Responsabilidad civil

Demokratia Vols. 1-3 (Motoro Mase) Panini, 2016-2017. Rústica, 200 págs. /CU (aprox) B/N, 8,95€

Cuando la fruta está podrida es cuando se empieza a hablar de ella. Creo que no puedo encontrar una mejor definición para hablar de la situación política que estamos viviendo desde el advenimiento de la crisis. Esta ha hecho que nos cuestionemos nuestro modus vivendi, pero principalmente, ante el peligro inminente que gran parte de la sociedad tiene de caer en riesgo de exclusión social, sobre cómo los gestores de los países han decidido durante décadas dilapidar a través de los esfuerzos de la clase trabajadora y la supuesta clase media, esta última más sugerida que real, nuestro sistema político: la democracia. ¿En qué consiste esta? Básicamente un sistema participativo en el que los ciudadanos de un país votan a sus representantes para que estos puedan gestionar los recursos del país y legislar por el bienestar de este. Pero qué pasa cuando el sistema se convierte tanto por un lado cómo por el otro en un sistema en el que todos buscan la manera de echarse la culpa unos a otros.

Entonces ¿Dónde recae el peso de la responsabilidad civil y política? Muchos dicen que tenemos los políticos que nos merecemos, posiblemente sea verdad. Pero donde está la responsabilidad de los ciudadanos a través de sus elecciones. Votar implica un acto no exento de virtudes y defectos, o mejor dicho de culpa. ¿Qué pasa cuando un partido elegido no responde a las expectativas de los votantes, y las decisiones de los responsables de un país hacen caer a este en desgracia?¿Que parte de responsabilidad tenemos todos cuando emitimos un voto determinado?.

Demokratia_3_01

Demokratia de Motoro Mase plantea todas estas cuestiones dentro de la sociedad japonesa, un país al que en menos de un siglo se le impuso en dos ocasiones una legislación y una forma de vida occidental. La premisa es sencilla pero muy atractiva: Taku Maezawa es un estudiante universitario que desarrolla un software que ayuda a elegir en función de las decisiones propuestas por los usuarios. La elección final será la más votada entre una serie de propuestas seleccionadas por la mayoría. Pero entra en juego Hisashi Iguma un adulto especialista en informática que le convence para instalar ese software en un robot que, como no, tiene forma de mujer. El siguiente paso consiste en instalar el programa informático a una serie de usuarios, concretamente 3000, que gestionaran las acciones de la robot.

Lo que en un principio parece un juego se complica, los miedos, prejuicios, y acciones pasadas de los usuarios forman parte de las decisiones que toma Mai, la robot. Esta está protegida para que no la puedan identificar los usuarios. Estos permanecen casi siempre en el anonimato tan solo los reconocemos con el Nick y en contadas ocasiones conocemos la vida personal de estos, cuando se convierte en algo relevante para el relato. En los tres tomos publicados por el momento se plantean tres grandes cuestiones. En el primero tras el proceso de aprendizaje hacen que Mai se cite con un chico introvertido y acomplejado por su madre, este sufre una decepción amorosa con la robot y decide cometer un asesinato en masa. La cuestión surge cuando un grupo de usuarios deciden que son responsables de las consecuencias de  los actos de este tipo. Evidentemente unos sentirán que los son y otros no querrán saber nada. En el segundo tomo la robot asesina a Iguma cuando este estaba abusando de ella, el uso de la violencia por parte del estado, se pone sobre la mesa, como método para contrarrestar a las acciones de la población. La violencia de la reacción surge de los miedos de una usuaria ante la violación. En el tercer tomo se plantea la xenofobia como un método para asegurar la pureza de un país, una usuaria que de origen extranjero plantea que alguien le ayude a transmitir sus ideas al foro de trabajo; pero otro usuario despedido a causa de la absorción de una empresa japonesa por parte de una extranjera decide volcar su odio sobre esta. En un principio otros usuarios se suman a las propuestas de este, pero al final consiguen contrarrestarlo de una manera poco legal, dentro de los parámetros del software, revelando el perfil de usuario en el mundo real del personaje xenófobo.

Demokratia_1_04

Demokratia es un cómic que en principio puede parecer sencillo, pero el subtexto que esconde detrás de esa fórmula del cómic comercial japonés del episodio o arco argumental dedicado a un caso al cual se debe afrontar la robot plantea un cuestionamiento sobre la democracia. Posiblemente se nos escapen algunos temas de actualidad de la agenda política nipona para entender el global del relato, pero por lo que parece tienen los mismos problemas que tenemos por estos lares. La clave del relato propuesto por Motoro Mase es hacer lo difícil fácil y tocar temas complejos que pueden dividir a la sociedad sin desmarcarse en un sentido o en otro porque en el fondo el lector también forma parte del experimento Demokratia, no solo leyendo sino decantándonos por algunas de las decisiones que toman los usuarios del software.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s