Dioses y la carne

Son Goku, el héroe de la ruta de la seda (Kazuo Koike y Goseki Kojima) ECC, 2016. Rústica, 360 págs. B/N, 13,95 € c/u

Dragon Ball, de Akira Toriyama, no solo fue el título con el que el manga se convirtió en un fenómeno dentro de nuestras fronteras, sino que también fue el primer contacto que muchos espectadores, primero, y, luego, muchos lectores conocieron, de segunda mano, Viaje al Oeste uno de los clásicos inevitables de la literatura China. En esta se narran las aventuras del monje Chen Hsüan-Tsang peregrinaje a la India en busca de unos sutras budistas. Sin embargo, a medida que avanza el relato el interés se desplaza hacia sus tres compañeros, tres seres con características animales que buscan volver a su forma humana. Uno de estos es Son Goku, de los tres, el que tiene conceptos morales más altos.

Posiblemente de las mejores adaptaciones que podamos leer de este relato sea la desarrollada por Kazuo Koike y Goseki Kojima, la de Tezuka camina por otros derroteros. Estos dos autores tienen una cualidad especial a la hora de crear relatos de carácter histórico, por aquí ya hemos escrito previamente sobre El hombre sediento y Hanzo, en los cuales se acotan no solo a periodos históricos concretos sino que respetan los contextos sociales y económicos de los mismos para imbricar un relato ficcional. Pero el caso de Son Goku tiene algo diferente a las obras citadas anteriormente: el tema. Dioses, demonios, seres fantásticos, maldiciones, etc. eso le da la oportunidad a los autores a desarrollar escenarios más etéreos y que funcionan en un sentido fantástico omitiendo el contexto y ubicando el relato en el interior de los personajes más que en espacios reconocibles.

En los dos volúmenes publicados por el momento por ECC se desarrollan las primeras aventuras en las que el protagonismo pasa del monje al Rey mono. En cuanto a construcción supone un relato de fórmula en la que los protagonistas se encuentran con un problema a resolver y dependiendo de la situación tardan más o menos. Pero el problema consiste en que los contrincantes son dioses, sus guardianes o seres del bosque con poderes por lo que la resolución del conflicto pasa por otro lado, buscar la vertiente humana de los mismos. Antes hay que remontarse un poco en la historia, el monje en cuestión, rebautizado en la tradición japonesa como Genjo Sanzo va en busca de los sutras a la India por encargo de los dioses Shaka y Kannon. El monje en cuestión lejos de ser un prohombre se acuesta/viola a todas las mujeres que se encuentra por el camino, ya sea humana o diosa. Las artes amatorias del mismo hace que los seres celestiales bajen a la tierra hasta convertirse en carnales, reconociendo la dependencia del acto sexual como forma de sometimiento.

soku3

El principal giro de la historia consiste en descubrir que el monje es Shaka transmutado en un cuerpo humano. Al descubrirse se establece una diatriba sobre la necesidad del mal para que el bien sea reconocido como tal, sin embargo Son Goku decide seguir el camino recto y no aceptar las enseñanzas de Shaka por lo que Kannon toma el lugar que antes había tomado su marido. Pero ella busca ante todo ser humana, no abusar de su condición de diosa, y para ella pasa por acostarse con sus compañeros de viaje: Son Gokuu, Hakkai y Gojo.

Uno de los mayores hallazgos de este título pasa por la propia representación de un texto que supone uno de los valores recurrentes de la cultura asiática. Kojima opta por momentos a jugar esbozar, más que dibujar, unas viñetas que recuerdan a pinturas y grabados chinos dándole a la obra un perfil diferente al de la simple traslación/adaptación. Tratándose de Koike y su socio no podemos dejar de lado la vertiente sexual de todos esto, evidente y explicita, quizás por ser seres mitológicos los autores no dejan pasar la oportunidad de mostrar los desmanes del monje. En definitiva un clásico de estos maestros del manga más clásico.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

2 comentarios en “Dioses y la carne

  1. Pingback: The protectors | El lector bicefalo

  2. Pingback: El camino del sirviente (2) | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s