Fantasía y violencia


We Stand on Guard #1 (Brian K. Vaughan, Steve Skroce y Matt Hollingsworth) Planeta Cómic, 2017. Grapa. 40 págs. Color. 2,95 €

Creo que me arriesgo a ser un pesado. Lo del posible riesgo y la creencia son una mera disculpa, ya que estoy completamente seguro de ser un pesado. Pero es así, para mí no existe heroísmo personal sin fascismo, de igual modo que no existen los héroes colectivos sin comunismo. La heroicidad es algo totalmente ajena al día a día y cuando se da siempre e inexorablemente hace referencia a un estado radical del espectro político. Distinto es si hablamos de sacrificio, que aunque se pueda representar de forma parecida al heroísmo es precisamente su némesis. Y aunque el heroísmo es una gran herramienta artística para hablar de un concepto o admirar una imagen aislada, el heroísmo siempre ganara la partida de la ficción y de la narración. Porque el sacrificio se limita a un gesto noble, del cual podemos estudiar los antecedentes y consecuencias, pero nuestro héroe desaparecerá para entregar su vida a algo mayor, más grande. El héroe heroico por su parte vivirá para luchar otro día, y a ser posible acabar por el camino con todos los enemigos que pueda. No nos engañemos, la violencia vende y gusta, pero si lo hace es porque divierte.

Alguno podrá defender que me equivoco, que un bombero es un héroe que se sacrifica todos los días al margen de la violencia. Eso es totalmente cierto, pero sólo contaremos la vida de un bombero si muere en un incendio, sólo lo convertiremos en un héroe real si realiza el sacrificio último. El héroe que se sacrifica se consume físicamente, el héroe que lucha puede volver a casa, no siempre, aunque traiga secuelas de diverso tipo y no vuelva a ser el mismo. Por eso la mayoría de las narraciones antibélicas se centran precisamente en acabar con el glamour del combate, eliminando esa pátina de heroísmo. Pero aunque una y otra vez seamos conscientes del fascismo inherente al combate, siempre volvemos a seguir a un nuevo héroe, porque divierte, porque entretiene, porque a su modo apela a algo más grande. Esto sucede con el primer número de We Stand on Guard de Brian K. Vaughan y Steve Skroce, una historia llena de violencia y acción, pero sobre todo llena de heroísmo. En las pocas páginas que componen la primera entrega, Brian K. Vaughan nos enseña a personas que luchan y recurren a la violencia, que creen su vida superior a la de otros por los simples hechos de que tienen derecho a la venganza y de que su lucha es justa.

El escenario de We Stand on Guard no podría ser más atractivo, en un futuro, dentro de algo más de 100 años, donde Estados Unidos ha invadido Canadá y una mínima resistencia trata de expulsar al invasor. Poco más sabemos, Brian K. Vaughan escribe un prólogo magistral en unas pocas páginas en las que define sin ningún problema el tono y el pasado de sus protagonistas. El resto del número son un grupo de personas hablando en la nieve y pegándole tiros a unos robots que parecen haberse fugado de Boston Dynamics. Pero claro, Brian K. Vaughan no es un guionista cualquiera y sabe como pocos darle la vuelta a cualquier planteamiento mil veces manido para darnos algo nuevo. En We Stand on Guard lo consigue, con la misma historia contada mil veces es capaz de atraer al lector y hacerle ver que se encuentra ante algo nuevo, la evolución de la serie a lo largo de sus seis números nos dirá si este comienzo tan alentador es reflejo de algo más. En todo caso a mí ya me tiene atrapado con esta historia de enfrentamiento entre dos vecinos.

Por si parte, no podemos dejar de lado el trabajo gráfico de Steve Skroce, artista que ha virado varias veces entre el cómic y el cine, como artista de storyboards, con un estilo que podría definir como perfecto para el cómic de acción sin necesidad de recurrir a ninguna locura a la hora de dibujar o plantear las páginas. El trabajo gráfico de Steve Skroce es sobre todo atractivo, entra por los ojos e invita a seguir leyendo, tampoco podemos negar el papel del color de Matt Hollingsworth en la ecuación. Hasta cierto punto me gustaría que este tipo de dibujo se convirtiera en una especie de standard dentro del cómic más popular, más allá del anquilosado estilo propio de los cómics de superhéroes. Si debiera existir un sistema de representación institucional en el cómic, Steve Skroce debería ser una punta de lanza para llevar el medio al público medio que simplemente quiere buenas historias que leer y no tiene ni ganas ni interés en la cosmología y cronología de tal o cual editorial de superhéroes.

Quedan cinco números de We Stand on Guard, así que toca esperar a ver como Brian K. Vaughan y Steve Skroce terminan esta epopeya heroica. Paper Girls ya tenía un planteamiento demoledor y Brian K. Vagham ha conseguido tenerme atado a su colección todos los meses, así que seamos optimistas. De momento, de lo que pueden estar seguros es de que me tendrán cerca, en la primera línea de combate, atento a lo que sucede con esos valientes guerrilleros canadienses enfrentados al vil ejercito invasor norteamericano.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s