Carrusel de reseñas #1

Empezamos el año con una entrada dedicada a varios títulos de diferente pelaje en un grupo de reseñas breves, concretamente: Fugazi Music Club de Marcin Podolec, Cazadores de sueños de Neil Gaiman y Yoshitaka Amano, El libro de Sarah de Vicente García y, Green Arrow de Kevin Smith y Phil Hester.

FUGAZI

Fugazi Music Club (Marcin Podolec) Spaceman Books, 2015. Cartoné, 192 págs. Color, 24€

Marcin Podolec es un gran desconocido por estos lares, así que a modo de introducción podemos decir que ha publicado para la editorial American Top Shelf y en 2011 logró con su álbum “Czasem”, con guión de Janusz Gregory, el Premio a Mejor Cómic Polaco del año por la Asociación Polaca del Cómic. Fugazi Music Club es el primer título publicado de este autor polaco en nuestro país. Se trata de un relato sentimental de corte documental que narra la historia de una de las salas de conciertos más importantes de Polonia. La historia se inicia cuando a principio de los noventa un grupo de amigos decide crear un pub para escuchar música y reunir a fans de los Doors en un par de convenciones. La cosa va creciendo hasta el punto que compran un cine y le dan forma a la sala de conciertos Fugazi, por la que pasaran los artistas polacos más importantes del momento así como otros grupos internacionales. El relato narra el sacrificio de los gestores de la sala, los problemas que tuvieron con algunos mafiosos y el afán de superación por crear algo propio. El carácter documental Fugazi Music Club hace que sea una delicia para aquellos amantes de la música deseosos de conocer nuevos grupos más allá de nuestras fronteras.

cazadores de sueñós

Cazadores de sueños (Neil Gaiman y Yoshitaka Amano) Ecc, 2015. Rústica, 136 págs. Color, 15€

Mi gusto por la cultura tradicional japonesa hace que esta obra sea mi favorita de Gaiman. Se trata de un libro breve, ilustrado por Yoshitaka Amano, en el que el autor inglés recrea/inventa una falsa leyenda japonesa. En esta una zorra y un tejón, animales que según la tradición popular japonesa tienen la capacidad de transformarse, acuerdan expulsar a un monje que vive en un templo solitario. Ambos lo no intentan pero no consiguen echarlo, no obstante la zorra se enamora del monje. Esta escucha como unos seres intentan matarlo a través de un sueño, la zorra intentará evitarlo poniéndose en contacto con Sandman. El relato juega con los topos de lo japonés haciéndose pasar por un relato popular japonés cuando en realidad no lo es apoyándose en las ilustraciones de Amano, que a pesar de huir del tradicionalismo pictórico nipón, sigue guardando similitudes que recuerdan a los grabados con los que estamos tan familiarizados. Un título recomendable para los fans de Gaiman, pero sobre todo para los que no los son.

El-libro-de-Sarah

El libro de Sarah – La fortaleza del tiempo (Vicente García) Dolmen, 2015. Rústica, 511 págs. 17,9 €

De la mano de Vicente García nos llega un relato de fantasía con protagonista adolescente. Sarah es una chica que vive en Londres y que descubre que esta realidad en la que vivimos no es la única y que existen tantas como las creadas por los grandes escritores. Sarah resulta ser la elegida para detener la destrucción continuada de otras realidades, para ello es transportada a la Fortaleza, un mundo nexo que conecta las diferentes realidades, en la cual se le enseñará una serie de disciplinas necesarias para combatir a un enemigo desconocido. La cosa se complica cuando la protagonista no es la única Sarah que ha desfilado por la Fortaleza, existen otras tantas Sarahs en otras realidades. La fortaleza del tiempo es el primer título de lo que parece ser como mínimo una trilogía o una saga literaria. La amplitud del espacio narrativo desarrollado hace pensar que este libro tendrá continuación en un futuro próximo. El buen uso de los estereotipos y de los lugares comunes ayudan a que el lector se meta en la historia de manera rápida; por otro lado la utilización de personajes de otras ficciones, como secundarios, plantea una serie opciones narrativas muy jugosas.

green_arrow_kevin_smith

Green Arrow (Kevin Smith y Phil Hester) Ecc, 2015. Cartoné, 384 págs. Color, 35 €

Oliver Queen vuelve de la muerte y se encuentra un panorama que no entiende y al que se tiene que acostumbrar. El viejo rico liberal se encuentra que contra todo aquello que lucho no ha servido de mucho; de hecho su eterna pelea contra el mundo se convierte en una lucha consigo mismo que por tratar de entender su posición en la sociedad. El cineasta Kevin Smith crea un relato íntimamente ligado a la continuidad DC, incluso demasiado para aquellos que no conocen demasiado la cronología de este universo. Por otro lado la acción recae completamente sobre el dialogo más que en los actos de los personajes. Aunque el paso del tiempo no le ha sentado muy bien al dibujo sigue siendo una buena introducción al personaje para conocerlo a pesar de tener que tener conocimiento del universo DC y de las bromas que se despliegan a lo largo del la historia. No se trata de un Green Arrow pop para todos los públicos, por lo que se trata de un volumen que se ha de coger con ganas de querer entender a este personaje y su desarrollo como tal.

 @Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Natacha crece.

natacha3.1

Natacha Vol.3 (Walthéry, Mitteï, Borgers y Jidéhem) Dolmen Editorial, 2015. Cartoné, 184 págs. Color, 29,95€

Lo que hemos leído en los dos tomos recopilatorios anteriores de Natacha es un aperitivo para lo que viene a partir del tercero. Natacha, creada por Walthery, es un personaje prototípico de los años sesenta y setenta dentro del cómic juvenil franco-belga; no solo por el tipo de aventuras que desarrolla sino por poseer una profesión, exótica y no carente de atractivo en aquellos momentos, que permite a la protagonista moverse en un ambiente proclive a la acción. Este personaje femenino se desarrolla bajo un doble perfil vinculado al ideal de atractivo que tienen aquellas mujeres que ejercen dicha profesión, pero que a la vez es capaz de tomar sus propias decisiones y sin necesidad de ser protegidas por los hombres.

Esta tercera entrega marca un reinicio de las aventuras de esta azafata, se dejan de lado las tramas más sencillas en las que se busca resolver un delito para sumergirse en aquellas de más profundidad; que no solo dan la oportunidad de crear un personaje más tridimensional, sino también ayudan a esbozar de manera más concreta a los personajes secundarios. Como es el caso de Walter, compañero de trabajo de la protagonista. Las dos primeras historias son un juego con el lector. En La azafata y la Mona Lisa, los protagonistas no son los habituales sino los antepasados de estos y la acción se traslada a principios del siglo XX durante el cual la abuela de la azafata debe transportar la Gioconda al British Museum evitando que caiga en malas manos.

La continuación de esta microhistoria es un tanto atípica, en el presente tras recordar la aventura de sus antepasados Natacha y Walter se encuentra en el mismo avión que el descendiente del personaje que intento robar el cuadro, que vuelve al avión. La detención de este tipo queda en off para dar pie a una aventura en la que el avión llena de dibujantes de la editorial es secuestrado por un magnate que pretende que estos dibujen un álbum exclusivo para sus hijas.

natacha3.2

Sin embargo, el plato fuerte de este volumen es una historia de ciencia ficción en dos partes: Instantaneas para Caltech y Las máquinas inseguras. No solo desplaza el género original de la obra, sino que esto obliga a que Natacha y Walter sobredimensionen el perfil monotemático que han tenido hasta ahora para hacerlo crecer. Todo empieza de la manera más sutil, Walter se va a tomar tres semanas de vacaciones en Estados Unidos para escribir un reportaje sobre la cultura norteamericana tomada desde el punto de vista de un Europeo. Este personaje amante del Jazz sueña con ir a Nueva Orleans, pero en pleno vuelo ve un par de destellos luminosos que distingue como OVNI’s. En ese momento sus planes cambian y decide ir en busca de un científico especializado en dichas temáticas. Natacha lo acompaña, en el sentido literal de la palabra, perdiendo el protagonismo frente al que ha sido un secundario hasta el momento.

