Spain is Pain #335: la mafia, acho, la mafia

gemini1

El método Gémini (Magius). Autsaider cómics, 2018. Tapa dura, 216 págs. Color, 22€

En El Padrino Coppola intentaba mostrar la falsedad moral de la sociedad criminal que comúnmente como mafia. En el cual se le supone un sistema de valores, un código de valores que se basa en dos parámetros sumisión a una jerarquía y la creación del concepto de familia, la idea de la sangre como nexo de unión entre personas que posiblemente no tengan ningún tipo de parentesco. El método para regular todo esto es la violencia, contra propios y ajenos. En otra vuelta de tuerca y dejando de lado esa idea de lo honorifico vinculado al drama, Scorsese se centra en el lado sucio de la mafia; la violencia pura y dura de este sistema social. Todo se filtra a través de esta y la familia se muestra como un argumentario artificial para darle forma a este sistema subcapitalista de obtener beneficios a través de ilegalidades.

La tercera pata de todo esto sería el motivo por el cual todos se someten a esa falsa jerarquización familiar-patriarcal y temen toda esa violencia, el dinero y el poder. Esos son las razonas por las cuales se crean esa idea de colectivo que no es más que esa excusa para ejecutar la violencia. Magius aborda esos temas en El método Gémini, una obra que sabe poner de manifiesto topos los tópico y estereotipos en torno a la mafia estadounidense, pero sin caer en esos lugares comunes pensados para hacer el relato más llevadero o por simple inercia. El autor murciano a creado un de los relatos más consistentes de la última década sobre el tema de la mafia neoyorquina. La puesta en escena, el conocimiento de los topos estéticos, la ambientación histórica y sobre todo la creación de unos personajes que no nos resultan ajenos pero que tienen una identidad propia muy marcada.

gemini2

Aquí se nos cuenta la historia de Mick Dioguardi, un hombre que de joven sufre bullying y por ello decide convertirse en el que da las palizas en vez de recibirlas. Veremos el ascenso dentro de la familia de Dioguardi, este se mete en todo tipo de negocios desde aquellos que podemos decir que están regularizados, bancos, fondos de inversión, etc. drogas, prostitución, etc. Sigue el manual del gánster clásico, tiene mujer, amantes y varios asuntillos por ahí; pero siempre tiene como meta entrar en la familia, al ser calabrés piensa que no le van a dejar entrar. El paradigma familiar dentro del crimen desorganizado, es pues, un pábulo que sirve para mantener un imaginario del honor, más falso que otra cosa, solo por tener poder. En el caso de Mick la cosa empieza por una paliza que le dan de niño y por querer tener un Cadillac como símbolo de estatus social dentro de su barrio.

Por otro lado, está el apartado estético que se divide en dos bloques, las viñetas a página completa que se utilizan a modo de falso separador entre capítulos son de por si obras plenas que constituyen una forma de ubicarnos temporalmente dentro de la narrativa. Por otro un uso limitado de colores: amarillo, azul, rojo blanco y negro; que dotan a todo de un contexto un tanto pesadillesco, el no poder escapar de ese entorno por mucho que se haya deseado estar ahí no deja de ser una trampa. Sin embargo, lo más curioso son los vocablos típicos murcianos apareciendo en escena, como si estuviésemos viendo una película doblada o leyendo un cómic traducido. El método Gémini es una obra que hará las delicias de aquellos que les gusten los relatos de auge y caída en el hampa, la violencia redentora, y esa idea impuesta de familia. En resumen, un libro maravilloso y apasionante. Que muy mal tienen que andar los productores audiovisuales para poder echarle un ojo y comprar los derechos.

 @Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios