Spain is pain #266: Bunny in da hauz.

Mameshiba1

Mameshiba (Cristian Robles) DeHavilland, 2016. Rústica, 56 págs. Color, 12,60 €

Parece algo inherente a la cultura urbana del hip-hop la idea de competitividad, desde las peleas de gallos, grafiteros compitiendo por territorio incluso en el tema del baile la cuestión del enfrentamiento aparece en todo momento. Eso da pie a historias de reconciliación, superación y amistades que se reconcilian, algo que a la larga se ha ido escapando de los espacios narrativos de los guetos estadounidenses para llegar a otros contextos urbanos. Esa es posiblemente la  fuerza del rap, la capacidad de trascender del escenario en el que nació para convertirse en un género musical transnacional con una capacidad de adaptación apabullante.

El rap o más bien el trap es el trasfondo narrativo en el que Cristian Robles articula su nueva obra. La protagonista de esta es Bunny, un chica de extrarradio que decide hacerse una carrera en la música pero siguiendo los paradigmas actuales de crecimiento a través de redes. La protagonista aspira a ser un tipo de estrella contemporáneo en el que internet y los videos virales se convierten en el campo de acción y expansión de las creaciones de los nuevos artistas. Robles nos habla del ahora a través de la contemporaneidad: las drogas están presentes en todo momento, móviles de última generación, pérdida de intimidad a través de canales como YouTube, etc.

Pero sobre todo esta otro cambio de arquetipo sobre la constitución de los role models contemporáneos, en este caso Mameshiba una legumbre que resulta ser la mayor estrella en redes. Bunny espera ser como ella, convertirse en un referente dentro de la cultura hip hop del momento. Para ello entra en una competición que le llevará a enfrentarse con su ídolo. Pero el camino de la protagonista no será ni mucho menos recto. Traiciones personales, envidias, y resulta que la persona/legumbre que tanto adora no es quien aparenta ser.

MAME3

Cristian Robles continúa desarrollando en Mameshiba un universo personal sobre una visión del mundo actual que en Ikea Dream Makers y Soufflé ya daba pistas de la amplitud en la concepción estética y referencial de su obra. En su último trabajo, posiblemente más en la línea de su opera prima apuesta y a medio camino de la segunda, entre cierta visión surrealista del mundo y cierta apuesta por una ficción a modo de crónica sobre la dejadez. Mameshiba se levanta como un relato en el que aun siendo fiel a sus valores estéticos le da un giro a este diferenciándose de sus dos trabajos anteriores. Dicha visión personalista del mundo no cierra la posibilidad de una lectura plena por parte del lector, todo lo contrario, se trata de una historia llena de referencias musicales, de carácter estético en el que se plasma la querencia del autor por la cultura popular japonesa, incluyendo una trasformación a lo Sailor Moon.

Ese punto de ficción dentro de la ficción nos revela cierto punto de fuga en el que se evita una lectura social directa sino figurada. No se trata de hacer una representación pura de nuestra sociedad pero si de hablar a través de los usos, costumbres y los dejes de los personajes; pero sin convertirlos en estereotipos puros y duros; algo que ya había demostrado previamente en sus obras anteriores. Robles, que va a obra por año, parece desplegar una serie de recursos gráficos y narrativo que parecen inagotables y siempre sorprendentes con los que elabora unos cómics que siempre dejan un regusto dulce pero amargo, como las buenas historias de la vida.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s