Una sinuosa línea recta

nubes1

Nubes de talco (Amanda Baeza). Fulgencio Pimentel, 2016. Rústica, 128 págs. Color y B/N, 19,95 €

Considerando la narrativa como un artilugio del cual nos valemos para articular nuestra experiencia vital y como modo de transmisión del relato no es más que una herramienta preconfigurada que facilita la comunicación y la experiencia humana. De ese punto podemos pasar a la carencia de esta como un elemento más vinculado a las formas de expresión artísticas de vanguardia y que buscan que sea el espectador el que establezca dicha narrativa con la obra en cuestión. Luego estarían aquellas formas que están a medio camino pero que por salirse por los cauces más convencionales se sitúan dentro de lo experimental, en ese caso estaríamos hablando de una narrativa antinatural, quizás por no acotarse a las estructuras convencionales y por valerse de recursos ajenos o contrarios a esta.

Amanda Baeza en Nubes de Talco, volumen que recoge el trabajo de la artista chilena residente en Portugal de 2013 a 2016, nos muestra que esta narrativa que hemos denominado como antinatural es posible la mejor manera de hacer una biogeografía emocional de uno mismo. Baeza nos muestra que posiblemente el camino más corto para representarse a uno mismo sea una línea recta, recta pero con muchas curvas y recovecos, dando matiz y textura a cada uno de los momentos que define la existencia de la autora en un relato, eso sí, que aborda la biografía alejándose de los prototipos del género. La protagonista podemos suponer que es la autora y que está lejos de explorarse en una relación antagonista con el mundo que la rodea sino que apunta a una exploración de este a partir de su fuero interno.

nubes-2

En este recorrido se esboza una visión personal del mundo que cuestiona por completo el orden de las cosas, la fe, las creencias ciegas, la lógica de la comunicación y relación entre personas y cosas. Se trata de una descomposición que a nivel visual nos lleva a una autora que opta por explorar el universo de lo personal a través de diferentes estilos diferenciados que van desde cierto figurativismo a coquetear con la  abstracción, jugando a desprenderse del color en las páginas en blanco y negro, revolverse con los grises y desbordar la retina del lector con colores que hacen rebosar la viñeta.

Nubes de talco es una apuesta tanto por parte de la autora, Amanda Baeza, como por la editorial, Fulgencio Pimentel, para un lector ávido no solo de novedades editoriales sino de aquellos autores que buscan nuevas fronteras en el desarrollo de sus relatos. De los caminos escogidos el elegido por Baeza es uno de los más complejos se abona acierto tipo de narrativa pero sin acabar de fundirse con esta pero con una querencia por darle una importancia fundamental a la forma sin que esta le reste nada a lo primero. La autora rompe una lanza por una representación de la figura humana más cercana a las vanguardias, basada en todo tipo de descomposiciones, pero sin perder la referencias espaciales, también reimaginadas y reestructuradas una y otra en vez en función del estilo elegido en cada relato. Este volumen es una de las sorpresas del año pasado en este nos encontramos con una autora en constante evolución que sorprende a cada página por la frescura y madurez del trazo.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is Pain #207: El Kovra es un animal salvaje

k6_1b_800

Kovra 6 (VV AA). Ediciones Valientes, 2015. Rústica.224 págs. B/N. 15 €

Muchas veces nos olvidamos que los fanzines deben ser como animales indomables en los que caben contenidos que o bien no tendrían lugar en otro tipo de publicaciones o que no están pensados para públicos demasiado amplios. A día de hoy nos encontramos con dos tipos de fanzines según el formato: aquellos hechos de a base de fotocopias y grapas, y los que están editados con mimo, y a veces con más gusto con el que lo hacen algunas editoriales profesionales. En la mayoría de ocasiones en la forma está el fondo y los fanzines de grapa juegan con esa estética formal y esta se transfiere al interior de sus páginas.

En el caso del Kovra se establece un juego entre forma y fondo. La forma es exquisita, una edición impecable que contiene un monstruo en su interior, los contenidos de esta publicación se sitúan entre aquello que supuestamente encontraríamos en los fanzines de grapa y los contenidos del fanzine más innovador. Desde  hace años esta publicación ha presentado la apertura del cómic como medio cubriendo un hueco esencial para que los nuevos valores se den a conocer, o de aquellos autores que hacen del cómic medio y fin, el cómic por el cómic, como forma de expresión y quizás sin la aspiración a poder vivir de este.

k6_6_800

El Kovra se presenta a bocajarro sin una editorial lo cual es perfecto para entrar sin saber que encontrarnos y recibir un bofetón en nuestras retinas. Los contenidos se dividen básicamente en dos bloques: de carácter narrativo y los anarrativos o experimentales; aunque la mayoría se mueven a medio camino de ambas tendencias. De la casi treintena de autores que participan en este número me han parecido los más destacables: Andrés Magán con una historia mínima absurda, pero rica en la línea de las aparecidas en Grisa Zono, Carlos Gonzalez Boy con unas micronarrativas basadas en la forma y la estética, el exceso en el trabajo de Diego Gerlach , Berliach con una historia sobre el rencor y la resignación, la suciedad en la historia de Abraham Díaz, lo esteta en Carles G.O’D, Martin López Lam una historia sobre la amistad y las consideraciones en torno a esta, Laura Höldein con una historia cruda, Amanda Baeza ahondado en lo experimental, Agnieszka Piksa que utiliza la fotografía como intervención en vez de ilustración y Ulli Lust con la que quizás sea la historia más narrativa de todas.

 k6_16_800

Posiblemente  lo más interesante aparte de los gustos personales, una de las ventajas de esta publicación es que cada lector puede hacer su lista de favoritos, es la capacidad de compilar diferentes tendencias y mostrar el panorama del cómic a nivel underground de hoy día. El Kovra es una representación de la viñeta como un medio sin fronteras, desprejuiciado que deja de lado las categorías y las clasificaciones, presentando una visión del mundo única e intratable. Sin Kovra no se entiende el panorama actual del cómic a nivel internacional, un imprescindible.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo