Spain is Pain #212: La debacle del futuro.

universe1 universe2

¡Universo! 1 y 2 (Albert Monteys) Panel Syndicate, 2014 y 2015. Digital, 38 y 41 págs. Color

Que el mundo tal y como lo conocemos está desapareciendo es algo que no de lo que todo el mundo es consciente. A nivel social ha habido una revolución en todos los sentidos generando nuevos usos y costumbres, en lo político a pesar del resurgimiento de la nueva izquierda, la derecha sigue más firme que nunca; el salto tecnológico dado en la última década presupone un futuro inimaginable e intangible; y las empresas no ni dudan ni se esconden a la hora de marcar sus intereses como prioritarios por encima de países y seres humanos. La avalancha que ha supuesto las redes sociales ha dado protagonismo de manera inexorable a la microhistoria, la importancia del día a día por encima de los grandes eventos que marcan la historia oficial, a pesar de estar controlado por sistemas amorfos de control de la información

Esos son los puntos en los que se sustenta el discurso de los por ahora dos números de ¡Universo! De Albert Monteys una conjunción entre acciones que suceden a nivel de microhistoria que repercuten el global de la civilización en un mundo hipercorporativizado en el que el estado parece haber desaparecido, vamos, que ni en los sueños más húmedos de Milton Midford dicha perspectiva se hacía realidad. Todo ello se cristaliza en una deshumancización de las relaciones íntimas, imperfectas y esporádicas para potenciar las lógicas, duraderas y estables que puede aportar un ente robotizado. Monteys plantea un universo en el que la filosofía de la Escuela de Chicago campa a sus anchas, hasta el punto que los individuos que viven en esa sociedad del siglo XXVI (aproximadamente) conviven con las corporaciones hasta en lo más íntimo de sus vidas.

UNIVERSE!01tripaCASTELLANO.qxd

“¡El pasado es ahora!”, el primer número de Universe, es la esencia de la ciencia ficción, viajes en el tiempo para arreglar algo del pasado pero que al final sale todo fatal. Sin embargo, el motivo en este caso no es otro que apropiarse del presente a través de la apropiación del pasado insertando el copyright de empresas Wortham en los quarks que originaron el universo y concretamente el planeta tierra. Para ello envían a Tommy, un empleado entregado a la empresa, para que recorra el tiempo desde el nacimiento del mismo e imprimir dicho sello. Se nos muestran dos contextos, el de la empresa y el privado del protagonista, y luego la historia de la humanidad, el espacio-tiempo configurado como un recorrido icónico en el que Tommy pone su granito de arena creando su propia especie, que luego es exterminada por el creador de empresas Wortham, y de paso convirtiéndose en el monolito de 2001: una odisea en el espacio para los habitantes de todo el espacio-tiempo terráqueo.

UNIVERSE!01tripaCASTELLANO.qxd

El segundo título, “La fábrica del amor”, parte de lo que hace humanos a los humanos: el amor. Concepto que desarrolla desde el punto de vista de la carencia del mismo, convirtiéndolo en algo prácticamente mecánico en el que los seres humanos convertidos ya de manera irremisible en usuarios y usuarias programan a su gusto y conveniencia. Perdiéndose la esencia de la conquista, conocerse y relacionarse, y lo imperfecto y apasionante de todo el proceso. La pérdida de estos elementos se hace en favor de un amor perfecto e infinito que nunca se acaba al menos por parte del robot. Sin embargo, ese amor programable se vuelve en contra de los humanos cuando un modelo de robot concreto empieza a asesinar a sus parejas humanas por el exceso de amor.

¡Universo! es delicioso y delirante a parte iguales , una obra contruida con cariño y por amor al género, que a pesar de ese dibujo amable, secundado por un uso muy concreto de los colores, encierra un discurso totalmente pesimista: en el futuro nos habremos convertido en absurdamente incapaces de establecer relaciones sociales como es debido. En los dos números publicados por el momento nos encontramos al mejor Monteys, de lejos, mostrándose pletórico en el diseño de personajes e inmenso en algunas páginas del primer número. Las historias son SF pura y dura, creadas por amor al género abierta a un público que no tiene por qué ser, al menos en principio, habitual a este. Universo es un cómic como pocos, bien escrito, bien dibujado, un diseño impecable un trabajo que si sigue creciendo dará mucho que hablar, y del que a mí me gustaría poder leer un capitulo cada mes.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Spain is Pain #186: Reacción y acción.

cover-h

Orgullo y satisfacción nº 1 (VVAA). Orgullo y satisfacción SL (2014). Cómic digital (PDF/CBR). Color. 103 págs. 1,5 € (como mínimo)

Podría decirse que vivimos, en los social, un periodo bastante estándar en el que el statu quo se mantiene de manera, porque no decirlo, bastante insana. Con esa idea de trasfondo se nos vende, en cierta manera, a través de diferentes aspectos que todo ha cambiado, se nos invita a percibir una evolución continua y revolucionaria; pero a cada pequeño paso que damos lejos de distanciarnos de ese centro gravitatorio de la mediocridad que se nos propone, nos acerca más todavía.

Si nos remitimos al ámbito de la política la cosa es todavía peor, nos movemos en la misma órbita que hace cuarenta años por lo que cualquier propuesta política “innovadora” antes o después deberá gravitar en torno a unos ecosistemas estructuralmente viciados. Ha tenido que llegar una crisis desintegradora, social y económicamente hablando para darnos cuenta de que las funciones de los políticos en este país se reducen básicamente a dos: timar y protegerse a ellos mismos, independientemente del signo político al que estén aglutinado, ya no digo al signo político que defienden porque todos sabemos que no es así.

Dentro de esa comodidad ideológica promovida por el establishment la idea de lo crítico hacia las estructuras estatales ha quedado a lo largo de las décadas completamente diluida, al menos a un nivel mainstream. Los blogs, la nueva escena de publicaciones de izquierdas han supuesto un buen acicate político pero con poca repercusión al menos a nivel social y político. Todo hasta la llegada de Mongolia, la revista satírica que como retranca final reserva las diez últimas páginas a informes reales sobre los quehaceres de la clase dominante.

Pero ¿y qué pasaba con El Jueves? Sé que a día de hoy con todo lo acontecido es muy fácil cargar con la revista satírica de referencia en este país, la última superviviente de la larga tradición de revistas dedicadas a la crítica social. El jueves está ahí sin más con poca posibilidad de reacción, me refiero a la revista como un ente. En cierta manera ya se nos había instalado en la cabeza la idea de que la publicación en cuestión era un ente que acogía a una serie de autores que más o menos comulgaban con la revista en cuestión, como un todo. Hasta que un día de junio un tipo decide jubilarse y dejarle su puesto de trabajo a su hijo, si hubiese sido un campesino, un pescadero o un zapatero, no hubiera pasado absolutamente nada. Sin embargo, el tipo en cuestión era el rey (en minúscula a propósito) de España, fue uno de esos momentos que los astrólogos denominan conjunción de astros, sin embargo; en este caso fue de la prensa y los medios generalistas, todos a una sin un resquicio de duda sin quiebra cantaban las alabanzas del viejo monarca y loas al nuevo (algo más o menos parecido a lo que hemos visto estos días con respecto a la muerte de Botín).

oys2

Bueno, una quiebra si, realmente una doble quiebra, la famosa portada de El Jueves y la dimisión en masa de muchos de los autores más representativos de la cabecera. Tras todo eso como reacción nace Orgullo y satisfacción donde los autores que han abandonado la revista dan su muy especial bienvenida al nuevo monarca. Un trabajo que nace de una rabia premeditada y que descubre a la gran mayoría de los lectores de El Jueves que la revista en cuestión no es un ente aglutinador. Las renuncias de los autores a través de Twitter, Facebook o los blogs personales los personaliza nos hacen sentir la impotencia de la situación y su condiciones de trabajadores del medio. De ahí nacía ese especial de la publicación digital.

Si esa fue la reacción, la publicación del primer número regular de Orgullo y satisfacción nace de la acción premeditada de crear una publicación con un serio espíritu crítico en la que los autores solo tienen que rendir cuenta con ellos mismos. Seguramente no sea la primera iniciativa de este tipo, solo hay que recordar Tio Vivo, pero en este caso la particularidad de la situación social y económica del país, de la notoriedad de los autores que componen la plantilla de esta cabecera, y de una clara y sana voluntad de tocar los huevos. Sobre todo esto último.

Pero me quedan un par de dudas ¿habrá trasvase de lectores de El Jueves a Orgullo y satisfacción? ¿El lector objetivo es él mismo? Tras la lectura del último número, que en realidad es el número uno, me da la sensación de que hay diferencias en el trato de las temáticas que podría hacer que no hubiera cierto trasvase, pero que buscando un tipo de lector nuevo no se quiera perder a los antiguos lectores. También el formato digital es un buen acicate para ese tipo de usuario de tabletas que busca centralizar todos sus usos culturales en ese soporte. En definitiva, Orgullo y satisfacción es una necesaria reacción al mainstream informativo, esperemos que con el tiempo no se acomoden.

@MrMiquelpg

@lectorbicefalo