Astro City – Héroes locales (Kurt Busiek y Brent Anderson)

astrocity_heroeslocalesAstro City: Héroes locales (Kurt Busiek y Brent Anderson). ECC, 2016. Cartoné. 256 págs. Color. 25 €

Continúan las aventuras de la ciudad de los superhéroes ideada por Kurt Busiek, ayudado en el dibujo por Brent Anderson y en las portadas por Alex Ross. El volumen reseñado Héroes locales, recoge los dos últimos números del segundo volumen de la colección, así como los cinco de la miniserie que da nombre al tomo, un número especial dedicado al héroe Supersónico, y una historia corta que se realizó dentro de un recopilatorio dedicado a las víctimas y las fuerzas del orden que actuaron durante el 11 de septiembre del 2001, en el atentado contra las torres gemelas.

Lo cierto es que poco importa que las historias contenidas en Héroes locales pertenezcan al segundo volumen, a la miniserie o sean algunos de los números especiales, pues Kurt Busiek mantiene la misma dinámica en todas ellas, y en lugar de optar por centrarse en unos pocos personajes para desarrollar una narrativa larga, se empeña en expandir la coralidad de su fantástica ciudad de superhéroes. Evidentemente esto ahonda en que cada vez Astro City se convierta más en una serie dedicada a los conocedores del cómic de superhéroes en lugar de abrirse a nuevos lectores. Pues nadie puede negar que unos de los mayores placeres de Astro City es encontrar esos paralelismos con historias clásicas que ahora son remontadas, revisadas o alteradas, haciendo siempre de la nostalgia por un pasado mejor el motor de toda la colección.

astro-city-local-heroes-2003-2004-002-001

Esto no es necesariamente malo, pero no cabe duda que vuelve Astro City un producto para muy iniciados, algo que toma mayor peso en Héroes locales. Aunque para los lectores que sigan las aventuras ideadas por Kurt Busiek, Héroes locales tiene alguna sorpresa, por ejemplo, el guionista se centra en estas aventuras más en los viandantes de a pie y en terrenos quizás más grises o menos románticos de las aventureras y aventureros con capa. Decisión que sin duda marcaría lo que después sería conocida como La edad oscura, miniseries dentro de Astro City donde lo cruel exige su foco de atención por encima de los rayos de sol y el humor blanco.

Así que todo lector de superhéroes no debería dejar de lado Héroes locales en el sentido de que es una revisión tierna y colorida del pasado pero sin dejar de lado el precio de la ignorancia y la vista selectiva. Quizás números como Grandes esperanzas o Los viejos tiempos demuestren que incluso a las fantasías melancólicas les llega su momento crepuscular, muchas veces para volver a renacer, algo que hace de forma necesaria y exitosa Astro City en Héroes locales.

@bartofg
@lectorbicefalo

Gotham Central – Momentos decisivos (Ed Brubaker, Greg Rucka, Chuck Dixon, Judd Winick, Steve Lieber, Joe Giella, Dick Giordano, Brent Anderson, Paul Pope, Cliff Chiang y Graham Nolan)

gotham_central_momentos decisivosGotham Central – Momentos decisivos (Ed Brubaker, Greg Rucka, Chuck Dixon, Judd Winick, Steve Lieber, Joe Giella, Dick Giordano, Brent Anderson, Paul Pope, Cliff Chiang y Graham Nolan). ECC, 2016. Cartoné. 224 págs. Color. 22 €

 

Tras el cierre de la serie Gotham Central en el cuarto volumen recopilatorio, asistimos ahora a una especie de tomo especial que a pesar de presentarse como el quinto volumen de la serie realmente presenta historias anteriores fuera de dicha colección. La construcción de los universos superheróicos es compleja y a veces es complicado saber que pasó antes o después o si algo que pasó continúa formando parte del pasado del personaje o se ha eliminado completamente de su cronología. Por suerte, obras como Gotham Central permiten disfrutar sin más de una buena serie policiaca, lo que elimina preocupaciones sobre continuos temporales, aquí lo que tenemos es serie negra pura y dura. Es cierto que ninguna de las tres historias recopiladas en Momentos decisivos llega al espléndido y espectacular nivel de Gotham Central, pero es innegable que son buenas historias que se dejan leer y enriquecen el universo del hombre murciélago, quizás no su conocimiento enciclopédico pero si su carácter mitológico, que al final es lo importante, que somos lectores y no contables.

La miniserie de cinco números que da nombre al tomo, Momentos decisivos, nos muestra cinco momentos de la relación entre Batman y James Gordon, con mayor importancia para el policía que para el justiciero. Greg Rucka, Ed Brubaker y Chuck Dixon pretenden dar más profundidad a esta relación que casi podría definirse como amistad a lo largo de cinco puntos donde vemos lo mejor y lo peor de ambos personajes. Quizás quede algo descolgado el capítulo de Chuck Dixon protagonizado por la figura de Azrael, lo que por momentos abandona el cuento mitológico para caer en la mera crónica histórica del murciélago de Gotham. Pero es respetable el trabajo de los tres guionistas. Aunque si hay una historia que merezca ser recordada en Gotham Central: Momentos decisivos esta es Voces perdidas, la historia de Josie Mac, la agente de la ley creada por Judd Winick y Cliff Chiang, personaje que después pasaría a engrosar las filas de la Unidad de Crímenes Mayores en Gotham Central. Guionista y dibujante, crean una perfecta historia negra, tan dramática que termina siendo trágica y el final a pesar de ser positivo es totalmente insatisfactorio y tan amargo como rabioso.

Batman-TurningPoints05-15

El tomo se cierra con un número único escrito por Chuck Dixon y dibujado por Graham Nolan, quizás el más flojo del recopilatorio, pero con un sabor a clásico y un humor cáustico que lo convierten en el postre perfecto para el atracón que es Momentos decisivos. El último tomo no es Gotham Central, pero es una lectura complementaria que no sienta mal, un recorrido más en lo que significa Batman gracias a la visión que de él tienes las fuerzas de seguridad, esas mujeres y hombres que sin superpoderes se lanzan a mantener el orden y la ley en una ciudad devorada por la locura y la violencia.

Gotham Central 1: En el cumplimiento del deber

Gotham Central 2: Payasos y lunáticos

Gotham Central 3: De patrulla por el infierno

Gotham Central 4: Corrigan

Gotham Central 5: Momentos decisivos

Gotham Central 6: Agente herido

@bartofg
@lectorbicefalo

Astro City – El ángel caído (Kurt Busiek y Brent Anderson)

astro_city_el_angel_caidoAstro City: El ángel caído (Kurt Busiek y Brent Anderson). ECC, 2015. Cartoné. 224 págs. Color. 22 €

Aunque lo que Kurt Busiek buscaba en todo momento mediante la publicación de Astro City, con la ayuda de los dibujos de Brent Anderson, era traer de fuerte ese sentido de lo maravilloso que poblaba la época dorada de los cómics, el autor también tiene espacio para jugar con otros elementos dentro de su serie. De este modo, El ángel caído es una historia negra en el sentido más clásico del género pero sin abandonar las calles de Astro City, simplemente cambiando el foco desde los superhéroes hasta los villanos. El ángel caído cambia de acera pero manteniendo en todo momento el tono, pues como ya demostró en números anteriores Kurt Busiek, se puede maravillar y al mismo tiempo tratar temas adultos, en este caso con un villano que sale de la cárcel tras cumplir 20 años de condena.

Al cruzar referentes y mezclar las historias de superhéroes más clásicas con elementos propios del cine negro y la literatura, la sombra de Raymond Chandler baña toda la trama, nos encontramos quizás con la versión más oscura de Astro City en el sentido más cotidiano. No hablamos de una saga con héroes al límite obligados a cruzar sus límites morales, no, simplemente estamos en la zona pobre de la ciudad, donde los dotados usan sus capacidades para huir de la forma más rápida. Esto es curioso, ya que Kurt Busiek dar un realismo atronador a sus villanos sin necesidad de convertirlos en seres despreciables, al mismo tiempo que crea entre ellos una sensación de comunidad viva.

DSC_0196-1280x853-e1315436565178

La mayoría de los autores oscurecen a los superhéroes llevándolos al límite, haciendo que habiten un negro que hacen pasar por gris, pero en El ángel caído Kurt Busiek nos enseña el supuesto negro de sus villanos desde su punto de vista, lo que para ellos es blanco. Carl Donewicz, un ladrón con la piel recubierta de metal y conocido como Jack Steel sale de la cárcel con la intención de no volver, pero al no encontrar trabajo acepta el encargo de sus vecinos de investigar quién está asesinando villanos, o como prefieren ellos llamarse máscaras negras. Pero Jack Steel no es más que un bruto con la cara de Robert Mitchum que busca la redención, alguien castigado por la vida que tiene que poner corazón donde le falta inteligencia, con lo que Kurt Busiek nos enseña el lado más oscuro de Astro City, un lugar donde la bondad existe pero a su manera.

@bartofg
@lectorbicefalo

Astro City – Álbum de familia (Kurt Busiek y Brent Anderson)

astro_city_album_de_familia
Astro City: Álbum de familia (Kurt Busiek y Brent Anderson). ECC, 2015. Cartoné. 224 págs. Color. 22 €

El recopilatorio de las historias de Kurt Busiek ambientado en su ciudad superheróica de Astro City, hecha visible por el dibujo de Brent Anderson, continúa al mismo tiempo que los lectores nos vamos introduciendo en su mundo particular. El tomo Álbum de familia recoge varias historias que continúan la tónica de los guiones de Kurt Busiek, insuflar vida al estereotipo del superhéroe para utilizarlo como metáfora de la vida real. Básicamente, Kurt Busiek hace que superhéroes llenos de color y fantasía sean el perfecto reflejo del día a día.

Álbum de familia comienza con un número que sirve como una nueva presentación de la ciudad, la cual se presenta casi como una utopía de convivencia perfecta donde todo el mundo está dispuesto a echar una mano para mantener el paraíso estable, una idealización colorista de los superhombres. Aunque las historias siguientes varían un poco el tema y el tono. Seguidamente tenemos una historia protagonizada por la Primera Famiia, revisión de los 4 Fantásticos de Marvel, en la que la pequeña de la familia intenta tener una vida normal fuera de la perfección impuesta por sus parientes heroicos. La siguiente trama es interesante porque nos pone en la pista de un villano capaz de engañar a los héroes de Astro City, aunque se encuentra incómodo al no poder recibir elogios a su inteligencia.

Aunque estas historias no son más que acercamientos cercanos a lo que ofrece Astro City, siendo las dos que cierran Álbum de familia lo más reseñable del tomo. En la primera tenemos a un héroe ya conocido por los lectores, el Resorte, que debe lidiar con un tema tan delicado como la paternidad y la responsabilidad, una de esas buenas historias donde la figura de héroe y villano se desdibuja hasta reducirlo todo a seres humanos. Y por último, Leo el chiflado, una historia donde Kurt Busiek se desliga de todo lo superhéroico y convierte totalmente Astro City en un cómic adulto donde vemos la decadencia y la humanidad de uno de los personajes míticos de la ciudad.

@bartofg
@lectorbicefalo

Astro City – Confesión (Kurt Busiek y Brent Anderson)

Astro_city_confesion
Astro City: Confesión (Kurt Busiek y Brent Anderson). ECC, 2015. Cartoné. 208 págs. Color. 20,50 €

La propuesta de Kurt Busiek para su Astro City es divertida y trepidante, es lo que debería ser una buena obra de cultura popular, un puñetazo a cualquier snob bienintencionado que desprecia a la creación y desperdicia su tiempo. Porque Astro City, como hace cualquier buena obra cultural, entretiene y reflexiona, su lectura es divertida, apasionante, crea vínculos con el lector, ya sean escapistas, de diálogo o de conexión con la psique colectiva, da igual; Kurt Busiek te habla, te cuenta una historia junto a la hoguera y te habla de sus miedos e ilusiones, que son los tuyos y los míos, los de todos. Si en Astro City: Vida en la gran ciudad, nos encontrábamos la presentación de un universo mágico donde los colores brillantes de los superhéroes más arquetípicos chocaban con el mundo real, en Astro City: Confesión, el guionista tiene el valor de jugar con la historia de un chico que quiere ser Robin y no lo sabe, y la de un héroe que es Batman, puede que incluso más oscuro, y lo sabe todavía menos.

Astro City: Confesión puede leerse como una historia alternativa del caballero oscuro, una revisión del personaje insignia de DC, con el permiso de Superman, dentro del universo personal de Busiek. En cierta medida, Astro City representa ese color e inocencia de la Edad de Oro de los cómics, incluso con una pizca de la ternura y tontería de la Edad de Plata; y es ahí dentro donde Busiek realiza una de las mejores historias sobre lo que significa ser un héroe, la importancia del sacrifico y de la responsabilidad. El autor consigue mediante asesinos en serie e invasiones alienígenas que un adolescente supere el trauma de haber perdido a su padre sacrificado por su propia generosidad, luchando desde la rabia más pura hasta alcanzar una comprensión superior no ya como superhéroe, sino como ser humano e individuo de la sociedad. En cierta medida, Astro City: Confesión es una historia de Christopher Nolan que tiene el detalle de no tomarse demasiado en serio a sí misma, que deja espacios para el humor y ese extraño humanismo que sólo puede nacer de los seres falibles.

astro-city-3

Si la publicación de Astro City a mediados de los anos noventa del pasado siglo supuso una nueva vía a la hora de crear superhéroes, Confesión es la demostración de que esa jugada tenía recorrido, de que se podían contar muchas más historias, de que los superhéroes, como siempre quiso Busiek, pueden ser una metáfora mucho más allá del paso a la edad adulta. Algo que es irónico, ya que este segundo volumen recopilatorio recurre a dicha metáfora, pues el guionista la hace suya, le añade capas y detalles y le da un nuevo valor, casi zanjando el tema para que los héroes que habitan su ciudad puedan seguir enfrentándose a la vida como un reflejo de nuestra realidad, un reflejo brillante y atronador que nos enseña y dialoga con nosotros mientras nos contagia de la fiebre de la imaginación, del amor por lo imposible y por ir un paso más allá.

@bartofg
@lectorbicefalo

La tristeza del dotado ante el espejo

astro_city_Vida_gran_ciudad
Astro City: Vida en la gran ciudad (Kurt Busiek y Brent Anderson). ECC, 2015. Cartoné. 192 págs. Color. 19,50 €

La mayoría de las críticas hacia el género de superhéroes son más que comprensibles. Es cierto que nos podemos encontrar con una gran cantidad de anomalías que demuestras que los locos en mallas son más que fantasías fascistas y adolescentes, pero si prestamos atención al grueso de la producción, lo cierto es que el género no deja de ser una especie de revancha moral en la que el empollón se reafirma como un ser superior, que más bien viene a gritar “si fuera igual de fuerte que vosotros os vencería, porque a la fuerza se sumaría mi inteligencia, bondad y empatía”, aunque si lo reducimos a lo básico, lo cierto es que con lo que se disfruta de verdad, en este tipo de productos, es con patear algún que otro culo y con llevarse a la chica. Llevarse a la chica porque por muy bienpensantes que seamos y por muchos personajes femeninos u homosexuales que veamos, al final, los cómics de superhéroes están hechos para adolescentes heterosexuales de entre 30 y 50 años, hombres que suspiran con patear culos y llevarse a la chica guapa.

incluso las grandes vacas sagradas del género, de esa renovación de mediados de los ochenta, son más de lo mismo. mientras que Watchmen habla del adolescente derrotado cuya fantasía se demuestra pueril, El regreso del señor de la nocheI tiene la capacidad de atacar y defender al mismo tiempo el mismo discurso. La aparente oscuridad de Miller y sus herederos es poderosa y atractiva, eso es innegable, pero sigue mostrando a esos adolescentes que aspiran poder para según ellos defender el mundo cuando lo único que quieren es demostrarse a sí mismos que simplemente existen. En cierto sentido, es como si se creyeran adultos porque en lugar de hablar de masturbación hablan de orgías, pero demostrando la misma inmadurez e incomprensión del sexo. Es ese error tan común de pensar que un texto es adulto por algo tan simple como enseñar pezones y tripas, de reducir la profundidad y los matices a lo que enseñamos. Es como pensar que se es adulto por fumar o acostarse con una prostituta.

Por eso es tan esclarecedora la introducción que Kurt Busiek hace en su obra Astro City: Vida en la gran ciudad, porque demuestra que no es lo mismo pretender hablar como un adulto que hablar como uno. Astro City, publicado a mediados de la última década del pasado ciclo, es un gigantesco salto hacia delante en el mundo del cómic de superhéroes con un inteligente paso hacia atrás. Kurt Busiek, ayudado por el arte claro y conciso de Brent Anderson, y las ideas y portadas de Alex Ross, recoge el cómic de superhéroes donde estaba antes de la explosión de aparente madurez y lo enfrenta a la realidad para demostrar que se puede ser reflexivo y mantener los colores brillantes, que se puede hablar a un adulto sin necesidad de ensuciar nada. Con esto no quiero resultar pedante, la explosión violenta anterior a Astro City es tan divertida como necesaria, pero no es más que la demostración de que se puede entretener de otro modo. Mientras que Miller defendía que los cómics podían crecer siendo más de lo mismo y Moore declaraba su necesaria muerte, Busiek demostró que otro camino era posible no dando nuevas respuestas, sino planteando las preguntas necesarias.

rotator

Kurt Busiek explica a la perfección en el prólogo de la obra que su única intención es usar a los superhéroes como metáforas más allá del rito de paso adolescente, algo que sin duda consigue a la perfección. En Vida en la gran ciudad encontramos elementos tan clásicos como la compatibilidad de la vida personal con la superhéroica, pero desde un planteamiento adulto sin concesiones, tanto para los propios superhombres como para los ciudadanos de a pié. Los seis números que corresponden la primer interacción con el universo imaginado por Busiek plantean preguntas adultas usando como reflejo a los héroes más clásicos. En el primer y sexto capítulo vemos como el Samaritano, un reflejo del clásico Superman, intenta compaginar vida personal y profesional, pero no para ir a fiestas, sino para ser un hombre normal sin más. El primer capítulo nos presenta las obligaciones del deber frente a la individualidad, Samaritano no es el mejor en lo que hace aunque lo que hace no sea agradable, es un hombre de mediana edad adicto al trabajo aunque no lo quiere reconocer. Samaritano no es un adolescente que busca compaginar deber con diversión, es cualquier adulto que se autoengaña y excusa en el trabajo para no tener que tener que responsabilizarse sobre su propia vida.

Pero puede que sean más remarcables los números centrales de Vida en la gran ciudad, precisamente porque el foco se coloca en los personajes anónimos de la ciudad: un periodista, un criminal de poca monta, una oficinista y un observador externo en el sentido más absoluto. Dichos personajes llevan vidas afectadas en diverso grado por los superhéroes, los cuales son enormes metáforas sobre la vida y sus responsabilidades. Busiek puede parecer querer hablar de elementos como la identidad secreta o la protección ante lo sobrenatural, pero realmente habla de la responsabilidad de cada uno de nosotros o de la capacidad de enfrentarnos o acostumbrarnos a lo que nos ataca y daña. Al final lo que queda es eso, la metáfora más pura en forma de colores brillantes y superhabilidades, unas metáforas que no se esconden tras sexo y violencia vacía, sino que se nos muestran como algo claro y meridiano, en cierta forma, Busiek nos plantea de la forma más amable y colorida las cuestiones más grises y duras de lo que significa la madurez.

@bartofg
@lectorbicefalo