Spain is Pain #356: ¿el fin de la trilogía de los grandes temas de la humanidad?

Inframundo

Inframundo (Pep Brocal). Astiberri, 2019. Cartoné, 312 págs. Color, 29 €

Pep Brocal es un autor que le gusta tratar los grandes temas de la humanidad en Alter y Walter (2013) nos hablaba de la dualidad del ser humano cuando este tiene que enfrentarse a una situación complicada, en Cosmonauta plantea la idea del último ser vivo que ha de salvar el destino de la especie en un viaje sin final aparente en el que un ser bastante desgraciado no podrá responder el de dónde venimos y el hacia dónde vamos, y para acabar, al menos por el momento, esta especie de trilogía de los grandes temas de la humanidad con Inframundo, el viaje a los infiernos de Amalia.

Uno de los grandes recursos del autor catalán es el saber recoger dos espacios, por lo general uno psicológico u onírico, dicho de otra manera, no real, con la realidad subjetiva del personaje protagonista. Un mundo interior exterior en el que sus personajes han de saber moverse en la fantasía cual Alicia de Carroll. Si en las dos obras anteriormente citadas como lectores éramos conscientes de ese doble rol del espacio y de la divergencia de las reglas de mundo de ambos tipos de realidad; en esta última Brocal integra el espacio fantástico a la realidad del personaje. Las reglas de este universo son de raíz mitológica y literaria, ni más ni menos que Dante, que también aparece en estas páginas. Por lo tanto, la lectura es mucho más universal, más reconocible y palpable, el infierno como parte del background cultural de occidente.

Inframundo_5

Amalia, la protagonista, es una mujer que se mueve por inercia y con cierto desprecio por si mismo y las personas que la rodean. Trabaja de portera en el mismo edificio en el que trabajó su madre, vive ahogada por la rutina del trabajo, del espacio y por recurrir a la filosofía de Bruce Lee para encontrar respuestas, tal como hacía su madre. Una rutina rota solo por Dudu, su gato. Cuando va a limpiar el destrozo hecho por su felino tras cazar un pájaro, se cuela en el piso de uno de los inquilinos del edificio y ve como un hombre trajeado y con bombín hace desaparecer al vecino en cuestión dentro de una maleta. Dudu, haciendo gala de su curiosidad gatuna se mete dentro de la maleta. El viaje de Amalia por los círculos del infierno se inicia para rescatar a su mascota, pero la ruta emprendida le llevara más por un desvío a visitar sus propios infiernos y contemplar con desagrado el de otros.

Si el planteamiento gráfico del primer acto de esta historia de más de 300 páginas es apabullante. Si el autor sigue con su concepción de trazo limpio y construcción sencilla de personajes frente a espacios más elaborados visualmente, en esta primera parte nos encontramos con un dibujo mucho más complejo y elaborado para representar a los personajes de la vida real. La segunda y tercera parte es una explosión creativa, viñetas a doble página y a página completa que tienen un aroma de grabado antiguo, con toda la carga simbólica que eso implica. Inframundo es ante todo un viaje al centro de la protagonista que no duda en hacer cualquier cosa para recuperar a su mascota. Pero sigue siendo una obra que sigue incidiendo en las grandes preguntas en este caso sobre las culpas interiores. Nunca me canso de recomendar a Pep Brocal y en este caso es una obligación por ser su trabajo más pleno y completo, en el que cuenta como siempre, pero con un ojo puesto en nuevas formas de contar.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios