Sunny 2-3 (Taiyô Matsumoto)

sunny_num2 sunny_num3
Sunny 2-3 (Taiyô Matsumoto). ECC, 2016. Rústica. 208-216 págs. ByN. 12,95 €/unid.

Si el inicio de la obra Sunny de Taiyô Matsumoto era una declaración de intenciones a favor del humanismo más exacerbado y alejado de cualquier sentimentalismo barato, su continuación no puede definirse más que como una búsqueda mayor de ese mismo fin, un viaje en busca de la profundidad última de lo que nos hace ser persona, una cruzada en pos del porqué mismo del hombre; a través de un localismo perfectamente delimitado. Sunny es en resumen un fresco sobre los niños de las estrellas, una casa de acogida en el japón de provincias de los años setenta del pasado siglo, un relato protagonizados por niños que pivotan entre su infancia llena de imaginación y la preocupación por su condición de niños huérfanos y únicos. Una estructura enfrentada que ya expusimos en la crítica del primer volumen de Sunny, y que se ve reforzada en las páginas de sus volúmenes 2 y 3 a golpe de costumbrismo.

Si bien Taiyô Matsumoto no es ajeno a la fantasía, e incluso la ciencia-ficción, en Sunny se vacía de elementos ajenos al realismo más duro, casi cáustico. Este proceder llega a tal punto que hasta no necesita de grandes acciones para ahondar en los temas que quiere tratar. En el segundo volumen de Sunny asistimos a la farsa de un secuestro de una de las niñas de la casa de acogida, escena que carece tanto de dramatismo como de alarmismo, quedando todo en una broma fallida y poco más. Sin embargo, esta contención es lo que hace grande al manga, pues su autor no necesita grandes artificios, bastándole cuatro pinceladas para trazar la historia de una niña que simplemente quiere llamar la atención. Como ésta son todas las anécdotas que encontramos en los volúmenes 2 y 3 de Sunny, acercamientos a la infancia, con sus grandes alegrías y tristezas.

Sunny-vol-21

Todo desde un prisma coral, saltando el foco de uno a otro niño sin problemas de continuidad, pues aunque exista un flujo constante de avance, poco importa el orden y el concierto de los hechos. Las travesuras de Haruo se mezclan con la llegada de un nuevo niño, quien no tardará en volver con sus padres; con los sueños de Megumu por ser una niña normal, o la vida de Makio como adulto, quien no concibe su presente sin su pasado como huérfano. Al final de cada tomo de Sunny los sentimientos se mezclan, con una presencia innegable de la alegría pero sin olvidar un claro poso de tristeza, un trabajo excepcional de Taiyô Matsumoto sobre unos huérfanos japoneses hace cuarenta años y sobre cualquiera de nosotros hoy en día.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s