Cuando el presente adelanta al futuro

golem portadaGolem (Lorenzo Ceccotti). Sapristi Cómic, 2016. Rústica. 280 págs. Color. 21,90 €

Hay suficientes motivos económicos para saber que el brexit es una estupidez de proporciones como pocas veces hemos visto. Pero lo que realmente me preocupa a mí, a pesar de que profesionalmente la salida del Reino Unido del mercado único me toca de cerca, es la vertiente social del asunto. Primero porque demuestra que el ser humano no es bondadoso a nivel general y abstracto, cuando más debería serlo; y segundo porque demuestra que la democracia no funciona. El Reino Unido se va de Europa por los votos de personas mayores sin estudios que viven en zonas rurales, quienes menos tiempo vivirán con su decisión, quienes menos entienden el problema, y sobre todo quienes menos padecen un supuesto problema de inmigración. Prueba es que Londres, donde más debería ser el descontento contra una inmigración nociva, ha votado mayoritariamente quedarse. A veces votar es peligroso porque nos mostramos como lo que somos, y no es precisamente como hijos de la Ilustración, los movimientos sociales y la sociedad del bienestar.

Yo creía que esa Inglaterra, más que el propio Reino Unido, distópica y fascista, que pintaban los guionistas de cómic británicos durante los ochenta y principios de los noventa, era una respuesta virulenta al reinado de Thatcher, pero la actualidad más reciente les da un nuevo papel, como textos premonitorios de una sociedad donde la incultura y la xenobofia den lugar a una sociedad tan democrática como fascista. Así que leyendo Golem de Lorenzo Ceccotti no me queda más remedio que pararme a reflexionar de vez en cuando, a preguntarme si lo que leo es una crítica a nuestros días bajo el prisma de la ciencia-ficción, o si me hallo ante un texto premonitorio sobre no sólo la Italia del futuro, sino sobre la Europa que nos tocará vivir y dejar en herencia. Lo primero que llama la atención de Golem es su acabado artístico, la primera obra de Lorenzo Ceccotti, diseñador gráfico de profesión, es una declaración de intenciones sin paliativos, una experiencia visual que ya sólo por el trabajo artístico vaciado de trama merece la pena, pero que afortunadamente para el lector esconde ideas poderosas. Digo esconde porque los niveles de lectura de Golem son muchos y variados.

A un nivel superficial, podríamos defender a Golem como una obra de ciencia-ficción pura, una distopia aparentemente perfecta que esconde un corazón podrido. Por suerte para este cosmos de Europa de pasado mañana, existe un grupo de rebeldes y un chico elegido, todos fuente del conflicto y motores del cambio, que no buscan traer una vida mejor en el sentido mundano, sino una existencia más libre. El universo imaginado por Lorenzo Ceccotti podría definirse como una especie de dictadura comunista donde la base socialista se suplanta con el capitalismo, es decir, sus ciudadanos carecen de valores y viven encerrados en una aparente libertad donde el consumo suplanta a la igualdad. Asistimos a una especia de Un mundo feliz de Aldous Huxley pero más perturbador, porque la sensación de aparente bienestar es aún mayor. En la obra de Huxley bastan unas páginas para saber que ese mundo no es perfecto, en Golem necesitamos algo más, Lorenzo Ceccotti juega con nosotros enseñándonos algo que aparentemente deberíamos odiar, pero que nos cuesta comprender hasta que no entramos en sus engranajes profundos. Y quizás este sea uno de los pocos problemas de Golem, pues en cierto momento el autor rompe la poesía de la duda del buen ciudadano para entrar en la gesta de la acción y la revolución, convirtiendo su obra en un díptico.

golem pag

Esto no quiere decir en ningún momento que Golem pierda fuelle o contradiga su espíritu interno, pero si es cierto que hablamos de dos obras en una. Lo curioso es que se me hace complicado enfrentar las dos mitades, al menos en cuestión de calidad, porque ambas funcionan perfectamente. Cuando Lorenzo Ceccotti nos habla de política y sociedad, está claro que quiere plantear pregunta tras pregunta al lector, haciendo del consumo de su obra un enfrentamiento continuo al espejo de lo que sentimos y creemos. Pero cuando cambian las tornas y la acción toma el protagonismo de la obra, no podemos hablar de una traición al texto, pues toda violencia responde a las preguntas anteriormente planteadas. El lector puede empatizar más o menos con esos rebeldes dispuestos a salvar al mundo de si mismo, pero lo que no puede bajo ninguna circunstancia es negarles el valor de la coherencia. La espita se levanta, la bomba explota y la energía cinética toma el control de Golem.

Sí durante la reflexión el trabajo gráfico de Lorenzo Ceccotti funciona sabiendo plasmar vida a personajes y escenarios, durante la acción no se desenvuelve peor, haciendo de la línea y el movimiento una herramienta afilada y certera. Las referencias visuales del autor son tan variadas como en su guión, y del mismo modo consigue que todas cuadren hasta un estilo único puesto al servicio de la historia que se quiere contar. Tras una lectura de Golem es fácil encontrar autores y obras que han influenciado en su creación, pero no se puede negar que Lorenzo Ceccotti no se pierde en la referencialidad, consiguiendo en todo momento un estilo propio y reconocible, quizás más cercano al mundo de la ilustración y al grafismo que al cómic clásico, pero ya tocaba que la generación digital, los artistas que pueblan tumblr, nos regalaran una obra que nos hablara de ahora, de nosotros, y del futuro que nos espera. Un futuro que aún nos pertenece a pesar de lo idiota que somos, como bien demuestran las estadísticas.

@bartofg
@lectorbicefalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s