Vampiros Everywhere

jovenes 1

Jóvenes ocultos (Tim Seeley y Scott Godlewski) ECC, 2017. Rústica, 144 págs. Color, 13,50€

El tópico dice que nunca hay segundas partes buenas, eso aparte de no ser una verdad constatada, se trata de una afirmación que tiene que ver más con la perdida de sorpresa sobre la continuación de un texto que sobre la calidad del mismo. En el caso de las continuaciones en cómic de obras que pertenecen a otros medios, por lo general, videojuegos y televisión, buscan alargar el texto primario, pero para un público devoto y que busca expandir la experiencia de la obra original ya sea porque les gusta un personaje en concreto, la relación entre estos o como una simple prolongación diegética de la situación.

El caso del comic que continua la película Jovenes ocultos (Joel Schumacher, 1987) funciona a nivel de prolongación, un texto cerrado que se continua con los mismos personajes a partir de la situación en la que se concluyó el texto primario. Pero en ningún momento nos encontramos con un trabajo que arrastra hasta desgastar la película original sino una segunda parte en toda regla y una utilización de los recursos visuales del film que buscan ampliar el discurso diegético y estético de la historia en la que se basa. Básicamente porque el escenario es muy atractivo, los tres adolescentes protagonista que enganchan, y principalmente por estar basada en una película hecha para entretener y poco más, que por el camino se convirtió en un texto de culto.

jovenes 2

Nos encontramos, pues, a los hermanos Frog, a los, también, hermanos Michael y Sam, Estrella, al abuelo de estos, la gran protagonista, Santa Carla, una ciudad costera de veraneo con un pasado bajo el subsuelo, y, como no, vampiros. La expansión pasa por ampliar el significado de los espacios y mostrar algunos más, pero sobre todo por la reutilización de algunos personajes de la película dándoles un trasfondo más que interesante. Por un lado, el abuelo forma parte de una asociación de cazavampiros y el saxofonista ciclado que aparece en las cintas que también se dedica a matar chupasangres. De ahí surge una historia en la que todos los protagonistas de la película se encuentran de nuevo ampliando el espectro de personajes malignos.

Jovenes ocultos es un regalo para los fans de la película y no solo para estos, también para los nostálgicos del cine comercial de los ochenta. Amplia el universo de una manera brillante hasta convertirse en la secuela perfecta. Tim Seeley y Scott Godlewski montan un artilugio que conecta directamente con la narrativa principal a la vez de ser entretenido y divertido con una óptica difícil de preservar a día de hoy; respeta los tempos narrativos de las pelis de aquel periodo, pero conservando los actuales, por lo que el relato en su globalidad no se resiente. En definitiva: diversión asegurada.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s