En esta trama dividida en dos partes juega un papel importante la estereotipia de la conspiranoia estadounidense encarnada en unos servicios secretos que tratan que Walter no se encuentre con el doctor Warring. No obstante, tiene lugar un encuentro en la tercera fase en la que Walter atrapado en la nave viaja al futuro encontrándose con los últimos humanos libres. Existe cierta vertiente ideológica ludita en el relato, los robots han esclavizado a la humanidad, poseen un museo que sirve para mostrar la evolución de la robótica. Esa visión de que las máquinas van a acabar con la humanidad que vuelve una y otra vez en la historia del siglo XX.

Estos dos álbumes son, por el momento, lo mejor que se ha publicado de Natacha, no solo por el desarrollo del relato, sólido y contundente, abonado a la ciencia ficción dejando de lado la comedia, la historia de es de Étienne Borgers; es también uno de los mejor dibujados, los personajes a cargo de Walthéry y los decorados de Jidéhem. En el que la acción brilla por momentos de la mano de Walter un personaje que toma forma más allá del típico secundario cómico.

El volumen se completa con algunas historias cortas aparecidas en diferentes revistas de la editorial y numeroso material extra que como siempre ayuda a profundizar en el desarrollo de los personajes y de los autores.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Las cosas de ser niño

Benit1

Benito Sansón – Vol. 1 (Peyo) Dolmen. Cartoné, 144 págs. Color, 29.95 €

Cada vez que releo de nuevo un trabajo de Peyo más convencido estoy que Los pitufos son una obra menor. Es un texto popular pensado para contentar a todo el mundo y que resulta para muchos una lectura agradable. Pero si la comparamos con Johan y Pirluit resulta una obra insulsa, estos dos son mis personajes favoritos como lector infantil. La mezcla de lo fantástico, con lo misterioso en un entorno histórico siempre me ha parecido de lo más entretenido desde un punto de vista lúdico.

La vertiente lúdica del cómic es algo que Peyo domina a la perfección sobre todo en aquellas obras que están destinadas a un público juvenil, o lo que era juvenil en aquellos momentos, por la capacidad del autor de elaborar un discurso pensado para la mentalidad de unos lectores que aprenden a leer en varios sentidos aparte del literal. De entre todos los personajes creados por este autor Benito Sansón es el que siempre me ha pillado más lejos y del que tengo el recuerdo más débil, sin embargo me parece uno de los más conseguidos.

Benito es un personaje particular, representa al típico niño peculiar, perspicaz y con gran facilidad para meterse en líos. Es en muchos casos la imagen que podemos tener de muchos niños que son, por encima de todo, imaginativos. La circunstancia que hace especial a Benito es que es tremendamente fuerte, rápido y capaz de dar grandes saltos. Lo cual por un lado le impide jugar de tú a tú con el resto de niños y por otro ser tomado en serio por los adultos. Pero esas características son las necesarias para convertirlo en un icono de lo infantil y más teniendo en cuenta como los niños se ven a sí mismos. Benito tiene de particular de que vive como un niño, se explica ante los adultos como tal.

01-los taxis rojos.indd

Eso me lleva a pensar de lo equivocado de muchas ópticas actuales a la hora de enfocar el comic (no) pensado para los más jóvenes. Obras organizadas desde una óptica adulta por la cual los lectores a los que van destinados no pueden sentir gran empatía por las carencias en la construcción de los personajes.

Benito es todo lo contrario. En este primer volumen encontramos las dos primeras aventuras de este niño: Los taxis rojos y La señora Adolfina. La primera historia es un tour de force para el protagonista infantil que se debe a enfrentar directamente a la cruda realidad de los adultos una empresa de taxis es una tapadera para atracar a todos los negocios y bancos de la ciudad. Benito conoce todo el plan pero es ignorado por la policía y perseguido por los villanos. Se constata un hecho que se convertirá en una constante de la narración: los adultos no creerán a Benito. La señora Adolfina es un relato muy diferente, se trata de un juego. Benito se encuentra a una adorable anciana en el parque con la que entabla amistad. Esta pierde el conocimiento y llama a un número que esta tiene en el bolso viene un hombre y se la lleva. A la mañana siguiente vuelve a encontrarla y no le reconoce. Adolfina es una anciana de la ciudad que ha servido como modelo a un inventor de androides, el problema es que este último se vuelve malo y comete todo tipo de delitos y detiene a la anciana de verdad que nada tiene que ver, la misión de Benito será mostrar la verdad a la policía, que en primera instancia no le creerán (otra vez).

Ese inconveniente para nuestro protagonista puede que sea el mayor vínculo que pueda establecer con los lectores más jóvenes. Benito Sansón es un imprescindible, un personaje básico para entender la obra de Peyo, el cómic infantil y en este caso por la impecable edición cargada de extras sobre la construcción del personaje.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

La guerra de otra manera

casacas1

Casacas Azules Vol. 3 (1973-1975) (Raoul Cauvin y Willy Lambil) Dolmen Editorial, 2015. Cartoné, 160 págs. Color, 29,95 €

Para los que somos de cierta edad lo de jugar a indios y vaqueros era algo habitual en las horas de patio y entre meriendas. El lejano oeste, y su evolución, con los personajes arquetípicos que componen su mitología suponían una fuente rica para los juegos de los que fuimos niños a finales de los setenta y principios de los ochenta. Tanto fue así que cuando hace unos años el compañero de blog y un servidor nos disponíamos a grabar un cortometraje, concretamente un western, no íbamos a salir delante de la cámara hasta que vimos la ropa del Séptimo de Caballería. El poder icónico de la ropa, los rifles y cientos de películas en las que estos eran los que sacaban de apuros a los civiles hicieron el resto.

La cuestión es que la mayoría de títulos publicados en la colección Fuera Borda siempre me traen algún recuerdo, son obras que por lo general he leído, algunas más que otras, y que en cierto momento desaparecieron del mercado español estas representan lo mejor del cómic de entretenimiento juvenil de todos los tiempos. Aventuras sencillas, divertidas que buscan la complicidad de un lector joven y  a día de hoy el nostálgico, creo que la chavalada hoy día anda interesada en otras cosas. Una de las obras que más esperaba era Casacas Azules, de la que guardaba un tenue recuerdo por lo breve de la publicación de sus aventuras por nuestras tierras.

Este título recoge todos los tópicos de la América de la Guerra de Secesión: unionistas y confederados en los que estos últimos salen peor parados. Los protagonistas son el sargento Cornelius Chesterfield y el cabo Blutch, el primero un fiel servidor del ejército y el otro el típico que intenta escaquearse de todo, pero no por cobarde, sino por la poca voluntad para atender a las órdenes de sus superiores. Aunque  el trasfondo narrativo es la guerra tan solo en una de los tres álbumes recogidos en este volumen existe un enfrentamiento directo continuado entre los dos ejércitos.

casacas2

En “Los desertores” la huida de unos cuantos soldados del fuerte en el que están acuartelados es la excusa para que los protagonistas se vean las caras con los indios, con la suerte que estos no son pintados como seres crueles y salvajes aunque si un poco torpes y cobardes, cuestiones de estereotipos. En “La prisión de Robertsonville” los protagonistas son encarcelados en la peor cárcel sudista, por lo que el relato devendrá en una narración en la que fugarse del presidio será la misión principal de los soldados del norte. Sin embargo, es en el último álbum, “Los novatos de la marina”,  en el que Cauvin y Lambil explotan los recursos históricos y estéticos cuando Cornelius y Blutch son enviados a los diferentes regimientos del ejército para acabar en la incipiente marina norteamericana para contrarrestar los ataques de un proto-acorazado sudista que está destrozando todo los navíos enemigos. Aquí se muestra la vertiente más bélica y apegada a la historia de los tres álbumes de este volumen.

A pesar de tener el conflicto como trasfondo narrativo la muerte no aparece en primer plano, ni sangre, en la mayoría de ocasiones soldados malheridos o magullados, no hay que olvidarse de del target inicial al que iba destinado. Otro gesto de Cauvin es mostrar a los altos mandos como déspotas, inútiles o desconocedores de su trabajo, que no les importa sacrificar la vida de los soldados. Casacas Azules profundiza en algunas de las características de la escuela de Marcinelle: despegarse del dibujo realista, los planos a ras de suelo, y esas viñetas descriptivas en las que aparecen muchas personas que rodean a nuestros personajes, que nos obliga como lectores a hacer una panorámica global para repasar la viñeta por completo. También nos hace repasar y tirar de background cultural para poder leerlo y disfrutarlo en toda su plenitud, a eso nos ayuda toda la información extra que aparece en estos volúmenes sobre la carrera editorial en España, biografía de los autores y extras de todo tipo. Una delicia.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Un gato cósmico, civilizaciones ancestrales y ciencia ficción.

Quena-y-el-sacramus_tomo1_C Quena-y-el-sacramus_tomo-2-2_portada

Quena y el Sacramús (Gos) Vol. 1 y 2. Dolmen Editorial, 2014 y 2015. Cartoné, 160 y 152 págs. Color, 29,95 € c/u

Una de las grandes diferencias entre el cómic infantil actual, el poco que hay, y el que algunos leímos cuando éramos niños, haya por los setenta y los ochenta, es la capacidad para seguir entretenido a pesar de los años más allá de la pura nostalgia. Muchos de los tebeos que está reeditando Dolmen dentro de su colección Fuera Borda cumplen ese requisito, con personajes creados única y exclusivamente para cómic, que dependiendo de la popularidad obtenida han ido saltando a otros formatos. Yendo bastante más allá del mero texto infantil han creado unos personajes duraderos que en algunos casos se han convertido en iconos y, posiblemente lo que sea más importante han ido introduciendo a los niños en la lectura de los géneros literarios.

En el caso de Quena y el Sacramús se trata de la ciencia ficción y en menor grado lo paranormal. En las historias escritas por Gos el lugar donde ocurren las historia son ciudades pequeñas o pueblos, lugares idealizados en el que todo el mundo conoce las excentricidades del otro por lo que aquello que hace especial a los personajes y los hace actuar de manera extraña encaja en los parámetros del resto de conciudadanos. En el caso de esta obra la aparición de un extraterrestre, en un pueblo que parece acostumbrado al fenómeno OVNI, que hace vivir al joven Quena, también con un origen misterioso, adoptado por el profesor Jorge Guijarro. Estos, junto con el Sacramús, representan un triángulo básico para este tipo de aventuras: la juventud, la sabiduría  y la aventura. Cada uno de esos aspectos viene relacionado con cada uno de los personajes. En los dos volúmenes aparecidos hasta el momento se recogen los seis primeros álbumes.

316

El heredero del Inca es el primer álbum de las aventuras de Quena y el Sacramús, es una historia de orígenes en el que se nos desvela la primera procedencia de Quena. Pero tal y como iremos comprobando en estos dos primeros volúmenes no hay nada definitivo, Quena fue adoptado por Jorge cuando este fue a una excavaciones. Aquí empezaremos a ver los poderes tecnológicos del extraterrestre y que en estas historias nada se acaba de cerrar. En El mago de la osa mayor los protagonistas tendrán que ir a ayudar a un amigo de Jorge que se ha convertido en un humano animalizado con cara de vaca a causa de un mago que quiere construir un amplificador de energías. Pero es en El continente de las dos lunas donde se cierra en parte la historia de los orígenes extraterrestres de Quena y de cómo su orfandad es resultado de una lucha por adquirir poder en su civilización. Por lo que los dos protagonistas de estas aventuras son extraterrestres. En este primer volumen sobre todo en la primera y tercera historia es interesante ver el diseño de escenarios con esa idea de civilización avanzada, en el caso del tercer álbum, y buenista que trasciende de las formas redondas de la arquitectura.

pag_35

Las aventuras que se desarrollan en el segundo volumen transcurren todas en el planeta Tierra y solo una es sobre un posible caso de invasión, se trata de El tótem del espacio, los protagonistas tratan de deshacer los planes de un civilización extraterrestre que intenta hacerse con la Tierra a través de un tótem que posee el cuerpo de cualquier forma de vida. Esta historia vuelve a poner de relieve la idea de relacionar civilizaciones antiguas con la vida proveniente de otros planetas, y cierta idea de la conexión cósmica. En El fantasma del cosmos profundiza un poquito más en lo paranormal, Snopsy un viajero del espacio que huye de una guerra interminable entre dos civilizaciones, muere y su “espíritu” se traspasa a un fetiche magnetizado la obsesión de este doble astral es mantener la memoria de su civilización perdida, Jorge, Quena y Sacramús le ayudarán a hacerlo. Aunque quizás sea La fuga del Sacramús una de las historias más interesantes de estos personajes: Sacramús está harto de tener que estar recluido en casa y elabora un plan para divertirse en el exterior, hace que un juguetero fabrique un juguete a su imagen y semejanza para poder pasar desapercibido.La situación se pone un tanto crítica y Jorge reclama ayuda al continente de las dos lunas y estos envían a los galaxianos, personajes que irán apareciendo más adelante en los siguientes álbumes, sin embargo esta historia no se cierra en este volumen sino que concluirá en el siguiente ya que algunos flecos han quedado al descubierto. Pero siempre queda una gran duda ¿Quién es Sacramús? ¿de dónde proviene? ¿Cuál es su misión original? Para saber todo eso todavía deberemos esperar bastante.

A todo esto hay que sumarle, al igual que en el resto de colecciones de Fuera Borda, unos textos finales y unos extras estupendos que tienen de trasfondo algo más importante que el mero dato o la curiosidad, la importancia de la cultura popular y de las diferencias entre estos tebeos y los que tenemos hoy día. Podemos resumirlo todo en un par de cosas esenciales, comics hechos para niños pero na para tontos realizados a lo largo de los años y que han ido construyendo un universo sólido y perdurable.  En el que se cultiva la curiosidad por otro tipo de culturas y la introducción de la ciencia ficción y lo paranormal sin derivar en el oscurantismo, sino todo lo contrario. En estos dos volúmenes podemos ver la evolución Gos y como su estilo narrativo esta más o menos asentado desde el principio. Quena y el Sacramús es una obra divertida y entretenida para todas las edades, pero fundamental para que los niños empiecen a leer comics.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Más que una simple Pin-up

cubierta-tomo2.indd

Natacha Vol. 2 (Walthéry) Dolmen Editorial, 2015. Cartoné, 176 Págs. Color, 29,95€

Hace unos meses apareció en el mercado el primer volumen recopilatorio de las aventuras de Natacha, el personaje creado por Walthéry, hable del valor de la profesión en algunos géneros del cómic así como el valor del género y su representación en este título. El segundo volumen nos vale para seguir expandiendo dicho concepto ya que Natacha es una azafata de vuelo de cuando se empezó a configurar el mito de esta profesión allá por la década de los 70, cuando los vuelos no eran asequibles para todo la población, y volar, los aviones, los aeropuertos era algo exótico y ser azafata una profesión para privilegiadas. De ahí que Natacha sea uno de esos personajes interesantes del cómic franco belga por todo el tipo de lecturas que puede suscitar, ya que llevaba a las páginas de Spirou la imagen de una mujer sexual, con sus atributos intelectuales y físicos.

Pero el personaje de Natacha está muy lejos de ser una mera pin-up la cual solo posa para llamar atención, aunque tenga algo de eso porque la estética del personaje es muy atractiva. Por otro lado aporta un perfil profesional de la azafata, realiza su trabajo de manera impecable, tiene gran capacidad para las relaciones personales, pero sobre todo se nos muestra su vertiente intelectual. Natacha no es, ni mucho menos, la típica rubia tonta, todo lo contrario, la tramas giran en torno a ella no por su belleza sino por sus dotes para resolver todo tipo de misterios y problemas. Porque en el fondo las aventuras de la asistenta de vuelo están a medio camino entre el relato de aventuras y el género negro.

foto_3

En este volumen vienen recogidos tres álbumes correspondientes al periodo 1974-1977, y algunas historias cortas. La primera de ellas es Un trono para Natacha en la que ella, instigada por el servicio secreto de su país, debe convertirse en una guía, si surge ser la prometida, de un rey africano que tiene entre sus consejeros a un mercenario que pretende recuperar el oro que robo durante la Guerra Civil española. La segunda es Doble Vuelo una historia interesante en la que la misma Natacha secuestra el avión en la que está trabajando, y la última es El decimotercer apóstol, tanto este álbum como el primero están guionizados por Maurice Tillieux, para mí el mejor álbum de este personaje publicado hasta el momento y en el que Natacha es mostrado en todo su esplendor. Es un relato clásico de aventuras que incluye viaje en tren, intentos de asesinatos, investigación en tierras exóticas (en este caso la costa turca), terremotos y un gran secreto por descubrir sobre el origen del cristianismo. Una historia muy medida en su tempo y también en el estilo gráfico en el que Walthéry dibuja a la azafata sufriendo todo tipo de vicisitudes.

El volumen se completa con una breve pero gran historia que posiblemente hubiese dado para mucho más: Juego de manos, juego de villanos, en la que el avión se llena de magos y desaparece uno, una historia en el que el formato de las viñetas cambian de tamaño. Las últimas páginas están dedicadas a recopilar material inédito, historia de la evolución del personaje y del autor así como portadas e ilustraciones inéditas. Imprescindible para los fans del personaje, de la Escuela de Marcinelle y para todos aquellos que quieran, tanto recuperar viejas lecturas como para hacer una aproximación a una forma de entender el cómic en el que los géneros narrativos juegan un papel fundamental.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

No sin mi camión

Wayne-Shelton
Wayne Shelton Integral 1 (Jean Van Hamme y Christian Denayer). Dolmen Editorial, 2014. Cartoné. 184 págs. Color. 34,95 €

Ser aventurero hoy en día no debe de ser nada fácil, hace sólo un siglo podías salir de Europa, dirigirte a cualquier lugar del mundo subdesarrollado y convertirte fácilmente en un saqueador de ruinas milenarias o en una especie de caudillo militar militar, todo sin mayores problemas. Hoy en día no, el mundo es más complejo y cualquier entorno subdesarrollado sigue sin tener agua potable, pero la presencia de armamento de lo más variado es de lo más común. Además no se puede negar que la venda del romanticismo ha caído y en cualquier lugar al margen de gobiernos más o menos estables es más sencillo ser víctima de torturas que encontrar alguna especie de paraíso anarquista. El mundo se ha vuelto, o se ha mostrado por fin, como una jauría de perros rabiosos amantes de la antropofagia. Así que si huimos en busca de aventuras más nos vale convertirnos en hijos de puta, en morder antes de que nos muerdan.

Wayne Shelton es un hombre que conoce la lección mejor que nadie, capaz de aunar una moral interior de lo más íntegra con un pragmatismo que le permite sobrevivir donde cualquier ciudadano del primer mundo terminaría violado y asesinado con algún órgano de menos, no precisamente en ese orden. En el primer integral de Wayne Shelton, que recoge los primeros tres tomos de la edición original, conocemos a un veterano de la Guerra de Vietnam que tras ser incapaz de volver a la vida civil se especializó en labores de soldado, o más bien especialista, de alquiler. Aunque nadie espere encontrar en la obra de Jean Van Hamme y Christian Denayer locas aventuras en templos perdidos en mitad del Amazonas o oscuras intrigas contra organizaciones criminales que buscan el dominio mundial. Aunque las referencias a James Bond e Indiana Jones son más que notables, Wayne Shelton está mucho más pegado a la realidad, cambiando la selva por las repúblicas ex-soviéticas y a los supervillanos por industriales y políticos.

Todo esto crea un campo de juegos más que entretenido, pues al mismo tiempo que se disfruta la lectura, Jean Van Hamme y Christian Denayer recuerdan una y otra vez al lector que el mundo que está ahí fuera es más complicado y cruel de lo que la cultura popular está empeñada en mostrarnos. En los tres álbumes que recoge Wayne Shelton en su primer integral asistimos a una misión del héroe, en los dos primeros capítulos, y a las consecuencias de la misma, en la tercera historia. La misión no puede ser menos romántica: rescatar a un camionero francés de una cárcel de Oriente Próximo para que el Gobierno de Francia desbloquee las restricciones comerciales con un pequeño y corrupto país. Afortunadamente, Jena Van Hamme desarrolla toda una intriga llena de acción para entretener al lector al margen de la poca nobleza de la actividad de su héroe. De este modo, se puede decir que Wayne Shelton respeta toda la tradición de la literatura de espías o aventureros pero colocándolo ante un escenario más realista y crudo, manteniendo el mismo nivel de violencia pero ensuciando cada página del relato.

wayne-shelton-51

No hay lugar para la épica o la última tecnología, todo son antiguos rifles de asalto soviéticos y camiones con amortiguadores gastados. A fin de cuentas nada mata mejor que un kalashnikov y si te vas a mover por carreteras de tierra un deportivo de último modelo no te va a servir de mucho. Como es lógico, Jean Van Hamme deja espacio al juego y no todo es tan gris, dejando que algunos personajes sean algo más románticos, como un aristócrata inglés con afición por el tráfico de armas, un especialista de cine español o una prestidigitadora de innegables encantos. Quizás sea en los personajes donde el guionista se toma más libertades a la hora de añadir espectacularidad por encima de realismo, pues crea una cohorte de alegres malnacidos que da algo más de color a la historia. Wayne Shelton es un cabrón de buen corazón que siempre consigue llevarse a la cama a atractivas mujeres, aunque esté a las órdenes de industriales que no tienen problemas con saltarse legislaciones nacionales e internacionales para mejorar los beneficios de cara al final del año fiscal.

Por su parte, el dibujo de Christian Denayer es lo esperable en este tipo de obras, su estilo busca un realismo accesible que ayude a la lectura de la historia sin obstaculizar nunca su narrativa, la cual es totalmente cinematográfica, tratando siempre de hacer que el ritmo se adapte a la intensidad de las escenas. Se puede decir que el objetivo del dibujante está más que conseguido, pues aunque el dibujo de Wayne Shelton  no sobresalga excesivamente, es innegable que funciona en perfecta armonía con el guión, consiguiendo una obra totalmente unitaria donde la trama y el aspecto visual se marcan un destino único. Jean Van Hamme y Christian Denayer visitan las esquinas más oscuras del mundo sin ocultar la violencia, la suciedad o la corrupción, pero con el único objetivo de divertir y entretener al lector, el cual siempre que sea un amante de la acción va a encontrar una obra perfecta para pasar una tarde más que entretenida.

@bartofg
@lectorbicefalo