La épica de los niños

portada amanticos
Los amanticos: El huevo de dragón (Daniel Foronda y Queco Ágreda). GP Ediciones, 2016. Rústica. 48 págs. Color. 10 €

El debate sobre la carencia de cómics para jóvenes es ya tan viejo como innecesario. Viejo porque ha existido desde casi siempre y suele ser liderado por los menos jóvenes, quienes se asustan ante la llegada de la novela gráfica, o el cómic para adultos, como un anciano asustado frente a las nuevas opciones políticas. Innecesario porque a día de hoy el cómic adulto sigue siendo una minoría que aún necesita crecer más. Pero es cierto que el cómic infantil necesita algo de fuelle, aunque no el fuelle de los apocalípticos que piden que los tebeos vuelvan a los kioscos esperando que los chavales se compren las aventuras del último superhéroe americano. Esto se debe porque al final el grueso del cómic masivo responde a un mal entendido adulto que realmente esconde a un adolescente que se cree mayor porque hay sangre y curvas sugerentes en las obras que lee. Nada nuevo bajo el sol.

Sin embargo, el niño de verdad si encuentra ciertas carencias a la hora de tener en sus manos un cómic ideado para él sin que sea un libro de ilustraciones para preescolares. En este sentido, Los amanticos: El huevo de dragón se ha convertido en una grata sorpresa, en un cómic que he disfrutado leyendo, de una sentada, y que muero de ganas por hacerle llegar a los pequeños lectores que conozco. La obra, con guión de Queco Ágreda y Daniel Foronda se inscribe dentro de esa categoría de relatos para chavales que se inician en la lectura sin que los autores los consideren idiotas o simples. Tampoco es una obra adulta disfrazada de infantil, cáncer que puebla la cultura contemporánea dando a los padres chistes sexuales mal disfrazados mientras entretienen a los hijos con golpes y sonidos estridentes.

pag-21

Los amanticos; El huevo del dragón es un relato sencillo, que no simple, que nos cuenta una aventura de infancia de Diego de Marcilla e Isabel de Segura, quienes a la postre serán conocidos como los amantes de Teruel. Nos encontramos con un guión de Queco Ágreda más centrado en el cómo que en el qué, ya que una estructura clásica de búsqueda de objeto se llena con las peculiaridades y singularidades de una pandilla de chiquillos en los primeros años del siglo XIII en Teruel, mezclándose hábilmente la historia con la leyenda. Queco Ágreda tiene espacio para elementos fantásticos como los dragones y para otros que con el tiempo se han mitificado como los templarios, pero la base es completamente realista, haciendo que la fantasía se cuele por las rendijas de la imaginación de los niños protagonistas.

Por su parte, Daniel Foronda se vale de un dibujo caricaturesco, parecido notablemente a una serie de dibujos animados, consiguiendo con pocas lineas todo el detalle y acción que necesita la historia. Los amanticos bien podrían ser una serie de animación para chavales que no desentonaría en ningún canal infantil, pero funciona perfectamente como cómic tanto por su apariencia como por su tono. Queco Ágreda y Daneil Foronda hacen un perfecto trabajo a la hora de acercar de forma amena y divertida la historia medieval a nuestros días, entreteniendo a niños y adultos sin tomar por tonto a ninguno de los dos grupos. Ahora sólo queda esperar que El huevo de dragón se convierta en la primera de muchas aventuras de Los amanticos, que no me faltan candidatos para entrar en el mundo del cómic, y de paso disfrutar yo de nuevo como un niño.

@bartofg
@lectorbicefalo

Spain is Pain #256: Memoria y región.

bondad1

La bondad y la ira (Juan Pérez y Daniel Viñuales) GP ediciones, 2016. Rústica, 72 págs. B/N 11€

Por lo general las editoriales de cómics están abocadas a líneas generales que resuelven aspectos de carácter genérico o temático a través de las colecciones, en otros casos la editorial está enfocada hacia un género o temáticas concretas. Pocas veces nos encontramos con el caso de editoriales de cómic volcadas en el aspecto regional. Uno de esos casos es GP ediciones una pequeña editorial cuyo principal rasgo es editar autores maños, relatos relacionados con la historia de Aragón o ficciones ambientadas en esa zona de España.

Otra de las líneas está dedicada a personajes históricos relevantes en la historia de la comunidad, el cómic del que hablamos hoy está dedicado a Ramón Acín, pedagogo e intelectual que vivió algunos de los momentos más convulsos de la historia de este país durante la década de los 30. Acín fue un personaje público y reconocido intelectual que apoyó la República y por los movimientos libertarios que surgieron durante esos años. En una breve introducción al texto los autores dicen: “La intención de este cómic no es otra que llevar el personaje a otro medio, pero con el mismo objetivo, difundir su memoria”.

bondad2.jpg

La memoria es el gran campo de batalla para explicar la historia del siglo XX de un país como el nuestro. El relato convierte la memoria de Acín en la nuestra o en lo que todos no deberíamos olvidar, del valor de la amistad, de la educación, de saber formarse en un modo de vida que no perjudique a otros. Quedan ocultos o invisibles aquellos que sobresaltaron al país sumergiéndolo en 40 años de oscuridad, como si fueran los adultos en un película de Pixar, porque no merece la pena volver a verlos, sus actos hablan por ellos.

La bondad y la ira cabalga, es ante todo un texto divulgativo y emocionante que deja de lado desde el primer momento la hagiografía centrándose en la vida del personaje centrándose en seguir dando a conocer a Ramón Acín. El libro se construye a modo de memoria personal en los días en los que el intelectual estuvo escondido en su casa tras el golpe de estado de 1936 que devino en la Guerra Civil. Este título resume a la perfección que GP busca trasladar al lector, el darnos a conocer su tierra a través del cómic, una labor que desgraciadamente a veces pasa desapercibida.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #243: Enola in Innerland.

gummy1

Gummy Girl (Isa Ibaibarriaga) Gp Ediciones, 2015- Rústica, 80, págs. Color, 8€

Alicia en el país de la maravillas es una de las referencias por excelencia de la cultura occidental contemporánea, cierta idea de traspasar las líneas de la realidad siempre a ha sido un atractivo. Los personajes femeninos parecen ser los habituales para este tipo de historias; los mundos interiores están íntimamente vinculados a los cronotopos femninos de ahí que esos viajes más que ser entre mundos son en la mayoría de ocasiones entre consciencias.

La historia de Gummy Girl es la de Enola una chica marginada que busca gustar, en general, a la gente de su entorno adolescente, pero ella no se percibe a sí misma como una persona agraciada, un clásico. Sus compañeros de clase o se burlan de ella o la ignoran. El día de su dieciseisavo cumpleaños abre un regalo que en su niñez recibió de parte de una desconocida que un día apareció en su casa. Se trata de un chicle, en apariencia usado que tiene la capacidad de cumplir los deseos de la persona que lo masca.

gummy2

Enola es una chica marginada prototípica, aislada e ignorada por el entorno social por lo que tiene un gran mundo interior, hasta el punto de decir que habita en sus propios sueños surrealistas. De carácter, no húmedos pero si  viscosos, recordándonos a la forma en la que Dave Cooper representa el mundo de las relaciones sociales. Isa Ibaibarriaga diseña un mundo a dos niveles que tras utilizar el chicle mascado empiezan a perder corporeidad y desaparecer los rasgos liminales entre ambos. Enola se convierte en la chica deseada por ella misma no solo en el aspecto sino en cuestiones materiales.

Gummy Girl se asienta, por un lado, en un relato más o menos tópico sobre la adolescencia y la incomprensión que se sufre en esos años, y por otro lado en un diseño de mundo y personajes muy atractivo que atrapa al lector desde el primer momento, en el que el rosa pierde todas sus cualidades de dulzura en pos de convertirse en el color de una pesadilla de la que Enola no es capaz de salir. A eso hay que sumarle un diseño de personajes poco habitual por estos lares que sirve tanto para explicar lo rutinario como lo extraordinario. El primer cómic de Isa Ibaibarriaga es una agradable sorpresa para el cómic patrio de una autora que parece tener mucho que aportar.

 @Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #239: El último aragonés vivo. La amenaza robótica (David Terrer, Carlos Azagra y Encarna Revuelta) /Esto vende (Sergio Bleda)

Se va cerrando el año y las grandes editoriales publican a los pesos pesados de sus escuderías. Pero también existen pequeñas editoriales que aprovechan la recta final del año, quizás la más fuerte para sacar al mercado sus títulos. Un ejemplo de lo aparecido en los últimos meses son la nueva entrega de El último aragonés vivo de David Terrer, Carlos Azagra y Encarna Revuelta que lleva por título La amenaza robótica publicada por GP Ediciones y por otro lado Esto vende de Sergio Bleda, publicada por Grafíto Editorial.

el-ultimo-aragones-vivo-la-amenaza-robotica1

El último aragonés vivo. La amenaza robótica (David Terrer, Carlos Azagra y Encarna Revuelta) GP Ediciones, 2015. Rústica, 104 págs. Color, 12€.

La creación de David Terrer vuelve en una nueva aventura de carácter fantástico en el que el protagonista, el único aragonés que queda en la tierra, sigue su andadura como superviviente en una tierra árida. La idea que recorre La amenaza robótica no dista mucho de lo planteado anteriormente una reivindicación delos valores asociados a los estereotipos de lo aragonés que incide en la diferenciación cultural de esta región. La historia continúa en un punto en el que el protagonista se encuentra con una agente secreta estadounidense que intenta destruir un robot gigante programado para destruir la tierra aragonesa. Para intentar salvar la situación pueden recuperar a cuatro personajes históricos que ayudarán al protagonista a resolver la situación. Se trata de un trabajo eminentemente cómico plagado de chistes sobre la el hecho de ser aragonés.

esto vende1

Esto vende (Sergio Bleda) Grafito Editorial, 2015. Rústica, 104 págs. B/N y Color, 16€

En el caso de la obra creada por Sergio Bleda es una recopilación de trabajos cortos de este autor. El periodo que abarca desde 1991 hasta nuestros días, en el que se recoge el amplio abanico de registro que tiene el autor valenciano. No solo eso sino la evolución gráfica del mismo en el que destaca la querencia de este por los relatos de corte fantástico como lo demuestran las piezas cortas creadas en torno a El Baile del vampiro  o los relatos eróticos como Sexy city. Lo bueno de este tipo de antologías sobre un mismo autor es que se recogen trabajos a lo que con él tiempo se tiene poco acceso y que permiten ver como con el tiempo este construye sus personajes, no solo en lo estético sino también y que en el fondo es una reflexión sobre el hecho de hacer comics .Obra imprescindible para los fans de Sergio Bleda.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is pain #215: Entre lo ibérico y lo fantástico.

Zilia1

Zilia Quebrantahuesos (Laura Rubio) GP Ediciones, 2015. Rústica, 72 págs. Color, 12 €

En los últimos años ha habido un cambio de flujo en la construcción de la heroicidad contemporánea. Los héroes, o mejor dicho, las heroínas  se han convertido en el relevo perfecto: estas suelen ser jóvenes, pero con gran capacidad para adquirir experiencia, a pesar de la edad; que a pesar del estoicismo que va con su condición son capaces de transmitir sus sentimientos manteniendo su espacio vital. Ejemplos de estas nuevas heroínas son: Katniss Evergreen de Los juegos del hambre, Beatrice Prior de la saga Divergente, o la mismísima Arya Stark de Juego de Tronos.

Todas están forman parte de una distopía y un espacio que juega entre lo real y lo imaginado. En Zilia Quebrantahuesos de Laura Rubio se cumplen esa doble pauta: la heroína reconstruida y un mundo imaginario ambientado en uno real. Zilia vive sus aventuras en el Reino de Aragón del siglo XI en un momento en que descubre que no pertenece a la comunidad en la que ha crecido. Siguiendo el arquetipo de los relatos de autodescubrimiento la protagonista emprenderá un viaje iniciático que le llevará a encontrarse a pesar de no ser quien pensaba que era desde un principio: una Baterou, que son aquellos que se encargan de mantener el equilibrio y la paz entre lo mágico y lo mundano.

Zilia2

Los Pirineos son el escenario de este texto fantástico en el que Zilia pasa por convertirse en un trasunto de San Jorge derrotando a un dragón. La obra de Laura Rubio, circula a medio camino entre la novela juvenil fantástica, y el manga de género, en un obra corta pero muy entretenida, con pretensiones, así al menos lo parece de iniciar un universo que nace con ganas de expandirse, por el carácter enciclopédico de las últimas páginas del volumen: descripciones de razas y mapa en el que se desarrolla la aventura. Un volumen para entretenido para aquellos que les guste la aventura más clásica con un toquecito de estética manga.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #200: Tierra y pueblo

tierra1

Tierra negra (José Antonio Ávila y Daniel Viñuales) GP Ediciones, 2014. Cartoné, 72 págs. Color, 14€

La vida de la mina está vinculada al colectivo que a la larga se convierte en una gran familia que sufre cada vez que tiene lugar un derrumbamiento. Desconozco por completo ese tipo de trabajo, pero creo que es duro, muy duro. Para mi las referencias más inmediatas son aquellas vistas en películas, documentales o noticiarios. De esto últimos me viene a la memoria aquella catarsis colectiva a nivel mundial de los mineros chilenos que quedaron atrapados durante meses y luego fueron sacados en honor de multitudes, por medio aparecieron rencillas con las familias, adulterios y propaganda pura y dura para los políticos y empresarios de turno. En cuanto a los documentales recuerdo el primer segmento del documental Workingman’s Dead (2005) de Michael Glawogger en el que un grupo de mineros de Europa del este realizan su trabajo sin amparo alguno en una mina en la que no se pueden poner de pie y van tumbados todo el rato. En ambos casos se trata de dos ejemplos en los que el colectivo se unifica por un bien común.

También existen casos en los que sucede lo opuesto, me viene a la memoria el film chino Blind Shaft (2003) de Li Yann, en el que dos mineros  se dedican a ir de mina en mina coger a incautos para que trabajen con ellos, matarlos dentro de la mina y hacerse pasar por familiares para cobrar algo de dinero por parte del empresario en cuestión. Este último ejemplo se aparta completamente de esa idea del colectivo ligado a la mina: no hay comunidad, no hay colectivo y no hay bien común. Y lo que es peor no hay un dolor compartido por la muerte de un compañero si no todo lo contrario. Blind Shaft es un ejemplo de una sociedad que está mutando radicalmente de un modelo económico a otro y de cómo eso perturba el sentido de trabajar para ganarse el pan.

tierra2

Más cercano a los dos primeros ejemplos y muy alejados del último encontramos Tierra negra de José Antonio Ávila y Daniel Viñuales. Un cómic de carácter costumbrista que ambientado en 1920 en la provincia de Teruel, concretamente en Utrillas, un pueblo minero que espera la inauguración de un hospital y de las oficinas de la empresa que gestiona la explotación de las minas. Pero durante el cambio de turno en la mina tiene lugar un derrumbamiento en el que quedan atrapados dos mineros un más joven que el otro. A partir de ese momento la inauguración de los edificios pasa a un segundo plano, y generándose una interesante narrativa de la espera. Mientras que las personas que están fuera trabajando a destajo para desenterrar a sus compañeros o los familiares de estos se muestran nerviosos e impacientes; los dos mineros atrapados se muestran tranquilos dándose consuelo el uno al otro.

Alejándose de un tono lastimero contándose la vida, generando panorámicas costumbristas de la vida del obrero de antaño: la llegada del tren, la familia, su entrada en la mina, etc. Pero sobre todo se nos muestra el funcionamiento de la jerarquía laboral del pasado, en ese aspecto hay un exceso de visión buenista hacia los mandamases y de excesiva complacencia por parte de los trabajadores. Los empresarios y la iglesia disponen mientras los obreros no tienen más remedio que acatar pacientemente el ritmo marcado por estos.

La faceta creativa de esta obra va de acuerdo con lo narrativo mostrar lo duro de la mina pero lo amable de aquellos tiempos, para ello se sirve de un trazo que juguetea con lo áspero y que saca provecho del bitono marrón. En cuanto a la historia es interesante y supongo que para los habitantes de la zona tendrá una vertiente emocional a pesar de no estar basado en hechos reales, tan solo la inauguración de los edificios. En conjunto la valoración es positiva pero echo de menos un contexto histórico de la región.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

 

Mañana me pongo y me apunto al gimnasio

portada Jano
Jano in corpore sano (Bernal). GP Ediciones, 2014. Rústica con solapas. 96 págs. Color. 12 €

La culpa es posiblemente uno de los sentimientos más decisivos a la hora de comenzar algún cambio. No es precisamente casualidad que sea a principios de enero y septiembre cuando los kioscos se llenan de coleccionables de lo más variado, todos nos encontramos en horas bajas, llenos de culpabilidad y arrepentimiento por los excesos de la Navidad y el verano, dispuestos a llenar nuestras vidas de significado, ya sea construyendo un galeón de guerra o decorando nuestra librería con las obras completas de Julio Verne. En este sentido, el ejercicio físico es sin duda uno de los reyes, viviendo su momento de mayor esplendor tras las fiestas navideñas, cuando seres destrozados por la comida y la bebida, se miran ante el espejo y se prometen que esculpirán su cuerpo con tesón para llegar al verano como héroes grecolatinos. Entonces se apuntan al gimnasio. Después no van.

Esa gran miseria, la de querer hacer pero no poder, no poder debido a la vagancia y a la apatía, no es más que el reverso de otra miseria, el que sí va al gimnasio. Porque desgraciadamente, hoy en día tanto ejercitar el cuerpo como despreciarlo es algo que no está exento de mediocridad y derrota. Algo que ante todo es muy divertido, y si alguien tiene una duda no tiene más que leer el cómic Jano in corpore sano de Bernal. Por suerte, el autor no se ha quedado en una descripción de las malas bestias pardas vigoréxicas que pueblan los gimnasios de barrio de toda la geografía española, sino que utiliza una forma aún más despreciable para entrar en el mundo atlético, ya que su obra está protagonizada por un sujeto que realmente disfruta del deporte, Jano, una de esas personas que juega una pachanga de fútbol siete con los amigos de vez en cuando, que no le hace ascos a salir con la bici al monte, y que incluso levanta pesas sin consumir anabolizantes.

Para cualquiera que haya estado apuntado a un gimnasio de forma continuada, o que al menos haya pagado la primera sensualidad y lo haya dejado al tercer día, ese subreino de la realidad presenta una fauna extraña ante la que sólo podemos asustarnos al no llegar a comprenderla. Bernal se vale de Jano como un aventurero dentro del mundo de la vigorexia, dándole algunos compañeros de viaje aún más extraños, como el amante de la comida Paco o el escuálido Umberto, quienes aunque podrían ser con quienes más empatice el lector, son los extraños en el universo del cómic. Bernal reparte sus chistes de mala leche entre ambos grupos por igual, entre los descerebrados anabolizados y los perdedores de Jano y sus amigos, mostrando que el ejercicio es un imán para el humor desde todos los puntos de vista.

jano

Jano in corpore sano está construido en base a las páginas, como es lógico si hablamos de un recopilatorio de publicaciones semanales, lo que permite una lectura tranquila del cómic, pudiéndose leer de un tirón o de forma más reposada sin que afecte a su disfrute. Bernal opta más por construir un universo en expansión que por contar una historia lineal, y aunque a lo largo del cómic se desarrollan pequeñas tramas de varias páginas, lo cierto es que no tenemos la sensación de ver el desarrollo de Jano, sino más bien vamos entrando en su rutina diaria, en su práctica del deporte, el cual le da tanto alegrías como penas; alegrías de las que somos cómplices y penas que nos sacan alguna que otra carcajada.

El trabajo gráfico de Bernal es sin duda el mejor vehículo para la obra que quiere desarrollar, su trazo es limpio y simple pero está lleno de detalles y matices, con lo que consigue llenar la página de vida sin hacerla pesada. Aunque esto debería de ser lo habitual, no es sencillo encontrar tal acabado, siendo demasiado común encontrar dibujos demasiado simples sin personalidad, y páginas tan cargadas que hacen farragosa su lectura. En Jano in corpore sano Bernal sale victorioso consiguiendo no sólo un dibujo utilitarista, sino también mostrando una personalidad propia en el trazo que lo hace reconocible y ya predispone al lector para enfrentarse a una obra de humor.

@bartofg
@lectorbicefalo