Spain is Pain #259: En las tripas de Ásgard

dientes2

Los dientes de la eternidad (Jorge García y Gustavo Rico) Norma Editorial, 2016. Cartoné, 220 págs. Color, 25€.

En el prólogo de este título Pablo Auladell, habla de la recurrencia de los creadores actuales de utilizar el pasado de manera constante para reescribir el mito y reconvertirlo para nuestro presente, y, añado yo, para hablar del ahora a través del pasado. El futuro ya no es útil en cuestiones ficcionales, o al menos a nivel de metáfora de la humanidad. El futuro es ahora, y por lo que parece permaneceremos en un estatus quo en el que la tecnología evolucionará de manera constante incorporándose cada vez más a todas las facetas de nuestras vidas, y no, nos hará mejores. En parte porque llevamos casi una década de apocalipsis a cámara lenta y no creo que la cosa remonte. Y porque la tecnología no ha sido un elemento redentor.

Los dientes de la eternidad narra el fin, o al menos es una de las instancias narrativa por las cuales se mueve el relato, de un mundo. El de la epicidad de la mitología nórdica, unos relatos que se construyen bajo el amparo de los dioses y la sobriedad hierática de Odín. El fin de este mundo mitológico basado en la sangre, el honor, el deber y la sumisión a los dioses empieza a llegar a su fin con la llegada del dios blanco, el dios de los cristianos que no basa la fidelidad hacia el en otra cosa que la compasión. Ni Odín ni los suyos son compasivos, ni los muertos, que recuerdan si están ahí por una traición o por otro tipo de cuestión.

dientes4

La idea del eterno retorno de Mircea Eliade es una constante en esta obra, todo vuelve a empezar de manera cíclica para repetirse los mismos errores que conducirán al fin de dicho ciclo. Jorge García y Gustavo Rico apuestan como trasfondo por un relato que muestran el fin de uno de esos mundos, un fin de ciclo que será conducido ni más ni menos que por un humano: Gylfi. Un hombre que parece encontrarse al final de sus días y que ya engaño a los dioses en su momento, pero que esta vez vuelve para recuperar a Einar un viejo amigo al que traiciono. Para ello deberá romper con todo su pasado, no solo en aspectos terrenales sino de construcción de su mundo, esto es lo mitológico. Su viaje en sí mismo es un retorno que intenta subsanar un error cometido previamente.

En ese intento de recuperar a Einar y traerlo de vuelta al mundo de los mortales. Gylfi se verá envuelto en un conflicto en el que Loki intenta arrebatar el poder a Odín, o quizás tan solo pretenda ver destrucción y confusión en vez de ocupar el puesto del dios nórdico. Ese es el otro sentido de esta obra, reconfigurar esta mitología a modo de relato épico que encajaría perfectamente en las leyendas prototípicas de esta cultura. Pero se trata de una épica certera, apartada de la mística del guerrero, Gylfi no lo es. Se podría decir que en su momento fue cobarde y que eso le lleva a ser un valiente crepuscular que no busca mayor gloria que la redención personal. En ese sentido juega un papel importan el aspecto gráfico de la obra. Gustavo Rico opta por sobredimensionar las mundos a través de diferentes estilos gráficos, que me recuerdan desde algunos apuntes cubistas de Picasso, lo extraño en el retrato de Otto Dix, la espacialidad en Malevich o la descripción de tumultos infernales como en El funeral (1918) de George Gorsz.

dientes5

Los dientes de la eternidad es un libro inmenso que algunos llevamos esperando, desde que allá por finales de 2011 apareciera la primera parte en formato álbum, su conclusión con muchas ganas. El guion es intenso pero medido, no convierte el texto en una mera excusa para desbordar al lector. El relato de García aporta dimensiones épicas a la cobardía de un personaje en busca de redención, lo cual se complementa a la perfección con el dibujo de Rico que solo podemos clasificar de sobrenatural y valiente. Ya que este tipo de narrativas tienen asociadas unos estilos gráficos asociados a la “realidad”: espadas, yelmos, escudos, sangre… (la epicidad a través de la pornografía del detalle). Para ello el artista bebe del fondo del relato y lo sustrae en espíritu y alma. Todo empieza desde la primera página, la portada, que no engaña, un dibujo que nos invita sumergirnos en las frías tierras del norte de Europa para buscar algo que solo cada lector sabrá después de acabar el libro.

@Mr_Miquelpg

@lectorbicefalo

Anuncios

Un comentario en “Spain is Pain #259: En las tripas de Ásgard

  1. Pingback: Spain is Pain #282: Lo mejor de 2016. | El lector bicefalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s