Sé feliz, o algo

9788416400423Twentieth Century Bola Ocho (Daniel Clowes). La Cúpula, 2016. Rústica. 104 págs. ByN. 17,50 €

La inteligencia es el camino más corto hacia la tristeza, motivo por el cual me alegro de no ser demasiado despierto o avispado. No me considero tonto, pero si lo suficientemente hábil para dominar la herramienta de la reflexión, y especialmente la autoreflexión, que son un medio fantástico para evitar la felicidad absoluta. La curiosidad, especialmente por los engranajes sociales y mentales, es un pasatiempo tan válido como cualquier otro, pero no se puede negar que el conocimiento además de poder es responsabilidad y tristeza, porque al final todos y cada uno de nosotros somos mezquinos o patéticos alguna vez, no lo podemos evitar, somos humanos, y es innegable que todos seríamos mucho más felices si no lo supiéramos, tanto aplicado a nosotros mismos como a nuestros coetáneos.

El primer cómic que leí de Daniel Clowes no me gustó demasiado, el segundo me encantó y el tercero me pareció que no estaba mal. Ideas que se mantuvieron un tiempo hasta que comprendí que el problema de mi afinidad por el autor no se debía a la calidad de sus trabajos, sino al grado de sinceridad que yo mantenía conmigo mismo. Tras reflexionar me percaté de que las obras de Clowes que más me gustaban eran precisamente las que menos me apelaban, las que menos batallaban después en mi mente; mientras que esas que bullían en el interior de mi cabeza eran las que supuestamente menos había disfrutado. Claro, el truco era comprender que yo a Daniel Clowes no lo disfrutaba, el tío llegaba, me daba una paliza, me mostraba las incoherencias y estupideces de mi vida, desmontaba mis grandes relatos, después se echaba a llorar y me decía que a él le pasaba lo mismo, nos reíamos de los idiotas, envidiábamos a los idiotas, y nos íbamos a la cama cansados pero incapaces de conciliar el sueño.

Así que en cierta medida yo estaba siendo injusto con Daniel Clowes para mentirme a mí mismo, algo que se desmonta totalmente con la lectura de Twentieth Century Bola Ocho, un recopilatorio de trabajos cortos del autor. El volumen es un artefacto que no deja lugar al respiro, no hay una sola página blanca y sus más de 100 páginas son un recorrido demoledor sobre la vida humana más mediocre. Que nadie se lleve a engaño, mediocre es un termino que viene de la media, donde habita la mayoría, donde lo no especial, lo mundano habita sin necesidad de pertenecer a lo deleznable. Daniel Clowes ataca así a la masa durmiente, a la masa feliz en su ignorancia y estupidez, saltando sin problemas desde el autodesprecio a la soflama más incendiaria, casi a una llamada a la armas, siempre extinta antes del primer paso.

20pg

En Twentieth Century Bola Ocho encontramos desde el cómic más costumbrista, sílice of life puro y duro, hasta los juegos surrealistas típicos de Daniel Clowes, incluso con historias que mezclan ambos elementos para crear una suerte de realismo mágico vacío de cualquier calor o esperanza. Esto no evita que en las páginas del cómic encontremos una enorme cantidad de humor, aunque este humor nazca siempre de la rabia enquistada y despierte más sonrisas cómplices que carcajadas. Y aún así encuentro algo de optimismo en las páginas de Twentieth Century Bola Ocho, un trabajo coherente que expone el arte y la ideología de su autor en pequeñas píldoras que invitan a la reflexión, pues al final ese humor cáustico muestra lo absurdo de las propias reflexiones, enseñándonos que podemos, y debemos, quejarnos, pero sin perder de vista el sinsentido de la vida y por tanto de las objeciones que tenemos sobre la misma.

Además de este uso como evangelio de Daniel Clowes, Twentieth Century Bola Ocho tiene valor como objeto de registro en el que podemos observar los diversos estilos y técnicas utilizadas por el autor, disfrutando de sus diferentes apuestas a la hora de enfrentarse a la página en blanco. Así que para cualquier persona que quiera conocer más a fondo la obra de Daniel Clowes, o simplemente pivotar entre el enfado, la tristeza, la risa y la ironía, Twentieth Century Bola Ocho es un perfecto vehículo a las entrañas del pensamiento de su autor.

@bartofg
@lectorbicefalo

Cierta idea del amor

paciencia1

Paciencia (Daniel Clowes). Fulgencio Pimentel, 2016. Cartoné, 180 págs. Color. 24,99 €

Empezar con una eyaculación en el interior de una vagina y acabar con la disolución en la eternidad de un humano. Así es como vuelve tras Daniel Clowes tras cinco años sin publicar ningún trabajo, y lo hace marcando algunas diferencias con algunas de sus obras anteriores, en primer lugar el tono, cierto entusiasmo en torno a la idea de la obsesión humana como leit motiv de una vida, y en segundo lugar articular un thriller de ciencia ficción en el que revisa algunos de los temas tratados en obras anteriores.

En la puesta en escena construye una linealidad narrativa que recorre de manera no lineal 44 años de historia de Jack Barlow. Esta empieza el día en que deja embarazada a Paciencia, en 2012, unos días después al volver a casa se la encuentra muerta. Barlow es acusado del asesinato aunque poco después le dejan libre. Diecisiete años después en el que el sentimiento de culpa del protagonista, por no haber evitado la muerte de su amada permanece, permanece. Barlow se convierte, por una serie de hallazgos casuales en un viajero temporal que renueva el mito del doctor Richard Kimball en busca de su hombre manco particular. El mitoarco de la serie consistente en la continua fuga del popular doctor en se complementa con la búsqueda del asesino de su esposa Helen. Dicha estructura argumental recorre la ficción televisiva a través de tramas verticales, aquí se convierte en un whodunit clásico: ¿Quién asesino a Paciencia?, para más tarde descubrir la esencia, el relato que se esconde tras la investigación de Barlow y dicha pregunta se reformula de la siguiente manera ¿Quién es Paciencia?

PATIENCE_P79-80_Colors copy

Paciencia es el gran misterio de esta historia. Clowes desarrolla un relato perfectamente envuelto con los topos de la ciencia ficción, con un personaje que presenciará no solo la postadolescencia de la protagonista femenina sino que a modo de redención personal tendrá que evitar revivir los momentos menos deseables de su vida. Para ello Clowes construye dos personajes prototípicos dentro de su imaginario ficcional: seres grises, que no aspiran más que a vivir una vida a medias con altas cargas de autoindulgencia. De ahí que Barlow en una situación límite emprenda la misión de su vida salvar a Paciencia, para ello el autor retoma algunas de las ideas de sus obras anteriores, insertar lo fantástico en un entorno de total cotidianidad sin que se perciba como algo mágico abandonando la idea del determinismo tecnológico como un modo de avance positivista. La cotidianeidad es en sí misma otro de los espacios narrativos a los cuales nos ha acostumbrado este autor, lugares tan anodinos que son no-lugares a pesar de ser casas habitadas con rasgos de las personas que viven ahí. De ahí salta a los personajes, la juventud de Paciencia está marcada por un fracaso personal continuo en el ámbito personal, familiar, académico, laboral y amoroso. Barlow no es mucho mejor se obsesiona tanto que no duda en ejercer la violencia sobre otras personas en cualquier situación.

Paciencia es la vuelta amable, por decirlo de alguna manera, de Daniel Clowes en la que los géneros narrativos el thriller, a través del cual se nos explica la parte del relato que atañe a la víctima, y la ciencia-ficción, como caballo sobre el cual se explica la obsesión de Barlow, dan forma a un relato intenso, como ninguna de las obras anteriores de Clowes. Pero ¿De qué nos habla este Clowes optimista sino es del amor como una narración de la felicidad autoimpuesta? ¿Es el Barlow del futuro que ha intentado arreglarlo todo más feliz al final de la historia? Jack y Paciencia siguen su camino una línea recta marcada por ellos mismos, más que nada, por cierta incapacidad de maniobra. Solo algo extremo como un asesinato hace reaccionar a un protagonista que al final del relato le cuesta verse refrendado por un final catártico que simplemente le hará desvanecerse en el espacio tiempo. Dicho todo esto y recurriendo a los tópicos la lectura del último Clowes rehúye de los tópicos de los viajes en el tiempo centrándose más en este tipo de narrativas como un modo más que en los aspectos recurrentes de este subgénero del fantástico.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo