Llega el mito

JoJo’s Bizarre Adventure – Phantom Blood (3 vols.) (Hirohiko Araki). Ivrea, 2017. Rustica, 200-250 págs. c/u. B/N, 12 € c/u

Creo que JoJo’s Bizarre Adventure es una de las asignaturas pendientes del mundo editorial nacional con aquellos que empezamos a leer manga allá por los años 90. Fue una de los títulos más comentados y analizados por los fanzines y revistas proto-profesionales del momento. A diferencia de otras muchas obras que se comentaban en aquel periodo de manera esporádica esta era una constante, alejada de modas pasajeras. Quizás en aquel momento la gran mayoría de los lectores de manga teníamos una perspectiva un poco estrecha de lo que suponía el fenómeno editorial japonés debido a lo poco que se publicaba en ese momento, por lo que Jojo suponía un mito que se alimentaba tanto por el retraso en la publicación como por las noticias que nos llegaban.

Posiblemente la edición de Ivrea que tantas críticas ha levantado, pero que considero más que adecuada para el tipo de texto que es la obra de Haraki, ha llegado en uno de los momentos más dulces del manga en España. Nunca se había publicado tanto, ni con tanta variedad ni con una amplitud temática y de tipo de obra como sucede ahora. Seguramente sea el mejor momento para editar esta extensa obra, en Japón lleva en activo desde 1986, tan extensa que produce vértigo, pero con un público diferente al de entonces. En la actualidad hay decenas de series que van casi al ritmo de Japón y el lector entiende que las series son longevas y que lleva tiempo estar al día cabiendo la posibilidad de un mejor encaje de este título.

Dejando de lado el breve análisis realizado no me queda otra que hablar del texto como fan; JoJo’s Bizarre Adventure es hija de mangas como El puño de la Estrella del Norte de Buronson y Tetsuo Hara, principalmente en lo estético y en el diseño de unos personajes masculinos de cuerpos imposibles adelantadose unos años a los hipertrofiados cuerpos diseñados por Rob Liefeld. El leitmotiv de la obra de Araki es el enfrentamiento sin fin de las fuerzas del bien y del mal encarnadas en dos personajes. En este primer arco argumental JoJo y Dio Brando se encuentran cara a cara desde su adolescencia, el primero se relaciona con su antagonista desde la inocencia desconociendo por completo la maldad intrínseca de Dio, que desea hacerse con la fortuna de la familia Joestar. Pero la maldad de Brando explota en el momento que toma el control de una máscara de piedra que reacciona con el contacto de la sangre y que sirve de catalizador para convertir a Dio en un vampiro y, seguramente, en uno de los personajes más crueles que han poblado las páginas del manga en los últimos 40 años.

jojo4

La historia en sí misma es un drama que se reinventa en cada saga, siendo cada una de estas está ambientada en un periodo histórico diferente, que en este primer arco argumental se ambienta a finales del s. XIX, lo cual le da la posibilidad al autor de reinventar lo narrativos y lo estético dentro de esa lucha permanente. Es en el apartado gráfico donde como lector me encuentro con la faceta más nostálgica, no hay que dejar de recordar que es una obra comercial nacida a los ochenta. Las peleas con ataques imposibles subliman la anatomía de los protagonistas a través de movimientos y giros de articulaciones imposibles. A eso hay que sumarle el gusto por lo kistch en lo visual, la utilización de nombres de grupos de música heavy y rock para dotar de nombre a los secundarios, una visión estereotipada de los periodos descritos, y una asexualidad en los personajes no ajena a los textos de este tipo.

jojo5

Por lo comentado podría parecer que JoJo’s Bizarre Adventure es una obra simplona para un público no definido no siendo así. Veo diferentes capas de comprensión del texto y de disfrute del mismo; Araki construye un relato para las masas que permite a los lectores con cierta capacidad crítica disfrutar los lugares comunes de la obra como un espacio en el que se encuentran diferentes tendencias y obras del momento, pero que una vez superado ese punto constituye un género en sí mismo. Porque JoJo’s es indefinible, el vértigo que me produce su lectura tiene tanto que ver con la nostalgia como con el riesgo estético adoptado por el autor en una obra definitivamente mainstream. Todo esto visto desde la perspectiva de que estamos hablando de un manga con 30 años de antigüedad llamado a ser un clásico por su constancia y por haber mantenido la llama más de tres décadas.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s