Mujeres entre el tumulto

Leela-Corman-Intimidades-Cubierta

Intimidades (Leela Corman). La Cúpula, 2018. Rústica, 216 págs. B/N, 18,50€

En estos tiempos de guerras culturales, de enfrentamientos dialectos entre las formas de entender la vida corremos el riesgo de que el discurso simplificador gane la batalla. La representación de un mundo corriente y moliente, sin complicaciones y con respuestas fáciles a problemas complejos parece que seduce a gran parte de la población. Quizás no se trate, pero si, de una idea de mundo dividido entre ideologías de derecha o izquierda sino a algo que apela a la sencillez de la vida en el pasado. La educación, la posición de la mujer en nuestra sociedad, la reacción que debemos tener ante los y lo que viene de fuera son los grandes campos de batalla. A eso hay que sumarle el fin de la relación binaria hombre/mujer y el amplio abanico de posicionamientos ante el concepto de orientación sexual. Se trata pues de un conflicto que versa entorno a la definición y la indefinición.

Ese gran campo de batalla ya ha traspasado a los medios de comunicación de masas preinternet, pero que lleva dilucidándose en el último lustro en redes sociales. Por su lado la cultura ha seguido incorporando una miríada de puntos de vista sobre la concepción del mundo contemporáneo y arrojando luz sobre épocas pasadas. Todo para ayudarnos a ver que nada de lo que pasa a día de hoy no pasa por que sí, que la ingeniería social no es cuestión del destino ni del azar. Se trata de planteamientos que muchas veces pasan un filtro ideológico que nos sirve para apreciar el mundo desde cierta perspectiva. Pero ¿podemos plantear un discurso feminista y de genero sin utilizar el aparataje teórico de los mismos para hablar de la posición en la sociedad a nivel histórico?, a día de hoy, con todo el espectro mediático ideologizado en un sentido u otro, parece que no.

Posiblemente el planteamiento de Leela Corman en Intimidades pasa por ahí, con un método sencillo y simple, al alcance de todos: mostrar la realidad para que hable por sí misma. En este trabajo la autora nos habla de dos hermanas del Lower East Side neoyorquino en los años 10 del siglo XX. Dos niñas que se convertirán en dos mujeres opuestas, dicha construcción se debe a las mediadoras de su mundo (madre y mujeres que les dan trabajo). La madre castradora de ambas quiere que solo sean dos mujeres de su casa sin que respiren libertad, y pasar de ser una propiedad de los padres y luego de su marido.

pagina-intimidades-leelacorman

8Por su lado Fanya trabajará desde niña con una mujer que ayuda a otras a abortar de manera clandestina, esta es vista por la gente que la conoce como una bruja. Sin embargo, su labor va mucho más allá de la interrupción del embarazo, hace de planificadora familiar y repartir profilácticos y panfletos a mujeres jóvenes. Su visión del mundo es la de una mujer que quiere evitar la esclavitud del matrimonio y la maternidad a otras mujeres. Eso le provoca un rechazo hacia toda mujer que decida emprender un modo de vida diferente a ella.  Por su lado Esther empieza a trabajar como niña de los recados en un teatro-burdel, esta acabará siendo tanto prostituta como estrella del local para convertirse en estrella del teatro de variedades de la ciudad.

Tanto la madre, como la comadrona y la madame son unas gatekeepers del mundo para esas niñas, que con la edad toman caminos diferentes, convierten, no solo su intelecto sino también su cuerpo, como un campo de batalla una se opone al matrimonio y a tener hijos, y otra se gana su independencia como individuo con su cuerpo sin involucrarse emocionalmente. Ideología versus praxis. A parte de todos esos elementos centrados en las dos hermanas, Leela Corman nos plantea un discurso vivo; el lenguaje, la ciudad, las personas que lo habitan, los tumultos son tan protagonistas como Esther y Fanya, no ahogan el tema principal, pero hacen que la lectura sea muy viva. En ese sentido la construcción de los planos visuales es brillante; Corman tiene la habilidad de focalizar en los personajes sin perder de vista el fondo, los secundarios y, como se diría en el cine, los extras. Retomando la idea de inicio da la sensación que es posible hablar de la situación de la mujer, aquí a través del pasado, sin entrar en cuestiones ideológicas, sino hablando de tú a tú, exponiendo, mostrando, dándole valor a aspectos de la realidad pasada y presente dejando que el lector lea entre líneas, y sin el “entre”. Intimidades es un cómic que enamora, con dos protagonistas increíbles y con un contexto perfectamente definido.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios