El género es el medio

sinner1

Alack Sinner (José Muñoz y Carlos Sampayo). Salamandra, 2017. Rústica, 704 págs. B/N,39€.

El género suele ser el recurso vehicular a través del cual los relatos toman una forma determinada y que ayudan, de manera definitiva, tanto al creador como a la audiencia en la comprensión del mismo. Suele suceder que el género en sí mismo se convierte en el único motivo por el cual el escritor decide emprender una obra; el género en sí mismo como principio y fin de la creación acentúa topos que no ayudan al lector casual y en ocasiones hace que un aspecto banal del género en cuestión se eternice y perdure cuando en principio, el asunto en cuestión, no tenía tanto fuste. Eso nos lleva a una especie de principio que nos permite entender el género como algo maleable: este no puede evitar ciertos aspectos narrativos vinculados a la trama pero si se puede subvertir bajo los aspectos formales.

De esa manera podemos entender el carácter vehicular del género aplicado al relato de otra forma, de una que se construya bajo los parámetros habituales y constantes del género en cuestión, pero que se abra dejando de lado cierta cerrazón a través de la utilización de los rasgos habituales para que la lectura sea asequible para todo tipo de públicos. En ese sentido la obra de José Muñoz y Carlos Sampayo que se recopila en este volumen es modélico. Alack Sinner es una de las obras fundamentales del noveno arte, es una obra sobre lo social, pero por encima de todo es una obra social; o mejor dicho, es un análisis de la sociedad estadounidense desde mediados de los setenta hasta 2006. Tres décadas de publicación permite no solo crear un personaje complejo con un trasfondo decididamente elaborado sino también convertirlo en un efectivo bisturí que permite diseccionar lo humano y lo divino.

La construcción de Sinner pasa por la prototípica del agente de policía honrado que tiene que salir del cuerpo por motivos ajenos a su comportamiento. Este se convierte en un típico cínico que los autores utilizan para mostrar las desigualdades sociales y de poder y de cómo estas afectan directamente a las personas que pueblan esa ciudad prototípica. Esa es la dinámica aplicada por Muñoz y Sampayo a través de los primeros relatos en los que todo parece realmente casual y que se conduce por los cauces habituales del género. Pero no hay que dejarse engañar en el relato La vida no es una historieta, Baby entra en juego el metarrelato, los creadores del personaje entran en acción con la excusa de inspirarse en el detective para próximas entregas; sin embargo, el verdadero motivo para tan estelar aparición es la crítica directa al sistema de valores impuesto por el establishment estadounidense.

sinner2

A partir de ese momento no quedan dudas y lo que en un principio se ha elaborado como un relato de relatos empieza a construirse como una historia episódica, en la que los personajes, las situaciones y los espacios empiezan a convertirse en el background real del personaje. A partir de Encuentro y reencuentros se reinicia la estructura capitular dándose un paso más allá, Alack Sinner deja de ser un personaje atemporal, madura, se hace viejo, mantiene las amantes del pasado, y tiene una hija. A partir de ahí la denuncia política es cada vez más evidente y más consciente tal y como se puede leer en Nicaragua y Norteamericanos. Aun así, el último cuento del personaje, El caso USA, muestra la complejidad que había tras el 11-S poniendo de manifiesto la importancia de los manejos de las cloacas del estado y cómo influye de manera definitiva en la vida de las personas.

Alack Sinner es sin ningún tipo de dudas el volumen integral del año, y uno de los must have de toda la vida que tenemos que tener en nuestra biblioteca, la influencia de este título es tal que podemos encontrar destellos de la misma en la obra de Tardí, Miller, Lapham o Pezzo, pero eso no es lo único es capaz de captar todos los tópicos del negro criminal y hacerlo propios. Por otro lado, la labor de Muñoz y Sampayo en la elaboración del personaje es única, mantienen el arquetipo y lo hacen madurar, pasando de cínico a escéptico. En resumen, una obra maestra que ahora podemos leer del tirón y que, por desgracia, no tienen ningún equivalente en el cómic contemporáneo.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s