Literatura y cómics

comedia1

La comedia literaria (Catherine Meurisse) Impedimenta, 2016. Rústica, 144 págs. Color,  22,95€.

Hace ya unos cuantos años se solía decir que aquellos niños que tenían un cómic en sus manos cuando fuesen adultos cambiarían el tebeo por un libro. Con el tiempo se ha podido ver que dicha afirmación es bastante gratuita, ya que si bien el leer historietas fue el acto que inició a muchos lectores, pero también fue un acto generacional que formaba parte del tránsito de pasar de la infancia a la adultez y que se pierde con el tiempo a pesar de que algunos continúen con ese hábito. A día de hoy los videojuegos ocupan ese espacio que en su día coparon los tebeos. Con el tiempo algunos, quizás la gran mayoría dejaron de leer al mismo tiempo que apartaron los cómics de sus vidas.

Sin embargo, la relación entre el arte de las viñetas y la alta literatura es profunda y cada vez más se enraíza dentro del noveno arte. Dejando de lado cuestiones terminológicas y cuestiones de relaciones jerárquicas en cuestiones de adaptación, muchos autores ven en obras literarias una buena base para crear sus propias visiones sobre las mismas, un ejemplo es la brillante Nela de Rayco Pulido adaptando Marianela de Benito Pérez Galdós. La relación entre cómic y literatura es de parentesco consanguíneo, mucho más cercano que el cine u otro tipo de adaptaciones audiovisuales. El papel es el nexo que los une y el que obliga a creadores a recurrir al mismo tipo de estratagemas para atrapar al lector dentro de la página.

comedia2

En otra línea están aquellos títulos, y ya estamos hablando de historietas, que utilizan el arte secuencial como un medio propagador de cultura, llamémosla alta o clásica (aunque algunos puedan entrar en debate sobre sus diferencias), como es el caso de La comedia literaria de Catherine Meurisse. La autora gala opta por una tercera vía: utilizar las viñetas para desarrollar una breve pero intensa historia de la literatura francesa. El acierto consiste en dotarla de cierta comicidad pero sin perder el rigor que debe tener un libro que en el fondo busca difundir la literatura de un país. Por ello la autora no olvida el espíritu didáctico no pierde ni el trasfondo histórico ni aquellos momentos por los cuales las obras y los autores a los cuales están dedicadas estas páginas son tan relevantes para la literatura universal.

Lo bueno de La comedia literaria consiste en enamorar a los lectores con la narrativa francesa, desmitificando en muchas ocasiones a los autores y ensalzando su pensamiento y su obra. Es tanto un título para aquellos que conocen las obras citadas, como para las que les suena de algo como para aquellos que son completos desconocedores de las mismas. Es más es un gran punto de partida para despertar el interés sobre algunas obras fundamentales para la cultura occidental, pero sin resultar ni pedante ni cansina. Meurisse utiliza un estilo fresco de trazo suelto para dotar al conjunto del tono apropiado para leer el libro con pausa con tranquilidad, incluso a largo plazo tras lecturas, o relecturas de algunas de las obras citadas. Un libro de libros imprescindible en los tiempos que corren.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s