Quiz Kids

9788417552046

Niño prodigio. Mi padre, el genio de los concursos (Michael Kupperman) Blackie Books, 2019). Cartoné, 240 págs. B/N, 19,90€

El episodio 93 de The Simpsons , “Bart Gets Famous”, Bart se convierte por accidente en una estrella de la televisión con frase recurrente incluida: “yo no he sido”. La brevedad de la popularidad de Bart es tan efímera como la propia juventud. Los niños con talentos, o sin ellos pero graciosos, han sido uno de los pilares sobre los cuales se cimentado el éxito de la televisión desde sus inicios. Tanto como receptores de contenidos, que en muchas ocasiones estaban protagonizados por infantes que destacan por tener ciertas aptitudes. Y no, no es un modelo caduco ejemplos actuales de televisión en directo lo confirma, los programas de talentos están plagados de participantes menores y algunos muy pequeños.

El libro de Michael Kupperman tiene dos grandes puntos de interés. El primero es de carácter histórico, nos encontramos ante no solo el origen de los programas concurso sobre conocimientos y los de talentos. Sino ante la consolidación como medio de comunicación de masas y la llegada de la televisión. Poniéndose esta última en el centro del ecosistema medíatico durante más de medio siglo. Kupperman narra la vida del pasado oculto del padre, Joel Kupperman. La fama de los primeras estrellas infantiles radiofónicas y televisivas les hizo rodar por todo el país, tener merchandising, apariciones en películas, publicidad, etc. Y con esto una idea primitiva de la estrella multiplataforma, más como una forma de explotación de la popularidad infantil. En un momento en el que se empieza a construirse la imagen del adolescente como un consumidor más.

alltheanswers3a

El segundo punto de interés es la forma en que Kupperman busca cierta explicación en el propio relato, indagando el motivo por el que su padre apenas habló a lo largo de su vida sobre su popularidad. El autor investiga en los recortes de prensa de la época, las fotografías, la publicidad y los productos derivados de los programas en los que su padre participó. Pero la realidad del documento no nos lleva necesariamente a la verdad. Los porqués son muy importantes en toda la narración, y en cierta manera muchos quedan sin respuesta.

Cierta conclusión sobre no olvidar el pasado, pero no vivir en él, o en este caso huyendo, nos lleva a pensar en acordarse muchas veces del cómo soterra el qué. La popularidad del personaje nos hace olvidar las circunstancias, Joel Kupperman abandona el programa porque se ve como un macguffin en sí mismo, una excusa para implantar un modelo de infancia irreal. Que no se corresponde ni con la realidad social ni económica del país

@miquelpg

@lectorbicefalo

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s