Relaciones humanas 2.0

algo-mas-que-amistad-coverAlgo más que amistad, algo menos que amor (Yumi Sakugawa). Sapristi Comic, 2016. Cartoné. 128 págs. Color. 11,90 €

La amistad es un constructo social complicado, quizás el más complicado. Dentro de las relaciones humanas, las familiares y las amorosas son fácilmente comprensibles, uno sabe a que atenerse, que esperar y que demandar. Nada está libre de discusión y acuerdo, pero más o menos uno sabe la diferencia entre una madre y un novio. El caso de un amigo es más complicado, porque si ya es difícil definir que es una pareja sentimental, debido sobre todo a las vaguedades y peculiaridades de cada uno, en el caso de la amistad todo alcanza un grado mucho mayor de individualidad y adaptabilidad.

Padre sólo se tiene uno, así que de una forma u otra tú te comportas con el tuyo como puedes y quieres, sin posibilidad de alternativas más allá de la evolución temporal. Con tu novia pues pasa algo parecido, con la diferencia de que puedes ir reseteando con el tiempo, todas las relaciones serán diferentes pero de algún modo tú funcionas como una pareja sentimental de una forma particular. Pero amigos tienes muchos, menos de los que crees pero más de los que te mereces, tranquilo, eso nos pasa a todos. Así que no es sólo cómo funciona tu relación de amistad con tus amigos, es cómo funciona con cada uno de ellos, porque padres sólo tienes uno, y pareja sentimental lo ideal es que tengas sólo de forma simultánea, o al menos es lo más común en nuestros días.

algo-mas-pag1

Así que obras como Algo más que amistad, algo menos que amor de Yumi Sakugawa no pueden servir como guías o definiciones de lo que es la amistad. Nos encontramos simplemente con la definición, por parte de la autora, de un tipo de amistad concreta, pues es lógico que ni ella misma tenga ese tipo de relación con todas sus amistades. El cómic, o libro de ilustración si lo preferimos, es un fresco etéreo porque sólo sirve para definir una relación de amistad para la propia autora. Cada lector se enfrentará a la obra enfrentándola a sus propias amistades, encontrando lugares comunes y versos disonantes en la forma de entender cierto tipo de amistad, de relación humana entre iguales. En todo caso, lo que si se puede defender es la amistad descrita por Yumi Sakugawa, que expone una relación más allá de la mera amistad para jugar un partido de fútbol sala, ir al cine o echar una partida a Dragones & Mazmorras.

Existe esa belleza etérea en Algo más que amistad, algo menos que amor que puede pasarse de edulcorada, que puede dar la sensación de ser demasiado bonito. Pero por suerte, Yumi Sakugawa amarga lo suficiente el relato para que la lectura tenga las suficientes notas agrias y saladas, de modo que no tengamos la sensación en ningún momento de estar chupando una pastilla de sacarina. Aunque lo dulce existe y está presente, muy presente, desde el propio tema del cómic hasta como está contado, incluso el acabado gráfico pertenece a esa ilustración naïf millenial que no necesariamente es para todo el mundo. Yumi Sakugawa está muy conectada a su generación, es parte indisoluble de la generación tumblr, algo que vemos de forma tanto implícita como explícita en el cómic, haciendo de Algo más que amistad, algo menos que amor, una obra anclada en un tiempo y espacio concreto, que sirve tanto como obra generacional como descripción de un tiempo concreto. Es significativo incluso la génesis de la obra, que nace como cómic online en tumblr para pasar a publicarse en papel, más como un objeto fetichista que como un cómic al uso. El papel como historia de Algo más que amistad, algo menos que amor, ya se configura en la red, quedando la publicación en papel como la construcción de un objeto más estético y de posesión que como el vehículo inicial para su discurso.

algo-mas-pag2

Si no pertenecemos a la generación de Yumi Sakugawa, o si pertenecemos a la misma pero nos movemos en otras construcciones mentales, Algo más que amistad, algo menos que amor puede parecer de difícil digestión, lo cual sería ante todo una equivocación, pues el cómic es toda una declaración de intenciones por parte de la autora, una desnudez absoluta de su alma, y aunque vivamos en melodías disonantes, el necesario ejercicio de entrada nos puede ayudar a percibir y entender otras formas de vivir y sentir. Es curioso, porque yo siendo un año menor que la autora me da la sensación de que habitamos mundos diferentes, que percibimos las cosas de formas contrarias, mientras que mi hermana, cuatro años menor que Yumi Sakugawa, establece una armonía total con la obra, desarrollando un diálogo de tú a tú total. Así que creo que Algo más que amistad, algo menos que amor es sobre todo una marca en el camino que define la amistad y al mismo tiempo a los usuarios de ese tipo de amistad.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s