos ocupan ya existen dentro de la mitología universal. La primera entrega está orientada a un relato más o menos canónico sobre la conformación de una heroína, es, casi, discurso superheroico en estado puro pero lleno de texturas que funciona a modo de apertura en una sinfonía.

El segundo volumen, que recopila del número 13 al 23 de la colección regular, transita por otros espacios de narración. Perdemos de vista el mundo real factible desarrollado en la primera entrega para adentrarse por las diferentes realidades paralelas construidas a través de miles de años de conocimiento humano creados principalmente para explicar aquello que no puede ser contado de manera lógica. Para ello Moore se sumerge en la construcción de un texto difícil y áspero, que no da ninguna facilidad al lector y en el que este ha de concentrar toda su atención en el acto de lectura, ya que la aventura en la que se ve Barbara y Sophie es la del conocimiento. El camino que recorren es desconocido por ellas, incluso en las ocasiones en las que estas se encuentran con espacios reconocibles o personas de su pasado que han adquirido otra forma dependiendo de la dimensión en la que se encuentran.

promethea4

Promethea es de lejos la obra más compleja de Moore en la que el dibujo pasa de la mera representación para adentrarse en códigos iconográficos que juegan en favor del conjunto mucho más allá de convertirse en una mera plasmación del texto. Abre con el viaje de Sophie con el barquero Caronte llevándola al ámbito de los muertos, debe simular haber fallecido para conocer los secretos de la vida, y con estos el llegar a conocer a Dios y el origen y final del universo. En ese punto se transmite una idea inquietante: todo ha sucedido en una fracción de segundo desde el nacimiento del universo hasta su colapso, por tanto la existencia humana tal y como la conocemos, es tan solo un eco que se repite en nuestras mentes.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Universos embebidos

promethea1

Promethea. Libro 1 (Alan Moore y J.H. Williams III). ECC, 2016. Cartoné, 336 págs. Color, 31,50 €

Uno de los aspectos más complejos a la hora de desarrollar un nuevo universo a partir del “real” es intentar armar un relato canónico previo al relato a desarrollar. Se trata de un reto poder estructurar el universo antes de la lectura y darlo a conocer para que la audiencia pueda participar de pleno en la experiencia holística que el autor les tiene reservada. Alan Moore, al cual no le hacen falta presentaciones, es un especialista en la construcción de antecedentes, ya se a modo de pseudoanexos al relato principal, prólogo o epílogos. En el caso de Promethea se sirve de un prólogo a modo de breve estudio literario en el que nos pone a mano los antecedentes previos, supuestamente verídicos por los cuales debemos orientar la lectura.

Ese primer supuesto nos pone ante una obra que bebe de una herencia real previa. Ese breve texto se asemeja a aquel que Eco plantea en su obra El nombre de la rosa, en el que nos incitaba, y excitaba la imaginación, a que íbamos a sumergirnos en un libro sobre un pasado histórico real. El giro planteado en Promethea es algo diferente, la protagonista es una doctoranda que investiga sobre los orígenes del personaje de ficción llevando el pequeño texto introductorio a la obra al canon de la misma convirtiéndola en una línea argumental más. Es una manera de convertir algo que muchos lectores se saltan en una cuestión fundamental para comprender lo que va acontecer a continuación.

PROMETHEA-12A

Pero esa falsa articulación de la historia ficticia del personaje no es más que un peldaño para convertirnos en cómplices de Sophie Bangs, una chica que en ese proceso de investigación de la ficción se encuentra y respalda ese texto previo a la vez que empieza a revelarlo como una falsedad una estructura que sustentará todas las aventuras de Promethea/Sophie Bangs. La protagonista al convertirse en la heredera de poderes místicos a través de la palabra escrita constituye un punto de referencia para desvelar la vinculación entre el plano místico y el material. Sophie rompe la fantasía de realidad creada en el prólogo para trasladarla en la ucronía de finales del siglo XX en la que habita.

Este mundo de fantasía se construye de manera paralela a un doble universo, aquel en el que habitan las anteriores Prometheas y lo místico; y el material en que las fuerzas del otro universo pululan a través de la porosidad del mismo. En el segundo se concentran no solo las fuerzas que habitan en el otro mundo sino que también podemos encontrar superhéroes científicos, hombres poderosos que juegan con lo místico y de trasfondo un alcalde con personalidad múltiple que no es más que el reflejo de lo esquizofrénico del mundo representado. Promethea sigue siendo uno de los mejores trabajos de Moore, al que el paso del tiempo no le ha sentado nada mal. Para ello han jugado a su favor el evitar las modas del momento y centrarse en diatribas filosóficas inherentes al ser humano y un dibujo, a manos de J.H. Williams III, atemporal y cargado de simbolismo.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo