Gotham Central – Payasos y lunáticos (Ed Brubaker, Greg Rucka, Michael Lark, Brian Hurtt, Gregg Scott, Stefano Gaudiano)

gotham_central_payasos_lunaticos
Gotham Central: Payasos y lunáticos (Ed Brubaker, Greg Rucka, Michael Lark, Brian Hurtt, Gregg Scott, Stefano Gaudiano). ECC, 2015. Cartoné. 288 págs. Color. 28,50 €

La buena serie negra tiene que ser ante todo triste, deprimente, casi asfixiante, porque sólo en ese rincón oscuro donde la esperanza ha muerto pueden nacer los héroes más puros e incorruptibles, aunque el propio peso de su heroísmo sea muchas veces la causa de sus agonías e incluso sus muertes. En la serie negra el ser humano toca fondo para renacer, no con una gran explosión de virtuosismo, pero si al menos con la fuerza de la resistencia, del aguante. Resumiendo, se trata de colocar a los personajes más defectuosos en el entorno más violento y conseguir que la victoria del bien sea creíble. Esto es lo que hicieron Ed Brubaker y Greg Rucka con los detectives que protagonizaron su serie Gotham Central, que en su segundo tomo recopilatorio, Payasos y lunáticos, continúa mostrándonos ese valle de lágrimas que recorren cada día los agentes de la Unidad de Crímenes Mayores.

El segundo volumen recopilatorio se inicia con un número suelto que sirve de fresco de los agentes de la unidad, un impás para recordarnos que son humanos, después asistimos a tres arcos argumentales donde los guionistas no pierden el tiempo en enfrentar a los detectives con la mayor locura criminal que ha azotado Gotham, quizás no la más cirquense, pero sí al menos la más sangrante para el común de los viandantes. Los mayores villano de la ciudad del murciélago no tienen problemas con asesinar al alcalde o a un equipo deportivo de instituto, y si además consiguen que el pánico se adueñe de la calles mejor. Todo esto con la contrapartida de unas fuerzas del orden que fluctúan entre la corrupción presente en el cuerpo y los recortes presupuestarios que amenazan con menguar su capacidad de actuación.

img_gothcentdos_c5

No se puede negar que Payasos y lunáticos es una evolución positiva frente al anterior volumen, en cierto sentido por un hecho tan notable como que Batman aparece todavía menos, y cuando lo hace no es precisamente para ser recibido entre vítores de alegría y júbilo. Los detectives tienen que hacer un trabajo que muchas veces choca de frente con un individuo que o no comparte su información o directamente estorba. Este realismo a la hora de tratar a Batman se agradece en las páginas de Gotham Central, un texto que hace del realismo su mayor bandera, aunque sea un realismo con hombrecillos capaces de ejercer control mental mediante un sombrero de copa. Pero por suerte, el trabajo gráfico de Michael Lark, Brian Hurtt, Gregg Scott y Stefano Gaudiano, ayuda a afianzar ese realismo sucio y veraz, de una Gotham que se puede casi habitar, una ciudad que es un infierno real, no la fantasía gótica de un futuro descartado, si no una ciudad sucia donde tienen lugar asesinatos y violaciones bajo una lluvia densa y oscura.

Gotham Central 1: En el cumplimiento del deber

Gotham Central 2: Payasos y lunáticos

Gotham Central 3: De patrulla por el infierno

Gotham Central 4: Corrigan

Gotham Central 5: Momentos decisivos

Gotham Central 6: Agente herido

@bartofg
@lectorbicefalo