La nostalgia del icono pop

Jaime Hernandez - El retorno de las Ti-Girls- cubierta - rústica

El retorno de las Ti-Girls. Dios y ciencia (Jaime Hernandez). La cúpula, 2017. Rústica, 136 págs. B/N, 14,50 €

Algo tiene de maravilloso el universo creado por Jaime Hernandez son sus personajes. La capacidad del autor para crear un grupo de mujeres que con el tiempo podemos considerar como de carne y hueso. Hernandez ha sabido darle un hálito de realidad a sus protagonistas como pocos autores saben hacer. En parte creo que dicho afecto, el que profesamos los lectores por los personajes que pueblan estos relatos, se debe a la longevidad de los mismos. Hay entra en valor el crecimiento de unos personajes que no se han quedado en la edad con la que fueron creados y que han ido creciendo y madurando, y de paso desechando una narrativa indefinidamente diferida. A los personajes les suceden cosas y repercuten en el futuro de las mismas, es decir, tienen memoria.

El retorno de las Ti-Girls es una fantasía supeheróica que encaja en la narrativa de origen. Se plantea como un relato en el que los deseos de algunos personajes, concretamente Angel decide explotar sus poderes. Algo que nos lleva a otro punto de partida, en ese universo tan convencional en el que Maggie regenta unos apartamentos de alquiler, en el que los amores y desamores están en primer plano, pero, sobre todo, las ambiciones personales de ellas son el leit motiv de la narración; parece que hay un gran secreto oculto en algunas de las protagonistas: estas tienen poderes y al parecer existen grupos de heroínas en las que todas las miembros son mujeres. Esto entronca con el trasfondo mitológico de este universo, ya en los primeros números de Locas, la admiración de las protagonistas por las luchadoras de wrestling era palpable.

Jaime Hernandez - El retorno de las Ti-Girls-Tripa.indd

Todo esto nos lleva a otro punto mujeres que son referencia para otras mujeres. La mujer como modelo de superhéroe tal y como se plantea aquí es algo que va mucho más allá de la omnipresencia de Wonder Woman como la superheroina total. El deseo de Penny Century es convertirse en una mujer con poderes pero acaba convirtiéndose en una villana y Angel descubre que, posiblemente, hacer de las fantasías una realidad no tiene por qué ser precisamente bueno. Si recordamos los orígenes de Maggie y compañía, estas eran un grupo de jóvenes que se movían en un ambiente punk, se incluían aventuras en las que aparecían cohetes, robots, dinosaurios, etc por lo que esta deriva de género forma parte del imaginario de este mundo, y quizás no solo eso sino que también apunta a la vertiente fantástica del macrorrelato a pesar de que en ocasiones tire por fundamentos narrativos realistas.

En todo caso El retorno de las Ti-Girls tiene ese punto de nostalgia por los comics de antaño y ahí Hernandez juega con el metarrelato. Maggie colecciona todos los tebeos en los que aparecen las heroínas que aparecen en este volumen, pero estas no los pueden leer. Ellas deben de vivir las aventuras para poder ser admiradas por otras personas, dividiendo a la humanidad en dos: los que hacen cosas y los que actúan en relación con los primeros. En cuanto a la vertiente del homenaje nos vamos a encontrar científicos, viejas glorias, versiones malignas de las protagonistas, mitosclásicos de la cultura mexicana, lo pop en los sesenta, pero sobre todo un relato entrañable sobre el valor del icono en la actualidad. Por otro lado, y como siempre repito, es un placer reencontrarse a Maggie, Angel, Penny y a todas a aquellas mujeres que van apareciendo en este universo, ver cómo crecen, como solucionan sus problemas y como muchas veces consiguen, otras no, sus propósitos.

Otras obras de Jaime Hernandez en el Blog:

Locas

Chapuzas de amor

La educación de Hopey Glass

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios