Spain is Pain #323: proxémica.

Siete Sitios Sin ti Cubierta.indd

Siete sitios sin ti (Juan Berrio). Dibbuks, 2018. Cartoné, 112 págs. Color, 18€

Juan Berrio es uno de esos autores que es un secreto a voces, uno de los pocos que sabe mantener un equilibrio, fundamental para la narración, entre los espacios y los personajes. A veces a uno le cuesta decidir en cuál de estos dos aspectos focalizar la lectura. Las localizaciones en su trabajo constituyen quizás el rasgo más importante de su obra, por ahí transitan sus personajes ficcionales, a través de estos podemos saber más de ellos, de su forma de entender el mundo, y como se sienten a través de esa relación con el espacio. Pero es en la proxémica entre estas dos características donde los personajes revelan sus verdaderas intenciones, principalmente hacia ellos mismos.

Sietes sitios sin ti es un relato sobre las ausencias que están presentes en todo momento. Los espacios suponen, o deberían de hacerlo, una superación de estos vacíos que se traducen en una serie de carencias emocionales que se deben de ir sobreponiendose poco a poco. Elena la protagonista articula esta superación a habitar diferentes espacios que le tienen que ir aportando otros tantos estados emocionales. La historia que plantea Juan Berrio es la de una separación de pareja contada desde el punto de vista de ella y de cómo los sitios que habita de manera fija o temporal condicionan un cambio de mentalidad en ella.

siete2

Los grandes ausentes del relato son los hombres; Jorge y un amigo de Elena, el primero no está físicamente, pero todo el mundo le recuerda a Elena su presencia. Este la ha abandonado sin esbozar ningún motivo aparente, simplemente ha dejado de ir a la casa que comparte con la protagonista y esta decide irse a un lugar nuevo que no le recuerde a su pareja. Pero la opción de Elena no es la de recordar eternamente a Jorge, ni idealizarlo; esa hubiese sido la opción más sencilla por parte del autor, crear un relato sobre la memoria del personaje desaparecido para que el lector lo reimagine para encontrárselo en el capítulo final. Aquí aparece como un remedo de la pareja perfecta, atento y con recursos, pero que funcionan más a modo de palanca secreta que abre el corazón de la protagonista más que por un sentimiento real. Por otro lado, el amigo, que quiere conquistar a Elena en ese momento de ruptura, se presenta, también, como una pareja perfecta y atenta. Ambos son un constructo, no una realidad, una idealización de los nuevos hombres nuevos no real sino idealizada por ellos mismos. A pesar de ello Elena sigue con una búsqueda personal a través de los espacios.

Juan Berrio lejos de mostrar un momento crucial en la vida de una persona como algo cargado de rabia o pasional decide dejar fluir la narrativa. Hay cierta languidez en la concepción de los personajes que se conjuga con unos colores apagados unos espacios definidos, pero con una cierta mirada etérea hacia estos para incrementar la sensación de paseo entre las nubes por la que camina Elena. La obra, que al menos en principio, puede parecer que se encamina hacia la tristeza de la persona abandonada se convierte en un camino que conduce a un punto cero de descubrimiento personal. Por el camino nos encontramos con el arte de Juan Berrio un autor de cómics único capaz de hacer que el lector se sumerja en los espacios y navegue con los personajes.

Otras obras de Juan Berrio reseñadas:

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s