Spain is pain #317: Saben aquel que diu…

pres1

Presidente Puigdemont (Pablo Ríos). Sapristi cómic, 2017. Cartoné, 40 págs. B/N, 8,95 €

Pablo Ríos lo ha vuelto hacer, empezar así siempre es genial, pero es la pura verdad. El año pasado se marcó un excelente libro de chistes en tiempo record sobre el recién elegido presidente Trump. Este año, y me da la sensación que, con mucho menos tiempo, ha creado Presidente Puigdemont, un libro que por los tiempos que vivimos, la urgencia de la información diaria sobre el tema en cuestión y por la proximidad puede levantar alguna ampolla que otra. En su trabajo anterior dicha distancia geográfica y el carácter autoparódico del protagonista, no sabemos si autoconsciente, nos permitía hacer una lectura netamente cómica tanto de sus acciones, frases y sus posicionamientos. Otra cosa es cuando ha subido al poder y lo divertido se puede convertir en peligroso. El matiz con el presente volumen debe ser otro, la gravedad con la que los medios están tratando todo el asunto casi impide la aparición de la lectura cómica en su vertiente cínica sin entrar en el humor negro, un equilibrio difícil de mantener en el que el autor se sale con la suya.

Entender la inmediatez como una forma de reflexión es otra de las claves para poder acercarse a este libro. Da igual lo que se piense sobre el asunto en cuestión, y más cuando se está llevando todo desde lo emocional, la información que se proporciona esta generada por bloques de opinión que no tienen piedad a la hora de mostrar contenidos no contrastados, y los datos se pueden ver desde tantas perspectivas que casi han perdido total validez. Cuando algo es tan polisémico se convierte en neutrosémico, es decir la multiplicidad de interpretaciones hacen que nada tenga un sentido concreto. Y en la situación actual ya casi no vale la pena saber de dónde se viene, pero si hacia dónde vamos. Es decir, cuestionar, y no hay herramienta mejor que el humor. En ese sentido Ríos ha elidido lo obvio del personaje, sus rasgos, su ideología y ha tirado por lo contextual, leyendo entre líneas y planteando ahí sus dudas, haciéndolo como un humorista debe hacerlo: sabiéndola meter doblada.

pres2

El ejercicio del autor es pues hacer un poco de ventrílocuo, o para ser un poco más actuales hace un redoblaje del político convirtiéndolo en un personaje. Así consigue convertir la neutrosemia en reflexión y como mínimo conseguir esbozar una sonrisa entre tanta cifra y opinión maleable. Tomar voz en este discurso bipolar es algo complejo y más si uno comprende que no se trata de algo que no tiene que ver con bandos ni con banderas, sino una cuestión de poderes mal entendidos. Pablo Ríos consigue salirse airoso por segunda vez con el reto, no por la contrarreloj realizado sino por saber tomar el pulso de toda la situación y plasmarlo en poco más de una treintena de viñetas, lo que nos hace plantearnos que haría este andaluz con una tira diaria en un periódico nacional, pues eso.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s