Spain is Pain #309: Preguntas sin responder

encuentros1

Encuentros cercanos (Anabel Colazo). La Cúpula, 2017. Rústica, 116 págs. B/N, 10,9 €

Las paraciencias tienen como un rasgo común: intentar demostrar lo teorizado a través de cualquier tipo de prueba sólida que demuestre al resto de la sociedad que existen otras realidades. Para bien o para mal en la mayoría de ocasiones las pruebas se pueden desmentir con un análisis exhaustivo. A partir de ahí solo queda un elemento para refrendar cualquier tipo de experiencia: el testimonio. Este es la primera piedra de toque de algunas paraciencias como la ufología. Muchas de las situaciones y avistamientos se parapetan no en la prueba sino en el testimonio de las personas supuestamente afectadas. Pablo Ríos centro en este aspecto su brillante Azul y pálido (Entrecómics Cómics, 2011), el autor malagueño se apoyaba en su amplio conocimiento sobre el tema para poner en boca de los protagonistas los hechos acontecidos.

La creencia o no en estas experiencias paranormales depende básicamente en la consistencia del relato. La coherencia se construye a través de la comparación de la experiencia de otras personas testigos de avistamientos o que hayan sufrido abducciones. Las ideas más extrañas y que se salgan de la línea marcada por la mayoría son descartadas desde el primer momento, las que siguen las pautas generales son aceptadas ya que ayudan a construir y solidificar un canon dentro de la ufología y más concretamente sobre los contactados. En Encuentros cercanos, Anabel Colazo, nos invita a un viaje a este tipo de situaciones a través de un personaje que parece tener cierta disposición a enfrentarse a lo paranormal.

encuentros2

A diferencia de Pablo Rios, basado en el testimonio, Colazo opta por crear una ficción dentro de una ficción con diferentes enfoques. En su obra anterior, El cristal imposible, ponía, a través de un relato sencillo, dos vertientes de aproximación a un hecho: la teoría vs. la pragmática. A partir de ese punto se constituía la aproximación de los personajes y definían sus roles dentro de la narración. En Encuentros cercanos la distancia entre lo sucedido y el personaje marca la creencia en las abducciones. Daniel, el protagonista de este título, tiene cierta predisposición a creer en lo paranormal, pero con el paso de la edad se siente empujado a racionalizar todo lo que ve, pero sin dejar de lado que lo perceptivo puede encerrar explicaciones poco lógicas y racionales. Este se encuentra en un pueblo pequeño que tienen lugar avistamientos y abducciones por parte de entes extraterrestres. Pero los dogmas de fe requieren de un demimurgo que vehicule el relato, en este caso es Barry un extranjero que vive a las afueras del pueblo y que utiliza a Juan, un adolescente para divulgar la palabra. Esta debe de estar unificada, no debe de presentar fisuras, la experiencia se define a través de un pararelato de reafirmación basado en la censura y por extensión en los hombres de negro.

Pero al igual que en El cristal imposible la estructura de esta obra se basa en la distancia que se construye en la percepción de la experiencia. La diferencia entre lo sufrido por Daniel y Marina, hermana de Juan, y este último hace dudar de la realidad y si es lo constatado a nivel personal puede ser considerado como algo fehaciente. Lo sufrido por Juan es tan diferente a lo padecido por los otros que le hace dudar sobre si su abducción fue real; por su parte Daniel al no tener recuerdos duda sobre lo relatado por Marina. El relato se rompe si los protagonistas no quieren ver las señales y estas pueden ser malinterpretadas.

Este relato sobre la percepción de la realidad de Anabel Colazo se construye a base de paradigmas eso nos conduce al enfrentamiento de realidades. Estas pasan a un segundo plano cuando no se está seguro de poder razonar aquello que percibimos. Ahí entra en juego el dibujo de la autora jugando con las perspectivas, alienando a la persona y proporcionando cierto aire místico a través de un trazo limpio. En Encuentros cercanos nos encontramos con una obra que nos habla de los cuestionamientos y la asunción de las ideas dejando la realidad en un hiato. Siendo esta un paréntesis para la vida de los personajes. Para Daniel, Marina y Juan las consecuencias son diferentes, los relatos que construyen son divergentes rompiendo el canon creando inseguridad en estos. Este título tiene todos los rasgos característicos de la autora una estética muy marcada, un ritmo sosegado, una narrativa por capas y una capacidad para describir contextos extraños dentro de la normalidad; en la que nada es como aparenta ser, aunque pueda serlo. En definitiva: una obra plena.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios