Spain is pain #353: noir japo-hispano

liquid

Liquid Memories – El asesino del agua Vol. 1 (Fidel de Tovar y Dani Bermúdez). Norma Editorial, 2019. Rústica, 216 págs. B/N, 8,50 €

Previamente en esta sección del blog destinada al cómic patrio ya se ha hablado de los vericuetos existentes para definir el manga de producción nacional. Si bien eso, a la larga, no deja de ser un poco una tontería, los autores españoles que crean entorno a una influencia nipona son cada vez más, pero también son más aquellos que incluyen una forma de contar o de narrar visualmente a través de la estética del manga, pero no son hijos directos de esta manera de narrar. Sin embargo, entre los lectores de manga más puristas se sigue apreciando que se mantengan las “formas”, por decirlo de alguna manera. Principalmente para que todo cuadre en ciertos esquemas mentales a la hora de leer.

El primer volumen de Liquid Memories demuestra que la influencia no lo es todo. Nos encontramos con un manga de género negro, que narra la posible vuelta de un asesino del pasado, con una gran influencia estética de Urasawa en la creación de los personajes. Este trabajo se distingue de otros tantos intentos de crear un manga desde aquí por dos motivos; en primer lugar, una más que correcta utilización de los rasgos del noir, y sobre todo del noir japonés. Por lo general más enrevesados, incluso que los giallos italianos, en el que los puntos de giro radicales son una de sus marcas más distintivas. En segundo lugar, hacer un relato occidental con una escritura de personajes muy de aquí en la forma en que se comportan, pero que siguen con esas pautas de los relatos originales de personajes anónimos, muy circunstanciales que se ven envueltos en algo que desconocen por completo.

INT9788467934373LIQUID_MEMORIES_1_pag4

Así pues, la primera entrega de Liquid Memories – El asesino del agua de Fidel de Tovar y Dani Bermúdez, es ante todo un buen relato de género negro que navega entre dos formas de contar pero que en ningún momento se ve perjudicado por ello. Todo lo contrario, dicha mixtura desarma al lector hasta el punto de que cuando se quiere dar cuenta se ve sumergido en un relato de conspiraciones, personajes que tienen que descubrir que les está sucediendo y de unos policías, que como sucede en muchas narrativas asiáticas, andan muy, pero que muy perdidos. Liquid Memories cumple ante todo con una función, entretener, algo que se hace a través de una lectura ávida que los lectores han sabido crear principalmente con el gran cliffhanger de libro con el que han cerrado el volumen. Lo dicho, muy recomendables para los lectores de literatura negra.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo