Spain is Pain #352: Quinqui Kids

Aroha-travé-Carne-de-Cañón-Cubierta.jpg

Carne de cañón (Aroha Travé). La Cúpula, 2019. Rústica, 228 págs. B/N, 12,90 €

Un descampado, apartamentos que forman parte de panales verticales, familias desestructuradas, el yonki del barrio y una brutal ausencia de futuro. Son rasgos que caracterizan el trasfondo de cualquier relato quinqui; en este subgénero temático, aparte de los protagonistas de carne y hueso los espacios adquieren un protagonismo vital. El extrarradio siempre representado como aquel lugar al que se acercan aquellos que viven en los núcleos urbanos en busca de algo perverso. Pero los extrarradios tienen ADN propio, un vocabulario único, una forma de entender la justicia y una forma de aprender muy práctica.

Los niños aprenden desde pequeños la forma en que se regula su entorno social no como algo ajeno y distante, sino como real. El imaginario en torno a estas realidades sociales quiere creer que es crudo, directo, sin una mediación generacional que explique las cosas de forma adecuada en función de la edad. En ese constructo ficcional se construye el relato de Carne de cañón de Aroha Travé, Dos niños que están a un paso de la pubertad viven en un barrio de extrarradio con sus propias normas y con una madre que tiene una forma especial de mostrar el cari. En ese sentido Travé apunta a la idea de lo perverso, pero solo en parte. Narra el relato desde dentro, ni para justificar, ni para juzgar, es más bien una exposición filtrada a través de la tragicomedia.

Para ello recurre en el relato de los niños, para contar con desparpajo esa infancia atípica, pero posiblemente más común de lo deseado. Al igual que el cine iraní de los noventa, la autora se hace servir de la infancia para contarnos como es ese mundo en el que viven. Este se mueve a medio camino entre la autosuficiencia, la inocencia y la dependencia hacia los mayores. Pero las narrativas los protegen, los cuentos y las mentiras bravuconas que se cuentan les ayudan a sobrevivir, y con estas una forma distorsionada del mundo.

Aroha - travé - Carne de Cañón  - Tripa.indd

A pesar de la crudeza del mundo en el que sobreviven, Carne de cañón es un relato tierno que abre sus puertas a la comedia. Yanira y Kilian son dos personajes inocentes que se creen el mundo que ven, en realidad no tienen otra opción, protegidos por una madre que parece tener unas intenciones bipolares con respecto a su relación con sus hijos. En ese sentido el dibujo detallista y algo feista apoyan un discurso social-costumbrista, como el de aquel Manolito Gafotas, en el que el estrato social define la complejidad del ser humano en tiempos del capitalismo salvaje.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s