El arte sin alma no es arte

eljugadordeajedrez

El jugador de ajedrez (David Sala). Astiberri, 2018. Cartoné, 128 págs. Color, 21€

Voy a empezar con una evidencia: el mundo está dando un viraje hacía lo tecnológico. Matizo, exclusivamente hacia lo tecnológico. La tecnología por la tecnología se ha convertido en el motor que va a mover nuestro planeta a lo largo del siglo XXI. Las nuevas tecnologías no están creadas para solucionar problemas del día a día sino para solucionar y complementar tecnologías. Eso nos remite a una situación en que todos los nuevos inventos que han tenido lugar desde el advenimiento de Internet vienen a rellenar huecos que la misma tecnología ha creado. Dicho de otra manera, tecnologías no sociales y descontextualizadas con respecto a lo humano.

La tecnología por la tecnología, sin contexto, sin nexo de unión con lo eterno humano pierde sentido. Lo mismo sucede con las personas que aprenden a realizar una actividad de manera mecánica, aplicando la técnica por delante del intelecto. La actividad por cuestión pierde alma. Lo mecánico entendido como racional nos lleva una sociedad que solo busca soluciones pretendidamente lógicas en la que lo emocional pierde terreno y todas las decisiones se someten a lo supuestamente necesario. Theodor Adorno lo resumió a la perfección este viraje social: “Escribir poesía después de Auschwitz es un acto de barbarie” donde la lógica se aplicó en extremo bajo un prisma perverso, seguramente el más perverso de la historia.

eljugadordeajedrez_2

David Sala en su adaptación del relato del último texto escrito por Stefan Zweig plasma gráficamente esa idea de los procesos mentales para el desarrollo de una actividad desde dos vertientes: por un lado, el del reputado campeón de ajedrez que ha jugado con grandes rivales con los que ha demostrado su imbatibilidad con rivales de todo el mundo. Es reconocido por su maestría, pero también por ser un jugador voraz y cruel, pero detrás de su discurso como jugador no existe nada, es un hombre sin cultura. El juego aprendido, sabe desarrollarlo, pero tan solo es ejecutado. Por su lado el otro jugador no sabe jugar ha memorizado las jugadas de un libro mientras esperaba a ser interrogado por los nazis. El ajedrez supuso para el no una forma de expresarse sino una obsesión escapista de la tortura psicológica. La práctica ajedrecista no es para ninguno de los dos un arte sino una manera de mostrar su personalidad o sus traumas.

El trabajo de David Sala excede de la mera adaptación entra en la psique del segundo jugador, en su obsesión eso se plasma en el desglose de caras que el autor muestra del personaje. Esto nos hace avanzar en la trama a otro nivel, no son un simple flashback narrativo que intenta aclarar el pasado. Las circunstancias del personaje no pasan solo por la mostración de las caras la interacción del personaje del espacio interior, aquel del pasado, y el exterior, el transatlántico en el que se desarrolla la narrativa principal. Este último constituye un microcosmos de la sociedad elitista del momento, millonarios, nobleza venida a menos, intelectuales y clase media rampante se mezclan con aquellos que huyen del horror que ha tenido lugar en la Europa central. El jugador de ajedrez plasma dos escenarios de narración, primero la convencional la acción que se desarrolla en el relato y segundo el intelectual donde el relato adquiere una conexión directa con el pasado común que esa ficción tiene con los lectores. Resumiendo, un libro en apariencia fácil pero complejo, en el que vemos como las artes sin contexto, sin alma, sin un intelecto detrás no son nada.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s