Medievo (VVAA)

medievo 1

Medievo (VVAA). Termita Press, 2017. Rústica, 104 págs. B/N, 10 €

Los volúmenes colectivos suelen tener como principal inconveniente la falta de definición temática, la variedad de estilos de dibujo y gran disparidad en la forma de narrar. Por otro lado se suele pensar que este tipo de títulos suelen funcionar a nivel comercial ya que el atractivo del autor principal se disipa con autores que o no son tan conocidos o no predican con los estilemas del volumen. Evidentemente no estamos hablando ni de revistas ni fanzines que son, sobre todo estos últimos, la base del comic colectivo por esencia y cuya misión consiste en mostrar diferentes vertientes de la historieta de una manera más o menos seriada.

En cierta manera la solución pasa por una unidad temática, estilística y de concepto, pero no por homogeneizar ni forma ni fondo, porque en estos casos el tono es necesario para que cada uno de los autores puedan mostrar los valores de su trabajo. Eso es lo que sucede con Medievo un volumen colectivo que gira en torno a ese periodo histórico desde diferentes vertientes, desde ficcionalizaciones que juegan con el concepto que todos tenemos sobre ese momento tan oscuro de la historia de la humanidad se juega con el desapego hacia la vida y con el poco valor de la misma.

Entre los diferentes capítulo también podemos encontrar algunos relatos que buscan indagar sobre algunos personajes reales como Trótula de Salermo, una de las primeras doctoras de las historia, a cargo de Marina Vidal; Juana García de Arintero, escrito en castellano antiguo de la mano de Javi de Castro o Simeón por Miquel Muerto. O jugar con algunos de los topos habituales relacionados con la Edad Media, como la alquimia, la brujería o las disputas entre diferentes señores medievales.

Este volumen escrito  y dibujado por Anabel Colazo, Cristina Serrat, Fran Collado, Ferro, Javi de Castro, Manel Vílchez, Marina Vidal y Miquel Muerto, con Borja González como dibujante del ex libris, es un ejemplo de un buen volumen colectivo en el que no hay ningún autor puesto por rellenar y el que todos aportan una visión de ese periodo. Aun es más difícil encontrar cierta unidad visual en la que cada uno de los creadores con su propio estilo no desentona con el resto. Resumiendo, Medievo  es un título que se aleja de los inconvenientes mencionados al principio del post y que además es entretenido y divertido.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

El cuarto mundo Vol. 1 (Jack Kirby).

 

Cuarto_Mundo 1

El cuarto mundo Vol. 1 (Jack Kirby). Ecc, 2017. Cartoné, 400 págs. Color, 35 €

Kirby es posiblemente, y sin el posiblemente, el autor más relevante que ha dado la industria mainstream del cómic. Es una afirmación que nadie o casi nadie podrá rebatir, por algo recibe el apelativo de El Rey. Este autor ha tocado todos los géneros narrativos desde el romántico al de aventuras pasando, por supuesto, por el de superhéroes. Siendo en este último en el que el nivel de experimentación dentro del canon narrativo ha sido mayor. Un ejemplo de esto es El cuarto mundo, un universo narrativo que Kirby recrea dentro del universo de DC sentando las bases para un nuevo evangelio superheroico basado en la eterna lucha entre bien y mal en este caso encarnada en los personajes de Highfather y Darkseid.

Esta apuesta necesitaba de una extensión mayor de lo que estaban acostumbrados tanto editores, autores y lectores. Aunque quizás sean estos últimos los que más agradecieran un relato concatenado a través de diferentes colecciones. La apuesta de DC y Kirby apuntaba a unos desarrollos de personajes y tramas, tanto horizontales como verticales, mucho más amplias, que diesen lugar a la creación de un universo coherente en el que existiese cierta organización espacial de lo explicado. Para ello se crea una trama transversal que recorre colecciones como Jimmy Olsen, el amigo de Superman, Los Nuevos Dioses, Los Jóvenes Eternos y Mr. Milagro lo cual marca cierto paradigma a la hora de presentar nuevos personajes, casi uno por entrega del relato.

jack-kirby-mister-miracle-splash-panels-5

El vínculo con el resto del universo DC parte de una colección que evidentemente no fue un éxito de ventas, era hija de la explotación de productos relacionados con Superman: Jimmy Olsen, el amigo de Superman. Aquí se plantea un punto de partida, Kirby siembra  de existentes esta colección para utilizarla en favor de la historia que nos va a explicar a posteriori, tales como: Morgan Edge, la Zona salvaje, la Zoompista o el Boom tubo entre otros. Es decir, utiliza esta colección para proporcionar un marco que abra la gran narrativa que es El cuarto mundo. Se trata de una maniobra impecable, incluso a nivel mercadotécnico, en la que tres números de dicha colección suponen una apertura que parece que nos va a contar lo mismo de siempre, pero que guarda una sorpresa en su interior. Para ello se sirve de un Superman con cierto protagonismo, pero con cierto carácter instrumental. En este caso interpretando el papel de ayudante, tanto de Jimmy Olsen como de la Legión de repartidores.

Todo eso nos lleva al planteamiento que Kirby hace del universo  que desarrollará a partir de unas narrativas más bien convencionales. La idea es generar un nuevo mundo sin olvidar el viejo, o más bien solaparlo sobre uno ficcional en vías de consolidación. Kirby tenía muy claro que lo principal era contar una historia que no fuese precisamente esclava de una cronología del relato, sino que este diese de si todo lo que pudiese en función de un mitoarco argumental en el que los nuevos personajes fuesen moldeando el global del planteamiento narrativo. Para ello la introducción de nuevos personajes, casi en cada número, hace incrementar el impacto que recibe el lector ante una propuesta cambiante en cada número.

Solo cabe recordar que estamos ante un universo planteado a principios de la década de los 70 cuando DC pretendía dar un golpe en la mesa con el fichaje de Jack Kirby. Si bien en un principio esta nueva forma de plantear la estructura narrativa del ámbito de los superhéroes no caló mucho hemos podido ver como en la actualidad es una de las pautas a seguir y El cuarto mundo un referente imprescindible. La diferencia es que ahora este tipo de relatos compartido en diferentes colecciones son más esclavos de una cronología que generada en función de intereses mercadotécnicos. Pero Kirby es más que eso, no podemos olvidar las soluciones gráficas que proporcionas las splash pages la composición de viñeta y de página, a veces con solo pasar las páginas y ver las soluciones adoptadas por el Rey ya nos vale.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is Pain #300: paranormal-buddy-monster-road comic.

sicarios 1sicarios 3

Sicarios 1-3 (Roberto Corroto y Ertito Montana). Zona 00 cómics. Grapa, 32 págs c/u. Color, 3,50 c/u.

En los relatos de género el espacio juega un papel muy importante, diría que vital, tanto que en muchos casos los escenarios y las localizaciones empleadas, más que convertirse, son un protagonista más, o al menos deberían serlo. Esto sucede cuando el escenario lo llena todo, o más bien inunda no silo visualmente sino también conceptualmente. Eso sucede incluso con los no-lugares, espacios de transito de los cuales no se puede establecer una conexión psicológica directa con el personaje, ni este se puede reflejar a ese nivel con dicho espacio y que tampoco poseen un tiempo determinado, o las marcas del mismo son tan pocas que son irrelevantes.

Pero los no-lugares se puede reescribir a través de una redefinición del espacio que hacen los propios personajes. Esto puede suceder cuando los protagonistas y los secundarios que lo pueblan rompen la hegemonía del espacio, y se apoderan de él dando un significado concreto a este. Solo así se puede convertir una localización en un actante en un elemento narrativo cargado de significados. Esto suele suceder con personajes que se supone que llevan habitando un espacio concreto, con el tiempo le aporta capas de textura de intrahistorias tanto individuales como comunales.

La puesta en escena de Sicarios bebe directamente de esa idea el desarrollo de unos personajes a través del espacio y viceversa. Uno de los riesgos que tiene poner una zona desértica como localización es que esta pueda absorber por completo el relato y dejar a los personajes a la merced de lo que el escenario le pida. Dicho de otro modo, los autores han conseguido que el escenario tenga un carácter tan protagónico como Phil y Riot. Ambos son los conductores por un escenario árido lleno de sorpresas y ellos serán los encargados de hacernos conocer ese espacio.

sicarios 4

Sicarios nos cuenta la historia de dos personajes que como punto de partida se dedican a “solucionar” problemas de aquellos que los reclaman, pero ya en la primera aventura Olmito, vemos como las cosas se desvían cuando intentan liquidar a un maltratador se revela la verdadera identidad de Phil y Riot. Estos no son personas normales tienen una serie de poderes que al parecer atraen todo tipo de monstruos abisales en mitad del desierto rural estadounidense. Todo en un escenario que poco a poco va revelando su importancia en el relato, hasta el punto de dudar quien acompaña a quien.

Roberto Corroto y Ertito Montana apuestan en Sicarios por un paranormal-buddy-monster-road cómic con unos personajes muy bien definidos y que tienen como pauta narrativa principal el crecimiento de los mismos entrega a entrega. Algo que también sucede con los escenarios que poco a poco se construyen en nuestro imaginario complementando las ideas previas sobre el mismo. Eso nos hace pensar en un crecimiento no solo del universo planteado ya que es el tipo de ficción que enamora entrega a entrega y aventura a aventura.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Spain is pain #299: sociología del rock

heavy2 1

Heavy. Los chicos están mal (Miguel B. Núñez). Sapristi, 2017. Rústica, 184 págs. Color, 17,90€

Entre tanto revival descafeinado de los años ochenta uno tiene muchas veces dudas si algunas de las personas que escriben sobre estos temas vivieron en la misma década que yo. Los ochenta fueron lo que fueron, nos pillaron desprevenidos a todos incluso a los más niños. Todo era nuevo y todo estaba por inventar, pero nos entreteníamos con lo que teníamos y ya está. Me pregunto si muchos de los que no vivieron en ese periodo y sienten esta nostalgia artificial mediada por las ficciones contemporáneas soportarían vivir como vivíamos y como nos entreteníamos entonces.

Posiblemente la clave para entender correctamente una época relativamente cercana y recientemente distorsionada es la nostalgia. Pero no una artificiosa creada para entretener sino una narrada desde dentro. Esta tiene que pasar por el filtro de la microhistoria, para los adolescentes los grandes hitos históricos no son macro son micro: un concierto, una pelea, una película, una fiesta, etc. porque es cuando tenemos esos años que revelamos nuestro autentico ser vivimos para complacernos y para probar cosas nuevas, y de camino vamos comprobando como vamos gestionando las situaciones más peliagudas. Aquí entra en juego otro factor: la amistad. Esta que se genera a través del aburrimiento cuando no sabes que hacer y encuentras a personas en la misma situación. Son en esos años en los que posiblemente se construyen las amistades imperecederas y las que van a quedar en el recuerdo.

En Heavy. Los chicos están mal, continuación de Heavy 1986, Miguel B. Núñez le da más profundidad a estos conceptos integrando mucho más en la narrativa la cultura del heavy de los ochenta en la vida de los personajes dándole un valor intrínseco al relato. Aquí no cabe una nostalgia artificiosa sino una real de lo vivido y lo añorado con el tiempo, o lo que visto con distancia posiblemente fuese más trivial de lo que parecía en aquel momento. En esta continuación seguimos con el mismo grupo de amigos: Pepe, Adela, Suso, Marta, Richi, el Judas, etc. con ellos navegamos en algo que va mucho más allá de la idea trasnochada y vulgar de la tribu urbana vinculada a una serie de ritos violentos, es más el autor insiste a lo largo del volumen que eso era algo marginal y que no atañía a todas las tribus basadas en un origen musical.

heavy2 2

Con esta aproximación narrativa, que deja de lado el retro reconstruido, podemos observar como la música se convierte en un nexo capaz de crear amistades que superan todo tipo de fronteras. Las tribus urbanas de los ochenta se construían bajo una serie de parámetros muy concretos entre los cuales los pilares eran la música y la vestimenta. Ahí en ese punto el autor encuentra uno de los aciertos de este libro, el hacer una sociología del rock en la España de los ochenta, yendo mucho más allá de lo que podíamos encontrar en el primer volumen. Esta elaboración casi importada del ámbito anglosajón pero no ajena a la cultura de la dictadura tan solo recordar los incidentes causados por los Teddy Boys patrios o el primer concierto de Bill Halley en España, sin olvidarnos de las fans de Raphael y su poder de convocatoria. En Heavy. Los chicos están mal incide en la importancia que tuvo para esa juventud la militancia musical y estilística.

Miguel B. Nuñez ha apuntado mucho más alto en esta entrega que en la anterior, posiblemente porque los personajes están mucho más rodados, principalmente en la confluencia del relato personal con el de una cronología de la cultura popular del momento. Creo que es así como se gestiona la nostalgia, o al menos como debería hacerse. El autor nos habla de su experiencia personal, sus mutaciones, sus recomendaciones y de quienes fueron y son su ídolos; y todos sabemos la importancia de tener alguien a quien admirar con esas edades. Así pues si os gusto Heavy 1986 este os encantará, si el primero os dejó fríos este segundo os hará recuperar la esperanza sobre cómo se deberían narrar los ochenta, una década que nos pilla muy lejos pero que vivimos intensamente.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Nuestros miedos ocultos (Fran Krause)

miedos 1

Nuestros miedos ocultos (Fran Krause). Sapristi, 2017. Rústica, 144 págs. Color, 15,95€

Fran Krause explica al principio de este volumen como el punto de partida del relato consistía en explicar sus miedos irracionales. Si el autor hubiese decidido seguir con esa línea de trabajo posiblemente estaríamos ante un trabajo diferente. Se denota pues la diferencia entre el relato personal e interior con el colectivo y global. La primera opción seguramente hubiese necesitado de un hilo argumental, saber de dónde vienen esos miedos, y eso posiblemente nos llevara a un tipo de slice of life: el autor frente a la hoja en blanco convirtiéndose esta en una confesora implacable. Pero la decisión del autor de no hablar de sus miedos, o no solo de estos, sino también del de los lectores hace que tengamos que dejar de lado la idea de trama argumental por una temática.

Los miedos son básicamente el reflejo, no tanto de aquello que tememos, sino de lo que la sociedad va inculcando. No tanto a un nivel macro como a un nivel micro. Esto es aquello que se nos inculca desde pequeños: desde tradiciones locales o familiares como situaciones próximas a nuestro hábitus. Este como un punto de partida en la conformación de la psique de las personas. Un evento traumático del pasado, un sueño repetitivo o una historia que corre de boca en boca pueden convertirse en un elemento que se inyecte en nuestra psique y convertirse en un miedo imposible de extraer de nuestros pensamientos.

miedos 2

La decisión de Fran Krause de dejar el peso de lo personal al colectivo repercute en la mostración del origen y motivos de los miedos pero nos acerca a un cuento, o 101 microcuentos, a través del cual podemos explorar la experiencia personal de sentirse reflejado en los miedos de otros. A pesar de la variedad de los mismos podemos trazar una serie de líneas transversales que nos ayudan a encontrar aspectos comunes entre los diferentes microrrelatos. Hay una serie de temas en común: el doble maligno, muertes ridículas, presencias no físicas, el daño que nos pueden realizar terceras personas o tomarse al pie de la letra algunas creencias populares. Es decir todo aquello que escapa de nuestro propio control.

El autor opta, a pesar de lo macabro de algunas experiencias, por un dibujo no naïve pero si con un toque dulce. Esto puede ser tanto para llegar a un público más amplio o dulcificarlas y no basar el relato en algo truculento. Seguro que muchos lectores al igual que yo nos hemos reconocido en algunas de estas historias, lo cual nos puede ayudar, sin faltar el respeto hacia quien padece dichos miedos, a poner en cuestión los nuestros, de donde vienen y porque están ahí. Nuestros miedos ocultos es un relato ameno y divertido. Y que al igual que parte de la comunidad se puede leer, y casi sería lo aconsejable, en grupo, entre amigos y con algún desconocido, comentando cada uno de los miedos.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

 

Spain is Pain #298: jefes finales.

mundo1

Mundo Extraño (Vicente Montalbá) GP Ediciones, 2017. Rústica, 228 págs. B/N, 16€

Creo que en la actualidad no existe ningún medio mejor, o que este sacándole más réditos al viaje del héroe que el videojuego. El proceso de construcción del mito a través de un personaje a través de la construcción del mismo mediante pruebas y obstáculos. Y es que la gran mayoría de títulos, incluso los simuladores deportivos, recogen la idea del mérito adquirido como un valor sólido para crear personajes con más posibilidades de superar no solo a enemigos, pruebas y jefes finales, sino que abre las puertas de mayores posibilidades de exploración del territorio. En cierta, a lo largo de la historia de los videojuegos, la narratividad de los videojuegos va ganando enteros a medida que se crean espacios más amplios de tránsito, lo cuales generan más oportunidades de narrativas propias por parte del usuario en función de los recorridos que este elija para su experiencia de juego.

Por otro lado mientras que hasta hace relativamente pocos años los videojuegos carecían de fundamento de cara a aquellos que no son jugadores habituales, a día de hoy son referencias tan válidas en el tiempo como la de cualquier arte popular. Un reflejo de la importancia de este arte/industria es la publicación de Mundo extraño  de Vicente Montalbá. En este partimos desde cero con un personaje neutro, sin rasgos distintivos que se introduce en un mundo del cual, tanto él como nosotros desconocemos todo, desde su constitución y orografía como por las reglas físicas y sociales que lo rigen. Así pues a partir de Bititor-45, nombre con el que se autobautiza el protagonista, veremos en qué consisten las dinámicas de crecimiento personal y de habilidades de este mundo.

mundo2

Cualquier aficionado a los RPG sabrá que este es un punto de partida habitual dentro de ese género videolúdico. Que lo que viene después pasa por reconocer el lugar, familiarizarse con él y empezar una andadura que consiste en ir de prueba en prueba para poder ir adquiriendo habilidades que se muestran en el árbol de experiencia. Y así será el desarrollo de la narrativa de este volumen. El autor pone el acento en narrar desde el punto de vista del personaje, no conocemos la experiencia del resto, a modo de experimento solipsista deja de lado completamente las narrativas paralelas. No sabemos nada de los personajes secundarios cuando desaparecen del lado de Bititor-45, debemos creer a ciegas en que lo que nos cuentan es completamente verdadero.

A estas alturas ya podemos adivinar, o como mínimo intuir, que el público objetivo es el de un tipo de usuarios de productos de entretenimiento electrónico muy concreto. En eso no hay ningún tipo de duda. Pero el autor se desmarca por completo de esas narrativas RPG llevadas al noveno arte en las que el dibujo es pornográficamente descriptivo y barroco en los detalles. Montalbá apuesta por un dibujo que bebe más del underground que de ese tipo de estándar estético y con eso gana puntos en la descripción de un universo que es en esencia chabacano, personajes que solo piensan en follar, comer, matar y beber. Se trata de la supervivencia pura y dura, y esta en situaciones adversas se reduce a lo básico, lo esencial. En definitiva, un cómic de aventuras clásico, divertido y muy entretenido que lleva al lector de la mano a través de un mundo del cual podemos pensar que conocemos todo, pero que en realidad no es así.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Hay una muchachita nueva en el mainstream

gina1

Que alguien se acueste conmigo, por favor (Gina Wynbrandt). Reservoir Books, 2017. Rústica, 144 págs. Bitono rosa/azul, 14.90 €

Parecía que la gran revolución tecnológica con la que se iba a abrir el siglo XXI, hija del determinismo tecnológico, iba a ser una fuente de mejora y evolución del ser humano. Con lo que no contábamos era con los millenials y cómo iban a acoger una serie de innovaciones que tan solo hacer veinte años tan solo aparecían en la ficción futurista. Eso ha devenido, en cierta manera, a una llegada de la tecnología a los terrenos más insospechados, existen aplicaciones para las chorradas más inútiles que nos podamos imaginar, y entre estos está el sexo. Ligar con expectativas de follar ya pasa, para según que generaciones por la pantalla de un móvil. Esto implica cierta necesidad de un intermediador tecnológico como forma de llegar a todo, es decir, la necesidad de algo para conseguir otra cosa. Lejos de argumentar que los nuevos medios tecnológicos van a acabar con la interacción interpersonal, en algún sentido la incrementan pero de otra manera, llegando al punto de hablar más pero nos comunicamos menos.

Volviendo al tema de los ligues a través de aplicaciones creo que existen dos relatos que explican como nadie como están cambiando las cosas en este ámbito: el primero es “First Date”, cuarto capítulo de la segunda temporada de Master of None, y el segundo es “Love Me Tinder”, segundo capítulo de la serie Hot Girls Wanted: Turned On. Ambos exponen desde dos vértices, uno la ficción y otro el documental, el nuevo paradigma relacional de nuestros tiempos, al menos en occidente. El ordenador, los smartphones y las tablets como elementos intermediadores para las relaciones humanas creando cierta relación de dependencia. La pantalla digital ya no solo nos entretiene sino que nos ayuda a crear relaciones donde no las hay.

Quiero entender, o ver, que uno de los dos grandes temas que Gina Wynbrandt trata en Que alguien se acueste conmigo, por favor es ese. La idea de poder enamorarse de alguien mediando las redes. Da igual que sea un amor de ficción, platónico o real el sexo mediado a través de la tecnología constituye el leit motiv del relato. Gina, una veinteañera, se desdibuja y se reafirma a través de un amor platónico por Justin Bieber, a ligar por redes sociales y a vivir aventuras sexuales a través de juegos online. El texto constata que Gina es una kidult, quizás no tanto por voluntad propia sino por una simplificación de los valores aplicados a las nuevas generaciones en el que ser adulto y maduro parece más bien un defecto que una virtud.

gina2

Sin embargo, la autora trata un segundo subtexto y es el de la representación del cuerpo de la mujer apartándose de los cánones de belleza femeninos preestablecidos en los albores del siglo XXI. El camino transita primero por no verse mal a una misma enfrentarse al mundo con todo, no solo el físico sino las formas sociales. Gina, personaje, no es un ejemplo de comportamiento social, pero tampoco importa, en cierta manera está emparentada con Meg de Hechizo Total en el que la idea de la estereotipia femenina desaparece definiéndola en oposición al mainstream. En ese sentido, y parafraseando a Benjamin, la microestructura va por delante de la macroestructura, y aunque antes o después esta la devore, la regurgite y lo escupa a su antojo. Y en algún momento concreto sucederá con estos nuevos modelos.

La importancia de reflejar la carencia de la relevancia del cuerpo femenino como prototipo sexual parte del capítulo en el que a Gina se le aparece Kim Kardashian para enseñarle a sacar lo mejor de sí mismo. Sí, pura apariencia, la Kardashian es la cúspide de las celebrities que son estrellas por no hacer otra cosa que llevar una vida focalizada en el hedonismo. Pero mostrar el hedonismo femenino como una forma de feminismo es una de las cotas que están favoreciendo la constitución de un nuevo feminismo. Es decir, el cuerpo de la mujer tiene significado por y para ella misma y no en relación con el hombre o la sexualidad hacia este.

En definitiva, Que alguien se acueste conmigo, por favor es una obra ideal para entender los recovecos de lo millenial. Para poder hurgar en el corazón de la nueva generación de ciudadanas occidentales. Giddens, en una afirmación radical, decía que el ordenador y lo digital habían venido a destruir la cultura del libro y lo canónico tal como lo habíamos conocido hasta ahora. Pero la cultura se ha convertido en algo tan irrelevante para la mayor parte de la población que las tecnologías digitales se han convertido en un elemento transformador de la vida social, las relaciones, el acceso a las mismas y sobre todo de la amistad. Gina Wynbrandt apunta a todo eso desde una perspectiva personal bordeando la autobiografía y la fantasía, hibridando el testimonio personal con el generacional.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo